Cargando...
Agustina tiene 22 años y sueña con ser cabañera.

Agro > MIRÁ EL VIDEO

La niña que soñaba con criar Angus y ahora se encarga del rodeo familiar

Agustina tiene 21 años, trabaja con su padre en el campo, se encarga de un rodeo comercial de 400 Aberdeen Angus y sueña con tener su propia cabaña

Tiempo de lectura: -'

20 de junio de 2022 a las 05:00

Agustina Manitto es la encargada del rodeo Aberdeen Angus del establecimiento Piedras Coloradas, tiene 21 años y trabaja en ese campo, ubicado en Víboras –un paraje a 24 kms de Carmelo– a la par con su padre, Enrique. Desde niña conoce y ama el campo, tenía solo 13 días de nacida cuando su padre recorrió un tramo con ella en brazos y a caballo en el desfile del 25 de Agosto, en Carmelo.

Desde niña Agustina ama el campo.

La familia Manitto está en el campo hace muchos años. El rodeo Angus que manejan nació con el bisabuelo de Agustina, quien le compró los primeros toros a la estancia Media Agua, ubicada en Palmitas, Soriano, un establecimiento de dueños ingleses, “allá por la época de los ‘80”, contó la joven a El Observador. Desde el inicio buscaron que las vacas fueran fértiles, precoces tanto para la edad de entore como para la de matanza, y rústicas, además de sanitariamente muy buenas, explicó.

La abuela de Agustina siguió con la cría, y también con la agricultura, y su hijo continuó el camino. La genética Angus se eligió por gusto a la raza, y también “porque se pasó de generación en generación”, destacó .

La familia Manitto lleva varios años con su rodeo Angus.

Actualmente en Piedras Coloradas la joven se encarga de un rodeo comercial de 400 ejemplares, y si bien le encantan “las negras”, como las llama, sueña con tener su propia cabaña algún día, para poder producir animales de exposición y “darse el gusto” de producir con ese propósito.

La familia Manitto siempre estuvo vinculada al campo.

Desde chica le gustó el trabajo

Agustina se crió en Víboras y de niña le encantaba salir temprano con su padre para trabajar en el campo. Andar a caballo y entre las mangas eran de lo que más disfrutaba, “en todas las tareas que me podía meter yo me metía”, recordó. Junto a su hermano Juan, que tiene un año menos que ella y no es tan aficionado al campo, viajaban todos los días a la ciudad de Carmelo para ir a la escuela. Su madre, que trabajaba en un escritorio en la ciudad, los llevaba a diario.

Agustina ha estado vinculada al campo y al Angus toda su vida.

Pero cuando dejaron de ser niños y comenzaron el liceo la familia decidió mudarse a la ciudad, para evitar el viaje previo a las clases, que debía ser muy temprano. En esa época, si bien nunca dejó de ir al campo, Agustina se centró en otras cosas, por ejemplo en sus clases de patín, incluso se recibió de profesora. Pensaba estudiar educación física, “pero después, con el tiempo, me di cuenta de que el campo era lo que me gustaba”, recordó.

A la par de su padre

Siempre entre las Angus, la joven comenzó a ayudar a su padre con 19 años. Ya tenía conocimiento de algunas tareas, pero debió aprender algunas cosas más, por ejemplo a manejar tractores con más tecnología de los que ya conocía o hacer guías para cuando hay embarques de animales.

Ahora, también se encarga de formar parcelas, dar fardos y vacunar a los ganados.

La empresa es familiar, y es la madre de Agustina, Soledad, quien se encarga de la parte administrativa.

Los días arrancan a las 5.30 para esta joven, que diariamente viaja con su padre al campo. Algunas veces tiene domingos libres, pero otras semanas no.

Agustina maneja un rodeo de 400 ejemplares Angus.

El frío y el calor, así como la helada o la niebla, a veces hacen que la tarea sea un poco dura, pero se soporta, contó, más que nada porque es algo que le gusta mucho.

“Lo bueno es que no hay un horario y no dependemos de nadie, generalmente vamos temprano y volvemos de noche, aprovechamos el día”, mencionó. “Ahora, con las heladas está tremendo, uno dice ‘por qué no trabajo en oficina’”, contó riendo, y agregó que muchas veces, por la neblina, deben comenzara trabajar un poco más tarde por la baja visibilidad. Por otro lado, “el verano a veces es mortal, pero sigo eligiendo el campo siempre porque me encanta, creo que no es para cualquiera este trabajo”, añadió.

Hay días en los que el trabajo debe arrancar más tarde por la neblina.

Al llegar al campo, dos tareas fijas de todos los días son dar ración y armar parcelas.

“Ahora voy a la par con mi padre”, destacó. Luego de alimentar a los animales las tareas se reparten, ella se encarga de los ganados y su padre de la parte agrícola, aunque ella le da una mano cuando se necesita. En el campo, que es de 400 hectáreas, se produce soja, canola y maíz, además de forraje como raigrás o avena. Hace unos días terminaron la trilla de maíz.

La ganadería le encanta, y dice que no le es difícil dejar ir a los animales una vez que se venden, si bien a veces es imposible no encariñarse con alguno.

Ahora está criando un ternero al que llamó Miguel y con el que aprende todos los días, indicó.

Además, aficionada a la fotografía, disfruta mucho de registrar momentos  y paisajes en el campo con su cámara.

Aprender del campo

Con el paso del tiempo la joven decidió que quería estudiar algo relacionado con el sector, “para en un futuro poder abrirme y además tener más conocimiento”. Fue así que comenzó –en pandemia y con clases online– la carrera de Técnico Agropecuario, en la Universidad de la Empresa (UDE).

Ahora, preparando el último examen que le queda para recibirse, mira para atrás y agradece estar tan cerca del campo, porque todo el trabajo junto a su padre, que combinó con el estudio, le sirvió de práctica, en un tiempo difícil para estudiar una carrera relacionada al campo sin poder tener uno como aula de clase.

“Fue una ventaja estar todos los días en el campo y que mi padre me fuera explicando cosas”, reconoció. La carrera le gustó mucho, pero destacó: “Aprendo todos los días en el campo”. 

Agustina, como socia de Angus Uruguay, ayudó en tareas en la Expo Prado.

La familia de Agustina cría Aberdeen Angus desde hace varios años. Cuando ella nació, el rodeo de los Manitto ya existía y la pequeña se crió entre “las negras”, como las llama. Hoy es una “joven Angus”, de la Sociedad de Criadores de Aberdeen Angus del Uruguay, y sueña con tener su propia cabaña.

Agustina recorrió 240 kilómetros a caballo junto a su amigo Juan Banchero.

A caballo a la capital
 
Agustina viajó 240 kms desde Carmelo a Montevideo a caballo, acompañando a su amigo Juan Banchero, quien había prometido ir a retirar su título de veterinario de ese modo.
Las familias de Agustina y Juan se conocen hace muchos años y una vez el joven decidió emprender ese viaje su padre le comentó al de Agustina qué le parecería si ella acompañara la marcha.
“Cuando mi padre me comentó no sabes cómo estaba yo, y él me decía ‘no Agustina, es mentira’, cosa de que no le pregunte al padre de Juan, para que no vaya”, recordó riendo.
Una vez que se puso en contacto con su amigo le dijo a Enrique: “bueno pa’, me voy”. Fueron siete días los que viajó, y los que no estuvo en el campo para trabajar, pero su padre la apoyó, feliz por la aventura.
La joven nunca pensó que el viaje tuviese la repercusión que tomó, y que las personas los recibieran tan bien en cada localidad. “Para mí fue un orgullo. Lo repetiría y me iría más días”, comentó.
Por ahora, tiene pensado ir a buscar su título en auto.

Próximamente Agustina se recibirá de Técnica Agropecuaria.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...