Selección > SELECCIÓN

La maduración de Josema Giménez

Giménez, a quién muchos perfilan como el futuro capitán celeste, habló del significado de llevar la cinta en Atlético de Madrid: “Trato de aprovecharlo, de seguir aprendiendo, ahora en nuevos aspectos, esos que antes yo no conocía, me toca aprender, y lo asumo con mucha responsabilidad; es un premio para mí mismo

Tiempo de lectura: -'

10 de octubre de 2019 a las 05:00

Ya no está el que se ponía en la primera fila en el campo de batalla. El que lo protegía con su escudo ante el ataque del enemigo. Diego Godín se fue. Dejó un vacío inexplicable. Y el chico debió aprender a caminar solo. Madurar y convertirse en un guerrero que vaya al frente en la batalla.

José María Giménez dejó en claro que los años de convivencia con Diego Godín en la cancha no fueron en vano. Miró, prestó atención a cada situación de juego y de las otras. Escuchó y aprendió. Y en su club, Atlético de Madrid, no lo dudaron: lo nominaron como uno de los capitanes.

Con la celeste de Uruguay en el pecho, Josema recorre el mismo camino. Aprende y escucha al lado de Godín. Por eso, muchos lo ven como su sucesor.

Y su madurez no solo quedó demostrada en la cancha, donde con el correr de los años el jugador se aploma, sino también en sus pensamientos.

En los amistosos que jugó la selección uruguaya el mes pasado contra Costa Rica y Estados Unidos, en determinado momento Josema Giménez se percató de que era de los más experimentados del plantel.

Pero lejos de creerse el cuento. Lo tomó con madurez.

“Esas cosas de referente, de experiente o como le quieran llamar se da por naturaleza. El jugador de fútbol lo que hace siempre es tratar de crecer, de aprender del que tiene al lado, independientemente de que sea más viejo o más nuevo en la selección, siempre se aprende del compañero que tenés al lado. Los partidos anteriores con Estados Unidos y Costa Rica veía el plantel y me daba cuenta de que por ahí era el que más tiempo llevaba, pero lo asumí con la tranquilidad de siempre”, expresó el zaguero en conferencia de prensa brindada en el Complejo Celeste.

Giménez completó su pensamiento cuando le tocó hablar del significado de llevar la cinta de capitán en Atlético de Madrid y la responsabilidad que implica.

“Es un orgullo poder ser uno de los capitanes del club, lo tomo con mucha responsabilidad, una responsabilidad bonita, es un tema que se dio por naturaleza. Llevo muchos años en el club y estaba quedando como uno de los más viejos y se me dio la posibilidad de ser capitán. Trato de aprovecharlo, de seguir aprendiendo, ahora en nuevos aspectos, esos que antes yo no conocía. Me toca aprender, y enfocarme en esos aspectos y es algo que asumo con muchas ganas, con mucha responsabilidad y es un premio para mí mismo (ser capitán). Lo tomo así, premio al esfuerzo que uno hace de todas las temporadas, las pretemporadas, las semanas, la paciencia cuando no te toca jugar. Es un premio para mí mismo que me ayuda a seguir aspirando a más y a no conformarme con lo que tengo. Quiero crecer constantemente y seguir adelante, quiero seguir aprendiendo, quiero seguir creciendo y quiero ser mejor futbolista”.

Crecer sin Godín

A nadie escapa que luego de muchos años jugando juntos, la partida de Godín significó un golpe para Josema.

“Diego para nosotros era un pilar fundamental como lo es hoy por hoy en la selección, en Atlético era así. Quedó demostrado, la gente se puso muy mal cuando se fue, el club sufrió su salida pero vinieron compañeros nuevos que se adaptaron bien y poco a poco con un equipo muy joven vamos encontrando el equipo para encaminar el año .Estamos aprendiendo, estamos creciendo, con compañeros nuevos que tienen características diferentes y hay que adaptarse a eso a las características del compañero que viene”, explicó el defensa.

La salida de Godín trajo aparejada otra complicación. El técnico Diego Simeone lo cambió de lugar en la zaga por lo que tiene que jugar con pierna cambiada.

“Es raro, raro porque jugaba por derecha y estaba acostumbrado a jugar con un perfil, con la salida con pelota siempre con el perfil derecho. Era más fácil, pero hoy por hoy es más fácil encerrarse por izquierda porque no es mi pierna buena la zurda. Pero es cuestión de minutos, de partidos, de jugar ahí y adaptarse. Hay que buscar alternativas no encerrarse en la burbuja. Es verdad que al principio me costó. Si bien es una posición casi igual, es muy diferente con respecto a la pierna buena de uno”.

Giménez agregó: “Pero siempre lo dije y lo sigo sosteniendo, el jugar es lo que uno busca y en dónde, da igual. Lo que a mí me interesa y me propongo siempre es estar en el once sea donde sea y dejar todo en la cancha donde me toque jugar. Hay posiciones en las que a uno le puede gustar más o menos, pero la mentalidad siempre es la misma”.

Mirar más allá

A la hora de hablar de la importancia de los amistosos con Perú (viernes en el Centenario y martes de la próxima semana en Lima), Giménez fue más allá de las frases comunes.

“Son partidos que sirven para crecer, para encontrarnos como equipo, para conocernos con los compañeros que llegan nuevos. Un partido en el que nos tenemos que encontrar con nuestra identidad para mentalizarnos para lo que viene. Para sumar a los compañeros en el vestuario, la parte de grupo es muy importante y para todo eso sirven estos partidos. No es una preparación de 90 minutos en la cual tenemos que demostrarle al Maestro que queremos estar, sino que es una preparación conjunta con todo lo que conlleva una convocatoria a la selección de 10 días, que son pocos días para trabajar, pero siempre sirve para conocernos y seguir creciendo como equipo”.

Giménez hizo referencia después al recibimiento a los chicos jóvenes que se incorporaron al grupo poniendo como ejemplo su propia experiencia.

“Cuando me tocó llegar por primera vez me sorprendió mucho la unión que había en este grupo. Siempre, de adentro para afuera, en muchos equipos se transmite una cosa que en la interna no es. Me sorprendió que acá, lo que se demostraba para afuera, adentro era mucho mejor. Había una hermandad, una unión que era increíble y eso hace que uno se adapte más rápido y eso se transmite a los nuevos que están llegando. Es algo que se tiene que seguir sosteniendo y manteniendo porque al jugador que llega nuevo le da mucha tranquilidad”.

Cuando un periodista peruano le preguntó por Paolo Guerrero y le brindó el detalle de que llegaba a 100 partidos con la selección, Giménez tuvo palabras de elogio y respeto para el 9 peruano.

“Si juega el viernes y cumple 100 partidos lo felicito. Debe ser muy bonito y admirable llegar a 100 partidos con tu selección. Es un jugador que le ha dado y le sigue dando muchísimo a la selección de Perú. Es un ejemplo porque es un jugador que nunca baja los brazos, en todo momento está luchando, está en el partido, tiene muchas condiciones físicas y calidad. Es un jugador admirable. Es un jugador a tener en cuenta en un partido. Sabés que cerca del área el peligro está. Es un jugador al que se le respeta”.

Y concluyó hablando de la mentalidad de los uruguayos sea cual sea el partido y la circunstancia.

“Cuando te ponés esta camiseta lo único que tenés en mente es ganar, no tenés otra mentalidad. Es verdad que son oportunidades y partidos para aprovechar para encontrar el equipo, sistemas, juego, funcionamiento, mil cosas, pero la mentalidad de ganar no se pierde nunca. Mis amigos todos quieren ganar. La idea es ganar, mantener la imagen de esta selección y crecer como grupo”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...