Mundo > ISRAEL

La imputación a Netanyahu y su futuro a 40 días de las elecciones

El jefe del gobierno israelí prometió que probará que las acusaciones son falsas y aseguró que se trata de una "caza de brujas" contra él

Tiempo de lectura: -'

01 de marzo de 2019 a las 05:00

La imputación del jefe de gobierno israelí Benjamín Netanyahu por cohecho, fraude y ruptura en varios casos de corrupción a solo 40 días de las elecciones pone en duda su futuro político y la conformación del Parlamento.

Según una encuesta difundida este jueves por el digital Times of Israel, realizada antes de difundirse la decisión de la Fiscalía General, este paso del fiscal general, Avijai Mandelblit, tendría consecuencias para los resultados electorales del Likud, partido que encabeza Netanyahu, quien gobierna el país desde marzo de 2009.

La encuesta ya reducía la estimación del voto a Netanyahu —que de todas formas sigue liderando—, y muestra varios cambios que esto genera en las otras agrupaciones, en especial en el posible aumento de escaños de su principal rival.

De todas formas, si se concretara la inculpación, esta no sucedería durante varios meses. Por lo tanto, Netanyahu no sería formalmente acusado antes de las elecciones, el 9 de abril, y tampoco estaría obligado legalmente a dimitir si es acusado tras haber regresado eventualmente a su cargo. 

Pero una decisión como ésta por parte del fiscal general sume a la campaña en la incertidumbre.

Después de haber investigado desde fines de 2016, interrogado a Netanyahu en varias ocasiones y escuchado a testigos y sospechosos, la policía recomendó en 2018 la inculpación del primer ministro en tres casos sobre connivencia entre el gobierno y directores de empresas, que incluyeron supuestos regalos de champán y cigarros, o un intento de colusión con la prensa. 

A pesar de esto Netanyahu sigue proclamando su inocencia y denuncia un complot de sus rivales y medios de comunicación. Para insistir en este concepto, el Likud colgó en las redes sociales una animación que muestra los expedientes contra Netanyahu derrumbándose como un "castillo de naipes".

"Seguiré sirviendo como primer ministro muchos, muchos años", dijo Netanyahu y prometió que probará que todas las acusaciones son falsas. Aseguró que todo esto se trata de una "caza de brujas" contra él.

Distorsión

Netanyahu intentó hasta el final, con un recurso presentado en la mañana de este jueves, que el fiscal esperara a después de las elecciones para resolver, ya que considera que esto distorsionaría las reglas del juego. Según su entorno, se trata de una "interferencia sin precedentes".

La encuesta mencionada prevé un importante aumento del voto para la nueva coalición centrista Azul y Blanco, la principal rival del Likud en estos comicios y que representa una alianza de facciones con la participación de exjefes del Estado Mayor en la reserva.



Esta, encabezada por el militar en la reserva Beni Gantz, subiría de 36 a 44 escaños, lo que prácticamente le garantizaría la formación de un Ejecutivo de centro-izquierda junto a Meretz, Kulanu y el Laborista, e incluso a ultraortodoxos.

Sin imputación, sin embargo, la previsión de voto da al bloque formado por el Likud y sus socios de derecha y religiosos habituales 61 escaños, suficientes para formar una débil mayoría en un Parlamento de 120 asientos.

El Likud atribuye la decisión de la Fiscalía de hacer pública su acusación al "resultado de la presión violenta de la izquierda durante los últimos tres años, que pretende derrocar al gobierno de derechas y ganar las elecciones por una vía distinta a las urnas".

El Ministerio de Justicia, sin embargo, emitió un comunicado este jueves en el que señaló que "no hay causas legales que impidan la publicación".

Además de tratar de retrasar el anuncio, la defensa de Netanyahu también pidió medidas para el caso de que este saliese adelante, y envió una carta a Mandelblit solicitando que, de haber una imputación, los resultados de la investigación, testimonios y otro material documental no sean entregados a las partes, como se hace habitualmente, hasta después de los comicios, para impedir que se filtren a los medios y sean utilizados por otros partidos.



La Fiscalía, sin embargo, según informó el diario Maariv, habría también desestimado esta petición, que puede apelarse ante el Tribunal Supremo y, también, ante el Comité Electoral Central, al que el Likud tendría previsto pedir una orden de censura sobre los documentos al considerar que suponen "propaganda electoral prohibida".

Por su lado, el diario Haaretz aseguró que el Likud calcula, al igual que la encuesta del Times of Israel, que puede perder hasta cinco escaños, "no tanto por las acusaciones en sí mismas, sino por la incertidumbre que arrojan sobre el futuro político de Netanyahu".

El partido lleva tiempo preparándose para este momento y tiene listos anuncios, vídeos y mensajes para explicar su posición, una campaña para la que tiene reservados buena parte de los fondos con los que cuenta para la campaña electoral.

El resto de formaciones también se han estado preparando para este anuncio, desarrollando estrategias y eslóganes para atraer a los votantes del Likud desencantados tras la decisión de hoy y que busquen una nueva papeleta para meter en la urna en estos comicios.

 

 

El Observador con EFE y AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...