Espectáculos y Cultura > TELEVISIÓN

La nueva, oscura y divertida Fargo

La versión para TV de la película de los hermanos Coen sigue su propio rumbo

Tiempo de lectura: -'

20 de abril de 2014 a las 20:08

La disfrutable versión de Fargo de la señal FX, escrita y producida por Noah Hawley, es un homenaje y una versión extendida del aclamado filme de los hermanos Joel y Ethan Coen.

La buena noticia de esta serie de 10 episodios es que no es una copia, pero su familiaridad con el tono y el humor negro de la película deja la puerta abierta para momentos de redundancia.

Lo importante es que esta Fargo (que se estrenó en Estados Unidos el 15 de abril), hace todo lo que un programa de TV debería hacer cuando está basado en una película: hace recordar por qué es adorada, al mismo tiempo que avanza en una nueva historia en el mismo paraje cubierto de nieve.

Billy Bob Thornton protagoniza como Lorne Malvo, un misterioso asesino a sueldo que llega a la pequeña ciudad de Bemidji, Minnesota, luego de un error en el trabajo. En la sala de espera del hospital, Lorne conoce a un infelizmente casado vendedor de seguros, Lester Nygaard (Martin Freeman, reconocido por la serie Sherlock y El Hobbit), quien acaba de tener un encontronazo con Sam Hess (Kevin O’Grady), el bravucón que solía atormentarlo en el liceo y sigue haciéndolo hasta el día de hoy.

Deseando en voz alta la muerte de Sam, Lester sin planearlo desata una serie de asesinatos, que se desarrollan con la misma meticulosidad y frialdad que en el filme. Fargo incluso utiliza la misma falsedad que en la película, afirmando que se basa en hechos reales.

El primer episodio se apoya firmemente en el original, tanto así que parece una fotocopia. El Lester de Freeman está claramente modelado acorde al Jerry Lundegaard de William H. Macy –un perdedor desafortunado que descubre su propensión al mal, sin embargo carece de las habilidades criminales para cubrir completamente sus pasos–.

Para el tercer episodio, la serie ya comienza su propio camino y es ampliamente satisfactorio. Hay muchos más personajes y enredos para jugar y el elenco –que incluye a Colin Hanks y Bob Odenkirk de Breaking Bad– es excepcionalmente bueno. Como Lorne Malvo, Thornton está haciendo uno de sus mejores papeles de la memoria reciente.

Allison Tolman interpreta a la oficial de policía Molly Solverson, una versión más joven del personaje por el cual Frances McDormand se ganó el Oscar. Mientras Molly persigue las pistas que parecen relacionar a las muertes que suceden en Bemidji, es frustrada por su superior, Bill Oswalt (Odenkirk).

Fargo no sería Fargo sin los constantes recordatorios de cómo los más ordinarios de nosotros somos capaces de cometer estremecedores actos de maldad, lo cual funciona tan bien con su entorno tan amable y las sensibilidades luteranas.

En Fargo, el espectador sabe más que el resto de los personajes, al contrario de True Detective, The Killing o The Following, y fácilmente una docena más de series de detectives en las que la audiencia es llevada y traída y obligada a buscar las pistas ellos mismos.

La belleza de Fargo es mirar a los simples habitantes, sabiendo bien quién es responsable de qué y reírse al ver que los peores de ellos se van cavando un pozo cada vez más profundo

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.