Mundo > Tres días sin luz

La energía: el nuevo pulso por el poder entre Maduro y Guaidó

El presidente designado pidió decretar estado de alarma en Venezuela luego de tres días de apagón y con al menos 17 muertos en hospitales por falta de electricidad

Tiempo de lectura: -'

11 de marzo de 2019 a las 05:02

Al principio pensaron que era uno más. Uno de esos a los que están acostumbrados. Que era uno de los tantos bajones de electricidad que, desde hace diez años, los venezolanos transitan sin remedio. Pero no, no fue un apagón cualquiera.  Así lo cuenta Ricardo –49 años, habitante de Maracaibo– a BBC Mundo: “Los venezolanos hemos aprendido a ir sorteando todas las cosas que se nos van presentando, pero esto ha sido bastante fuerte”. Y Elvira –72, colombiana, habitante de Caracas desde hace medio siglo– lo expresó a AFP: “En el tiempo que llevo acá, nunca había vivido un apagón así”.  José Florentino –carnicero de la capital venezolano– resume en El País de Madrid el estado de situación en un puñado de frases, una pregunta y una imagen: “Aquí ya lo único es sacar algo para sobrevivir y los gastos, ¿qué más voy a querer? Esto no se trata de que nos quedemos sin luz, ocurre a menudo, la luz que tenemos que recuperar es la de la vida”.

Venezuela vive, hace tres días, entre la oscuridad y el caos. El jueves, minutos antes de las 5 de la tarde (hora local), 22 de los 23 estados del país se quedaron sin electricidad. El apagón masivo generó todo tipo de complicaciones en la vida de los 30 millones de habitantes de Venezuela, desde las más cotidianas –comida que se pudre, comunicaciones que se cortan, transporte anulado, transacciones de dinero que no se pueden hacer– hasta las mortalmente complejas en los hospitales del país. 

El país está paralizado con negocios cerrados y poco transporte. El domingo a última hora se anunció que también se suspendían las actividades laborales y escolares del lunes. Entre la población, la preocupación aumenta porque la comida empieza a dañarse y el agua escasea, mientras largas filas se forman en estaciones de servicio ante el temor de que pronto falte el combustible.  Sin luz, agua e incomunicados, los venezolanos enfrentan además la amenaza de que el apagón se prolongue indefinidamente.

Según consigna El País de Madrid, la Encuesta Nacional de Hospitales  que elaboró la ONG Médicos por la Salud reportó 79 muertes en los principales centros públicos de salud vinculadas a los cortes de luz.

Juan Guaidó, presidente designado por la Asamblea Nacional, informó el domingo en conferencia de prensa que son 17 los muertos en centros médicos. 

La ONG Codevida, por su parte, dijo que fallecieron al menos 15 pacientes renales que no pudieron recibir diálisis. El gobierno de Nicolás Maduro descarta que hayan habido muertes por la falta de luz. 

La batalla detrás del apagón

Guaidó anunció en esa misma rueda de prensa que pedirá al Parlamento declarar el “estado de alarma”, con el fin de solicitar ayuda internacional. “El día de mañana (lunes) hemos convocado sesión de emergencia extraordinaria de urgencia del Parlamento Nacional para tomar acciones inmediatas con respecto a la ayuda humanitaria necesaria”, aseguró Guaidó. El jefe del Congreso de mayoría opositora reconocido por 50 países como presidente interino de Venezuela, agregó que convocará “acciones de calle” para presionar la salida del poder de Maduro, a cuyo gobierno culpa del monumental corte de electricidad. 

10
millones por ciento es la hiperinflación que el Fondo Monetario Internacional proyecta para este año en Venezuela. 
2,7
millones de venezolanos han abandonado el país desde 2015 a la fecha, según cifras de Naciones Unidas. 
 

La crisis energética se convirtió en el nuevo pulso por el poder entre Maduro y Guaidó.

Maduro denunció “ataques electromagnéticos” al “cerebro” de la hidroeléctrica de Guri, ubicada en el estado Bolívar (sur), la mayor de Venezuela y la segunda de América Latina, después de Itaipú (Brasil-Paraguay). Según analistas y contratistas vinculados al sector eléctrico de Venezuela consultados por The New York Times, el corte masivo de luz es la conclusión de años de mala gestión y corrupción. 

Risa Grais-Targow, analista de Eurasia Group con experiencia en el país, consultada por el diario estadounidense evaluó lo siguiente: “Es una prueba más de la falta de recursos del gobierno para mantener una infraestructura crítica. Parece ser un problema de transmisión en Guri, lo que normalmente se compensaría con la generación termoeléctrica, pero en este caso eso no sucedió tanto por el mal estado de esa infraestructura como por la falta de insumos térmicos para el encendido de las plantas”.

Guaidó, por su parte, responsabiliza al gobierno por falta de inversiones y mantenimiento, y por la corrupción, ante recurrentes interrupciones del servicio eléctrico –principalmente en el interior del país–, que las autoridades denuncian como actos de “sabotaje”. 

El servicio ha sido restablecido durante apenas algunas horas en los tres días. Según la empresa eléctrica Corpoelec, el 40% de Caracas tiene luz. 

En su primera aparición pública desde el comienzo del apagón, Maduro dijo el sábado ante una multitud de seguidores en Caracas que se había avanzado en la reconexión de casi 70% del país, pero otro ataque –aseguró– “tumbó todo lo logrado”. Ante la prolongación de la crisis, Maduro anunció la distribución de alimentos subsidiados, agua y asistencia a hospitales.

Guaidó dijo, en contrapartida, lo siguiente: “Los venezolanos tienen derecho a protestar porque este régimen está dejándolos morir a los venezolanos. Señores de las Fuerza Armadas, es momento de dejar de cubrir al dictador”. 

Habló el Grupo de Lima

A última hora del domingo, 11  de 14 países del Grupo de Lima culparon a Maduro del masivo apagón que afecta desde hace tres días a Venezuela. 

“Responsabilizamos exclusivamente al régimen ilegítimo de Maduro del colapso del sistema eléctrico venezolano”, señala un comunicado donde los firmantes reiteran el apoyo “al presidente encargado Juan Guaidó y a la Asamblea Nacional”, de mayoría opositora. “Los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, Chile, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú, miembros del Grupo de Lima, nos solidarizamos con los millones de venezolanos afectados por el apagón que se prolonga por más de 50 horas”, resalta la declaración.

(Basado en agencias y otras fuentes) 

Una década de apagones
Venezuela, bajo el mandato de Hugo Chávez, enfrentó en 2010 una grave crisis energética por una sequía que hizo descender a niveles críticos el agua de la represa de Guri, fuente de 70% de la electricidad del país. Un apagón afectó prácticamente a toda Venezuela en abril de 2011, tras la caída de dos de las líneas de mayor capacidad. Aquel corte solo duró unos 15 minutos en Caracas, pero se prolongó por horas en estados como Aragua, Carabobo o Zulia. En abril de 2013, cuando Nicolás Maduro llevaba un mes en el poder, se produjeron más cortes y, en setiembre, otro apagón dejó a 70% de Venezuela sin luz por al menos cuatro horas afectando a la capital y a 14 estados. Los apagones se incrementaron a lo largo de 2017 y 2018, y este años abrió con un prolongado apagón en uno de los mayores hospitales del país. (AFP) 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...