Economía y Empresas > SEGURIDAD AÉREA

Las aerolíneas con las que nunca deberías volar

La Unión Europea tiene una lista de 114 compañías a las que les tiene prohibido volar en su territorio; hay empresas afganas, angoleñas, gabonesas y hasta nepalíes

Tiempo de lectura: -'

19 de marzo de 2019 a las 15:38

Ya sabemos que es el medio de transporte más seguro, que es más fácil morir de un resbalón en la ducha que a bordo de un avión. Pero estas estadísticas cambian si volamos en ciertas compañías. 

De media, usted tendría que volar durante 16.581 años seguidos para sufrir un accidente mortal de aviación. Sin embargo, la estadística se volvería radicalmente en contra suya si pone un pie en una aeronave de alguna de las 114 compañías a las que la Unión Europea prohíbe volar en su territorio. Entre ellas se encuentran, sin excepción, todos los aviones certificados por las autoridades aeronáuticas de 15 países; la mayoría, africanos y asiáticos.

Esta lista negra de los cielos incluye, por ejemplo, a todas las aeronaves de empresas afganas, angoleñas, gabonesas y hasta nepalíes. No es recomendable, por tanto, que se suba a un vuelo de Yeti Airlines, una de las más populares del Himalaya. Y tampoco lo haga en Iraqi Airways, Ariana Afghan, Equatorial Congo, las ecuatoguineanas Ceiba y Cronos, Eritrean Airlines, Air Kyrgyzstan, Buddha Air, Sudan Airways. Puede encontrar la lista completa en la página de la Comisión Europea.

Para confeccionar este menú de compañías indigestas, las autoridades de aviación realizan inspecciones aleatorias a las aeronaves que aterrizan en suelo europeo. Tras pedirle los papeles al comandante, cual policía de tráfico, el inspector comprueba el estado general del aparato y todo lo relacionado con el mantenimiento del mismo, así como la documentación del avión y de sus tripulantes. Como resultado de la inspección y de posteriores indagaciones sobre su forma de trabajar, la compañía puede perder el derecho a pasearse por uno de los aeropuertos de la UE.

Gracias a estos procedimientos, los dos últimos años pueden considerarse muy buenos para la aviación comercial, en lo que a accidentes graves se refiere. Un total de 4.300 millones de pasajeros se desplazaron por el mundo en alguno de los 46,1 millones de vuelos registrados; de ellos, se produjo un accidente mayor cada 5,4 millones de despegues, según datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo.

Así que, ya sabe, romperse la crisma en la ducha es mucho más probable que morir en un avión. Y también es más peligroso cruzar la calle, arreglar un enchufe, caminar bajo una tormenta eléctrica... A pesar de lo dramático que resulta cada desplome mortal de un aparato, volar sigue siendo el medio de transporte más seguro de la Historia.

Curiosidades sobre la seguridad a bordo
Muchas compañías prescinden de la fila 13 en sus aparatos: es más fácil no numerarla a lidiar con los pasajeros que se niegan a sentarse en ella.
Se ha producido un notable aumento de accidentes a bordo a causa de las turbulencias severas. Nuevos recursos meteorológicos y la recomendación de permanecer todo el vuelo con el cinturón de seguridad abrochado son algunas medidas que se toman al respecto.
A ningún modelo de avión de más de 44 pasajeros se le permite volar si el fabricante no demuestra que todos sus ocupantes pueden abandonarlo a través de las rampas en menos de 90 segundos. La prueba se realiza simulando condiciones muy desfavorables: las luces de la cabina apagadas (sólo se usan las de emergencia), la mitad de las puertas bloqueadas, se utilizan tres muñecos de tamaño y peso similar a niños de dos años, se coloca equipaje en los pasillos y salidas de emergencia para dificultar el desalojo, el 35% de los participantes en el ensayo tiene que ser mayores de 50 años.
La salida de emergencia más cercana no puede estar a más de nueve metros de su asiento y se puede encontrar detrás del mismo.
Hay una azafata o azafato (tripulante de cabina de pasajeros, TCP) por cada 50 personas embarcadas, como mínimo.
En aterrizajes y despegues nocturnos se baja la luz de la cabina para que la visión esté ya adaptada a la oscuridad en el caso de que sea necesaria una evacuación de emergencia.

Fuente: Expansión-RIPE

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...