Copa América > BALANCE

Las sombras y las luces de Uruguay en la Copa América

Dentro de un balance marcado por el fracaso de la eliminación en cuartos de final, la celeste reforzó su solvencia defensiva pero volvió a dejar al desnudo su carencia de juego externo

Tiempo de lectura: -'

02 de julio de 2019 a las 05:00

Es hora de sacar la libreta de apuntes del bolsillo y pasar raya. De hacer un balance de lo que le dejó a Uruguay su pasaje por la Copa América de Brasil donde obtuvo un discreto sexto puesto que se traduce en un fracaso a sus aspiraciones de llegar a la definición del certamen. 

A pesar del revolcón sufrido en cuartos de final –por penales tras dominar a Perú–, Óscar Tabárez se trajo de Brasil aspectos positivos tanto a nivel colectivo como individual. 

Pero al mismo tiempo, otros aspectos de juego donde falló rotundamente y en los que se deberá seguir trabajando para mejorar. 

Lo positivo

Uruguay defendió bien en líneas generales a lo largo del torneo. Y lo hizo –salvo ante Chile– asumiendo una postura más ofensiva que sus rivales de turno.  

El rendimiento de José María Giménez fue sobresaliente. Tanto en la fase de grupo como en los cuartos de final ante Perú donde llegó in extremis a dos cierres monumentales contra Paolo Guerrero. Además, aportó un gol ante Japón. 

Sin jugar con la exuberancia que lo hizo en Rusia 2018, Godín fue el complemento ideal de Giménez y cumplió una tarea muy firme. 

En el mediocampo, el entrenador acentuó el recambio que comenzó en la recta final de las Eliminatorias para Rusia 2018 con la aparición de jóvenes talentos que le aportan nuevas valencias a un sector del campo que estaba muy identificado con jugadores de mucha contracción para la recuperación de la pelota (Diego Pérez, Egidio Arévalo Ríos, Sebastián Eguren, Álvaro González, Walter Gargano). 

Tabárez logró así una mejor gestión de la pelota en el mediocampo sin resentir la solidez defensiva y el trabajo de contención. Prueba de ello fue el gran trabajo de Federico Valverde y Rodrigo Bentancur contra Chile.

El equipo sufrió la baja de Matías Vecino pero tuvo variedad y riqueza para sustituirlo tanto en el sistema madre que utilizó (4-4-2) como en los minutos finales ante Perú donde con el ingreso de Lucas Torreira formó un rombo para jugar con Giorgian De Arrascaeta como enlace.  

Bentancur fue el mejor jugador uruguayo en la Copa por su capacidad para descomprimir situaciones complejas en defensa aportando claridad, por su inteligencia para pasar en corto y lanzar en largo y por su juego asociativo.

Esta nueva generación de jugadores está cambiando el tradicional juego celeste y así Uruguay avanza hacia una concepción más ambiciosa. Pero quedó demostrado que el camino es largo. Que muchos rivales se han embanderado con ese estilo hace años y llevan su ventaja. De todos modos, en ese sentido el balance no es negativo. Ante Ecuador, Japón y Perú el equipo generó una apreciable cantidad de situaciones de gol, no así ante Chile donde se vio controlado y jugó sin la pelota. 

El poderío de la pelota quieta (cuatro de los siete goles anotados por esa vía) y la capacidad goleadora de su doble 9 –a pesar de lo poco finos que estuvieron ante Japón y Perú– sigue siendo otra de las marcas registradas de este equipo. Cavani hizo dos goles y Suárez otros dos. Cuatro de los siete de Uruguay en el certamen. Una muestra de vigencia a pesar del penal errado por el Pistolero ante Perú. 

El notable primer tiempo ante Ecuador -con el equipo con el cual Tabárez pensó la Copa- es una buena muestra de lo que Uruguay puede dar cuando los laterales se sueltan al ataque y se genera superioridad numérica por banda mientras los volantes de buen pie aseguran verticalidad en el pase y sociedad de juego interior. 

Lo negativo

Los laterales siguen siendo un dolor de cabeza para Tabárez.

Afuera Diego Laxalt por lesión, el DT apostó por Giovanni González quien tuvo altibajos en la marca al tiempo que lució contenido para irse al ataque. 

Maximiliano Pereira fue el dueño del lateral derecho por muchos años. Perdió el puesto de cara al Mundial de Rusia donde Tabárez apostó por Guillermo Varela para luego terminar en esa zona con Cáceres que es un zaguero por naturaleza. El año pasado probó con Mathías Suárez y en la China Cup con González. Pero sin dudas se trata de un puesto donde se precisa seguir buscando opciones.

Martín Cáceres tuvo un notable debut por derecha pero al pasar a la izquierda le jugó en contra el perfil cambiado. ¿Qué provoca eso? Que tenga que terminar antes las jugadas en vez de ir al fondo de la cancha, que saque centros que favorecen la posición de los defensores centrales o bien que vaya al fondo y mande centros de zurda poco peligrosos para los delanteros como ocurrió en el cierre del partido contra Perú. El entrenador nunca le dio minutos al zurdo Marcelo Saracchi. 

En esa recta final, Uruguay cargó el juego por esa zona y Cáceres, como en toda la Copa América, se ofreció con un imponente desdoble y despliegue físico. Sin embargo, el perfil le jugó en contra. 

¿Es culpa de Tabárez no encontrar laterales? No. Es una carencia del fútbol uruguayo, que viene de sus raíces. Por algo el Maestro apela a dos jugadores que no son por naturaleza laterales para esa zona: Martín Cáceres (zaguero) y Diego Laxalt (volante). 

Otra de las carencias que volvieron a quedar de manifiesto en el equipo fue su capacidad de juego externo. El potencial se redujo a los primeros 45' contra Ecuador con un gran tándem formado entre Cáceres y Nahitan Nández por derecha y Nicolás Lodeiro con Laxalt por izquierda. 

Y este equipo debe vivir del juego externo. ¿Por qué? Porque si va al fondo de la cancha tiene cómo abastecer a sus centrodelanteros o de lo contrario puede generar faltas o tiros de esquina para machacar con su juego aéreo.

¿Es Nández una opción viable para jugar como externo? Sin dudas se trata de un gran recuperador de pelotas y de un volante que le imprime mucha intensidad al equipo jugando por banda. Pero su déficit está justamente en la culminación, tanto a la hora de asistir como a la de definir (por ejemplo en el gol que se generó ante Ecuador pero donde remató débil).

¿Es Giorgian De Arrascaeta una variable para jugar en esa zona? No. Quedó demostrado en el debut ante Egipto en el Mundial y en los partidos ante Chile y Perú. Cuando ante los incaicos terminó jugando por detrás de los puntas apareció toda su capacidad para filtrar pases, sacarse hombres de encima y pisar el área para lastimar con su pegada.  

¿Fue un acierto la apuesta del entrenador por Lodeiro? En el partido ante Ecuador funcionó a la perfección. Pero contra Japón no influyó por la presión nipona y ante Chile tampoco por la posesión del rival. ¿Resultado? Tabárez lo sacó en el entretiempo con Chile y se le terminó la Copa. El equipo se quedó sin pierna zurda en el medio cuando ya había optado por un lateral diestro. El campo perdió amplitud para el juego. Sin dudas que es otra zona para seguir probando alternativas. 

El entrenador también apostó poco y nada por Gastón Pereiro (el tramo final del partido ante Ecuador donde bajó una pelota que terminó en gol), un jugador precedido de buenas actuaciones en los amistosos post Rusia 2018. Es un futbolista de muchos recursos técnicos, con capacidad para definir, generar juego y dotado de buen cabeceo. Pidió cancha con sus actuaciones previas pero casi no se la dieron. 

También Jonathan Rodríguez fue muy útil en los minutos que jugó ante Chile metiendo la pelota del gol de Edinson Cavani. Ante Perú se quedó en el banco cuando el equipo necesitaba piernas frescas y el entrenador se guardó un cambio. 

Hay puestos para probar (laterales, volantes externos), funcionamiento para aceitar (la generación de juego en el mediocampo) y variables para encontrar (externos que aporten profundidad).

Los amistosos de setiembre (Costa Rica), octubre (Perú) y noviembre (Hungría) serán claves porque en marzo de 2020 arrancan las Eliminatorias para Catar 2022 y a mediados de año se jugará otra Copa América, en Argentina y Colombia. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...