Fútbol > SEGUNDA DIVISIÓN

La diseñadora de moda y el presidente inglés desaparecieron y Rampla pende de un hilo

Los fondos que la sociedad anónima deportiva prometió en marzo no llegaron y este martes el club necesita abonar US$ 200 mil para poder arrancar el torneo de Segunda el miércoles

Tiempo de lectura: -'

11 de agosto de 2020 a las 05:00

"Nuestros vestidos ofrecen elegancia en los atardeceres, nuestros trajes de baño destellan belleza durante el día, y nuestra ropa para la noche alienta la seducción detrás de las puertas cerradas. Con su inspirada colección Amethyst (Amatista), las creaciones de Lorrive harán girar todas las cabezas mientras tú caminas".

Así se presenta la uruguaya Lorena Rivero en su página web (lorrive.com) sus diseños, hechos en Italia, de alta costura, lencería y vestidos para cóctel. 

Hace dos semanas, Rivero se presentó en el estadio Olímpico junto a su esposo Gerald Sagoe, un exfutbolista inglés. Saludaron al plantel de Rampla Juniors, se sacaron fotos que pidieron no fueran publicadas, les informaron que iban a invertir dinero en el club, que se quedarían en Uruguay para ver el comienzo del torneo de Segunda División y que en un futuro tenían pensado radicarse en el país. 

Rivero supo pasar por la alfombra roja del Festival de Cannes el año pasado. 

Además, el logo de su marca es el mismo que el de La Maison Lorrive, una imponente propiedad de Punta del Este de 1.718 metros cuadrados, con pisos de mármol, pileta climatizada exterior e interior, jacuzzi, un gimnasio y sauna húmedo, estatuas de mármol macizo, lámparas de lujo y calefacción por loza radiante. 

Por su parte, Sagoe es según su propia página web (thegeraldsagoe.com), el director de la agencia de representación de deportistas Millenium Sports Group y además... "dueño y presidente de Rampla Juniors". 

¿Cómo? ¿El humilde Rampla con presidente inglés? En realidad no todo es como lo pinta la web del futbolista formado en la academia de Arsenal y que dice haber militado en Santa Clara y Vilafranquense de Portugal, Baerum SK y Drobak IF de Noruega, FC Sheriff Tiraspol de Moldavia, Cluj de Rumania y Diambars de Senegal. 

Rampla Juniors aprobó el 6 de marzo, asamblea de socios mediante, convertirse en una sociedad anónima deportiva luego de que el agente de futbolistas Edgar Parnás presentara un proyecto que tuvo opiniones en contra pero que igualmente fue aprobado por los socios picapiedras. 

El empresario asumió ante Rampla las deudas que el equipo arrastraba de años anteriores. El 13 de mayo pasado Parnás dijo a Referí: "El monto exigible asciende a US$ 400 mil, y las deudas no exigibles superan el US$ 1 millón. Pero en la asamblea de socios fui claro: si pensaban votarme solo por poner la plata para cancelar las deudas y poder arrancar el campeonato les pedí que no me votaran. Esto no es un gerenciamiento, que es algo que no funcionó en el fútbol uruguayo. Es un proyecto mucho más profundo y abarcativo".

Desde Rampla informaron a Referí que la documentación para transformar al club en sociedad anónima aún no se firmó y que los contratos de los nuevos jugadores fueron firmados por la presidenta Isabel Peña (quien volvió a asumir en el cargo luego de que Ignacio Durán renunciara a mediados de 2019) y también por el secretario Gabriel Kouyoumdjian. 

Parnás tomó el control financiero de un club fuertemente endeudado y puso a Miguel Messones al frente del área deportiva. El exfutbolista se había desempeñado como gerente deportivo de Sud América cuando el buzón tuvo al frente a un grupo inversor en 2015. La dupla no escatimó a la hora de reforzarse y arrancó contratando a 12 jugadores nuevos: John Faust, Williams Martínez, Juan Pablo Fagúndez, Tomás Lerman, Franco Gentile, Santiago Fernández, Santiago Pallares, Christian Paiva, Horacio Sequeira, Jonathan Charquero, Gonzalo Barreto y Agustín Gutiérrez. Como entrenador se apostó por Edgardo Arias, un hombre de probada valía en esta división. 

Posteriormente, en junio, sumaron a dos argentinos, José Sardón y Nicolás Fernández, y dos integrantes de la selección de Salto: Richard Rodríguez y Paolo Dantaz. Las contrataciones no cesaron: el 27 de junio llegó Cristian Sención, un días más tarde Héctor "Pirucho" Burguez fue contratado como entrenador de arqueros, el 4 de julio firmó Luis "Toco" Maldonado, ex Peñarol, el 30 de julio Óscar Castro y como si fuera poco el 4 de agosto firmaron contrato el golero Jhonny Da Silva, Gastón Díaz, Bruno Montelongo, Diego Martiñones. En total ¡24 jugadores nuevos!

Según pudo saber Referí el presupuesto mensual se incrementó a US$ 80 mil cuando hay equipos en Primera, como Progreso, que tienen un austero presupuesto mensual de US$ 35 mil.     

Cuando los jugadores fueron mandados al seguro de paro durante la pandemia del coronavirus, la nueva directiva les pagó complementos salariales, algo que pocos equipos de Primera hicieron. 

"Yo llegué ocho días antes de la fecha pactada para el inicio del torneo", contó Williams Martínez a Referí. "El proyecto iba en serio, con gente con ganas de hacer las cosas bien. Nos consiguieron para entrenar en el Olímpico y en la Naval. Nos dieron ropa nueva y si bien había mil detalles para arreglar porque el club venía bastante abandonado, dentro de las posibilidades se trataba de cumplir". 

Con el correr del tiempo se fueron generando deudas con el nuevo plantel. En abril, la dirigencia pagó un 70% de los salarios, en mayo un 60%, junio lo pagaron íntegramente y julio por ahora no lo abonaron. 

A pesar de esos desajustes, todo venía viento en popa allá por la bahía hasta que el jueves de noche el plantel recibió un fuerte sacudón. Los inversores informaron, a través de Parnás, que el dinero pensaban transferir a Uruguay para que Rampla pudiera cancelar las deudas del año pasado con los futbolistas a los que aún no les pagó, les quedó bloqueado en una cuenta de Dubái. 

Rampla se movió rápidamente y convocó a un Consejo de Liga de la Segunda División Profesional y con el voto favorable de Albion, Atenas, Central Español, Sud América, Tacuarembó y Villa Española logró que el inicio del torneo fuera aplazado para este miércoles. 

Los dirigentes comenzaron entonces una carrera contrarreloj para cancelar deudas por US$ 350 mil. Durante los meses previos, Parnás logró acuerdos de refinanciación que superaron los US$ 150 mil. Pero aún queda camino por recorrer, o mejor dicho, dinero por recolectar. 

"He vivido experiencias de todo tipo en el fútbol en diferentes equipos pero nunca me había pasado esto", expresó el capitán Martínez, formado en Defensor Sporting. "Estábamos enfocados en el debut pero desde el jueves la cabeza está en toda la incertidumbre que se generó. Es difícil estar tranquilo. Hay compañeros a los que les tocó no poder descansar, otros están tensionados. En definitiva, está en juego nuestro trabajo y nuestras familias", agregó. 

Como líder de grupo, Martínez llamó a Parnás y le pidió que este lunes se presentara ante el plantel a explicar la situación. "Estoy en contacto diario pero era importante que le dijera al grupo lo que me transmitía a mí. Dio la cara y nos dijo que el dinero que iba a llegar desde Dubái no va a poder llegar ahora sino más adelante y que se están haciendo reuniones de todo tipo para juntar el dinero que se necesita para cancelar las deudas. Confiamos en la palabra del hombre", reveló el capitán.  

"No estoy hablando con ningún medio hasta lograr pagar y poder jugar el miércoles, después de ahí no tengo ningún problema de hablar", expresó Parnás a Referí. El tesorero Kouyoumdjian, por su parte, no respondió a los llamados. Ambos se reunieron en las últimas horas con el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) Ignacio Alonso, hincha de la institución, para intentar encontrar soluciones e inversores de última hora. 

El inglés llegó y se fue

Tal como informó Parnás a Referí el 13 de mayo, el inglés Arinse Uade llegó desde RoPS de Finlandia para jugar en Rampla Juniors. Arribó al país el 5 de julio. Al igual que Sagoe se formó en la academia de Arsenal. Sin embargo, el jueves desapareció del mapa. 

Estaba instalado en un hotel de Punta Carretas y se contactaba por teléfono con Martínez. El mismo día que empezaron a surgir informaciones de que corría peligro la presentación de Rampla en el torneo el inglés dejó de ir a las prácticas. "Fue algo que también generó muchas dudas en el plantel, pero este lunes Messones y Parnás nos dijeron que fue cesado por razones estrictamente futbolísticas porque no había colmado las expectativas", dijo Martínez. 

El plazo para Rampla Juniors vence este martes a la medianoche. El destino de Rampla vuelve a pender de un delgado hilo. En 2003 ya le tocó no jugar por no honrar el crédito. Siempre a los tumbos entre gerenciamientos, préstamos y deudas. Es la historia misma del picapiedra de las últimas décadas. Y hoy vuelve a jugar una final que espera ganar sobre la hora para poder enfrentar el miércoles a Racing en el Charrúa. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...