Cargando...
 Vista panorámica de la Expo Dubai

Economía y Empresas > por ceres

La Expo Dubai y el latido del futuro

Una delegación de empresarios uruguayos visita los Emiratos Árabes Unidos junto a Ceres y en este blog se relata su día a día

Tiempo de lectura: -'

22 de marzo de 2022 a las 18:51

Escribe Daniel Supervielle, para Ceres

La Exposición Universal es uno de los eventos mundiales que atraen mayor cantidad de público. La Expo Dubai, que abrió sus puertas el 1° de octubre de 2021 en las afueras de la ciudad de Emiratos Árabes Unidos (EAU), fue visitada por 350 mil personas solo en el último fin de semana. Desde su inauguración se estima que unos 20 millones de individuos de absolutamente todas las nacionalidades la han recorrido.

La Expo se extiende en 500 hectáreas en medio del desierto. Varios siglos atrás, en ese mismo lugar, existió un poblado que fue un punto de comercio entre los habitantes de la Mesopotamia y los del norte de África, según las ruinas encontradas bajo las dunas.

A casi una hora del centro de Dubai se encuentra el predio bajo un domo gigante en cual hay más de 230 pabellones. Se accede por varias vías: el metro es la más rápida y accesible. Debido a esto, los miembros de la Misión Dubai a EAU organizada por el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social fuimos a visitarla en metro.

La ida en este medio es de por sí reveladora de la prosperidad económica de estos Emiratos. El paisaje que se observa desde el metro –que en realidad es un tren porque va por encima de las autopistas– es el de las siluetas recortadas en el horizonte de varios rascacielos ultramodernos, playas de galpones gigantes de varios kilómetros, edificios y obras de construcción con maquinaria pesada en acción. Muchos de esos edificios de más de 70 pisos que se recortan en el horizonte fueron hechos por el arquitecto Carlos Ott, muy respetado por sus colegas, príncipes y empresarios del lugar.

Recorrer toda la exposición es imposible por más que camines desde las nueve de la mañana hasta su cierre a las diez de la noche. Es decir, llegar caminando de una punta a la otra lleva más de una hora y media. Por lo general, hay largas filas delante de los pabellones de los países participantes, así sucede en los de Dubai, el propio EAU y los temáticos.

Pabellón de Emiratos Arabes Unidos

Un buen guía, como resultó ser Mauro Padula, un uruguayo que trabaja para el Ministerio de Turismo en el pabellón de Uruguay resultó fundamental para poder ir directo a las propuestas más interesantes. Solo pasar el control de la entrada –idéntico al de que en un aeropuerto, con sacado de cinturón y pasando por scanner incluido– e ingresar al predio sin referencia alguna hubiese resultado apabullante para todos los integrantes de la misión. No hubiésemos sabido por dónde empezar.

Uno de los empresarios que viajó en febrero con el presidente Luis Lacalle Pou me comentó antes de volar para acá: “Imagínate una Rural del Prado, bueno, eso en gigante”. Como metáfora bien uruguaya puede servir, pero la envergadura de la experiencia es inigualable.

Por ejemplo, el caso de la propuesta de Arabia Saudita. Solo el nombre está inmediatamente asociado a desierto, calor, arena, sequedad, temperaturas altas, dunas sin un arbusto, camellos: en esencia a un color amarillo seco donde hay sed. ¿Me estoy equivocando? Sé que no, que eso es lo primero que viene a la mente.

Sin embargo, el pabellón de Arabia Saudita te lleva de la mano por un recorrido donde abunda el verde, los colores frescos y hasta la humedad. Para ganar el premio a la mejor propuesta diseñaron un viaje a través de las sensaciones geográficas de su país para lograr su objetivo: transforma totalmente la percepción que uno tiene del reino antes de entrar. Hasta vienen ganas de ir a visitarlo, recorrerlo, bañarse en sus pozos de agua dulce cristalinos, conocer sus playas, ciudades y oler los perfumes de la vegetación abundante que se ve.

Si la misión de los pabellones que participan en la Feria Universal es vender lo mejor de cada país, aprovechar la visita de millones de personas para posicionarlo, cambiar la percepción o fijar un concepto, los saudíes lo logran con creces. Nadie sale de ese recorrido indiferente.

En esa misma línea está el pabellón peruano. Se llevaron el premio al mejor del continente en una apuesta a la creatividad por su buen uso de herramientas visuales de última tecnología en todas sus variables. Los incaicos impactan en el visitante en los diez minutos que dura la experiencia al transmitir lo mejor del Perú: de su costa, su selva y sus queridos Andes.

Considero importante destacar la experiencia del pabellón ganador de la Expo, que al igual que el del Perú, te invita a percibir más que a explicar. Priman el sonido, las luces, hasta la temperatura del lugar, las pantallas de última generación y el uso de las imágenes tridimensionales que generan algo único.

La experiencia de la Expo Dubai es algo trascendente no solo para los visitantes, también debería serlo para los países y sus gobiernos. Es una forma de estar en el mundo y de ser. Es una representación que debería mostrar lo mejor de la visión y la misión que le toca jugar al mundo en este siglo XXI, en el que todo está conectado.

Una de las entradas a la Expo Dubai 2022

La tónica de los principales pabellones recorridos habla de la trascendencia de la unidad, sin importar el continente, la religión que se profesa, o las diferencias políticas. Se nota una apuesta a generar ese estado de conciencia.

El patrón que se repite en las mejores propuestas es el valor de unidad de los que son distintos, el cuidado del medio ambiente y, en especial, del agua. Es algo que no tolera más demora. Por eso, el avance de la creatividad, la ciencia, de la mano de la tecnología de punta, tiene que estar a disposición para conectar con lo mejor de la humanidad. Ese es el camino para recorrer. Más que nunca es el tiempo de los jóvenes, el mundo no va a esperar ni una décima de segundo. Nunca, como al recorrer esta Feria Universal de vanguardia, sentí que calzaba mejor la frase: “Educación, educación, educación”.

Puedo pensar en la propuesta de Camboya, Nueva Zelanda, Colombia, Panamá, Uganda, Marruecos, Afganistán, Austria y tener una impresión, una anécdota de cada lugar. Unos más pensados que otros, otros más innovadores, con mejores técnicas audiovisuales. Algunos repitiendo lo que se puede ver en cualquier documental de National Geographic y otros, simplemente, pasando desapercibidos en el mar de gente que la visita día a día, dejando pasar una oportunidad para sobresalir en el mundo.

Para finalizar, quiero destacar el recuerdo de la propuesta de Israel. Se ubica en la misma línea que Arabia Saudita, los stands de Dubai y del Perú. Una sala oscura rodeada de una pantalla LED circular con imágenes increíbles, donde una presentadora con la mejor energía y un DJ en vivo plantean su visión del rumbo y los desafíos de su país.

Sueñan con un mundo donde se valoran las diferencias como una riqueza infinita, donde lo que también importa es encontrar y seguir el latido de cada uno. Ese que se siente adentro, seas quien seas, vivas donde vivas, creas en lo que creas.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...