Economía y Empresas > Tendencia

Las tiendas second hand están en auge en Montevideo

La mayoría se concentran en el barrio Punta Carretas; al ser cada vez más se vuelve clave la diferenciación

Tiempo de lectura: -'

21 de febrero de 2018 a las 05:00

Cada día las clientas de la tienda de ropa de segunda mano Varieté, esperan sus transmisiones en vivo a través de Facebook como si se tratara de la novela de las cinco de la tarde. Con un posteo, Magela Rodríguez –su propietaria– avisa que en breve comenzará el Facebook Live y el enganche de cientos de personas es inmediato. Rodríguez espera a sus "televidentes" generalmente con un look armado, muestra cada prenda en detalle, la describe, comenta su precio, interactúa y se deja guiar por las peticiones de sus clientas.

Con unos pocos minutos de Facebook Live, Rodríguez encontró la forma de captar clientas de todos los departamentos de Uruguay, así como de renovarse y de tener un acercamiento diario a su público objetivo. "Es algo muy bueno porque nos acerca mucho a lo que la gente quiere, lo que le gusta y lo que está buscando. Es un canal de comunicación súper directo", contó Rodríguez a Café & Negocios, quien atiende y maneja Varieté sin empleados.

La tienda está hace cinco años ubicada sobre la calle Juan María Pérez (Punta Carretas) y es una de las tantas tiendas de ropa de segunda mano que en los últimos años abrieron en la zona.


Esos negocios son hace décadas algo corriente en otras partes del mundo. Sin embargo, en Uruguay el auge comenzó a darse en los últimos cinco años de la mano del concepto de tiendas second hand

Esos negocios son hace décadas algo corriente en otras partes del mundo. Sin embargo, en Uruguay el auge comenzó a darse en los últimos cinco años acompañado del concepto de tiendas second hand.

Cuando en 2010 Retroka abrió su primer local en el Centro, este tipo de negocio "no era algo común", dijo su propietaria, Karina Blanco. "Eran lugares de ropa amontonada, con olor poco agradable", comentó.

Retroka buscó cambiar esa asociación. "Es una tienda común, donde la ropa está bien, donde hay rico aroma, donde podés entrar y es agradable estar, encontrás ropa linda y a bajo precio". Su dueña dijo ser apasionada por la ropa y haber encontrado en el negocio de las second hand una manera de meterse en ese mundo sin hacer grandes inversiones.

Exigencia hacia proveedoras

El crecimiento de las second hand en Uruguay coincide con la tendencia de elegir el atuendo para utilizar una noche sabiendo que a los pocos meses quedará fuera de moda y archivado en un placard. Y este tipo de consumidores son los que se convierten en proveedores de este negocio.

"La gente esta comprando compulsivamente y por eso mismo existen las second hand", dijo la directora ejecutiva de Sinergia Design y diseñadora, Majo Rey.

Retroka
Así luce uno de los cuatro locales de Retroka.
Así luce uno de los cuatro locales de Retroka.

Casi todo este tipo de empresas trabajan a consignación, es decir, una vez que se vende la prenda, dividen la ganancia entre la tienda y su proveedora.

La exigencia con la selección de artículos viene en aumento. En Juan Pérez –una de las primeras tiendas second hand en abrir en Uruguay hace casi 15 años–, se prioriza la marca, además de que la prenda esté en "impecable" estado. No se toman prendas de marcas económicas ya que consideran que en ese caso la ganancia para ambos –proveedor y tienda– sería casi inexistente.

Encontrar la joyita

Cada tienda busca posicionarse desde un lugar diferente. A Juan Pérez, ubicada en la calle Cambará (Carrasco), llega vestimenta con marca Armani, Michael Kors,Rapsodia, Jazmín Chebar, entre otras. En la tienda es frecuente el público extranjero de los hoteles cercanos. Según su dueña, Federica Arcos Pérez, hay una clara diferencia entre la clientela de second hand uruguaya y la extranjera.

"El público turista viene directamente a comprar, busca marcas buenísimas y sabe mucho de ellas. Acá la gente no conoce tanto de las mejores", señaló Arcos Pérez.

Si bien la clientela busca marcas, acude a la tienda más que nada buscando "algo diferente", agregó.
"No busca algo de la temporada que puede tener la de al lado. Creo que le gusta comprar cosas diferentes, actuales pero que no las tiene todo el mundo", apuntó.

Juan Pérez second hand
Juan Pérez abrirá su canal online en 20 días.
Juan Pérez abrirá su canal online en 20 días.

Y esa es una de las armas que algunas tiendas second hand utilizan para competir con las marcas de moda. Peregrina, que abrió en abril de 2017 en la calle Solano Antuña (Punta Carretas), se posiciona desde la exclusividad, lo vintage y diferente.

"No es posible competir con tiendas que manejan colecciones porque son lógicas distintas de trabajo. Apuntamos a tener diseños diferentes, telas de calidad y otras texturas. Ya sabemos que las marcas aportan desde otro lugar", dijo Alicia Dianesi, hermana de la propietaria, Analía Dianesi, quien la acompaña en el negocio al igual que gran parte de su familia.

Analía Dianesi inició Peregrina con la intención de convertirlo en un lugar donde poder lucir ropa con historia. De hecho, su slogan es "ropa con alma". Además, como usuaria de ropa de segunda mano, quiso iniciar el negocio para aportar al consumo consciente "que va más allá de lo estético".

"(La vestimenta retro o vintage) es la más difícil de conseguir, pero para que marque una diferencia con la moda del momento o lo que uno ya ve en las propuestas nuevas que cambian continuamente", agregó Dianesi.

Varieté
En Varieté, las ganancias se dividen a la mitad entre proveedor y tienda.
En Varieté, las ganancias se dividen a la mitad entre proveedor y tienda.

Por el momento Peregrina ofrece ropa, calzado y accesorios femeninos. La clienta de Peregrina generalmente es la que se aventura a encontrar "una joya": "Quien es público de second hand está buscando la oportunidad. No busca un jean de tal color y tal marca. Vas a descubrir algo que al otro día quizás ya no está", subrayó Dianesi. Con esa opinión coincidió la dueña de Varieté. Rodríguez dijo que "lo bueno del second hand es encontrar cosas diferentes, buscar una joyita, el descubrimiento, que no es la moda masiva". Tanto el público de Peregrina como el de Varieté suele ser de mujeres de entre 35 y 50 años.

Peregrina second hand

Según Blanco de Retroka, los principales clientes de second hand se dividen entre quienes buscan precios, marcas y exclusividad. En Varieté, las carteras son el producto estrella; se ofrecen más de 100. Lo que se vende allí es ropa actual y de marca.

El público, según Arcos Pérez "cambió muchísimo". Cuando ella recién comenzó el negocio hace 15 años, la proveedora llevaba el bolso con la ropa y luego de hacer negocios, se retiraba. Hoy la proveedora es también clienta de second hand. Próximamente Juan Pérez también contará con una tienda online. Para Arcos Pérez "lo online potenció el negocio de lo usado". Considera que las tiendas second hand tienen todo para ganar: "La ropa es cada vez más cara y la brecha entre nuevo y usado será cada vez mayor".

Más oportunidades y paseos de compra

Las tiendas second hand están de moda y lo mismo parece estar sucediendo con los paseos de compra. Ambos se fusionaron en el espacio Sinergia Design a través de la feria Revolver, que tuvo dos ediciones en 2017 y tendrá tres este año. No se centra solo en ropa, pero el 70% de las ventas provienen de este sector, dijo la directora de Sinergia Design, Majo Rey.

Revolver fue ideado por Carmela Queirolo y Agustina Kowal. A la primera edición fueron casi 2.000 personas en un día y, considerado que se trató de "un éxito", Sinergia Design se asoció a las creadoras para co-producir el evento.

Los hombres como nuevos clientes

Las second hand tienen un consumidor que compra cada vez más: los hombres. Para Blanco, de Retroka, estos clientes aumentan año a año. Un caso claro de esta tendencia es Juan Pérez en Carrasco, que comenzó a vender ropa masculina hace cinco años y hoy las ventas hacia ese segmento representan una cuarta parte del total.

Abrir el closet

El 12 de diciembre Laura Fernández y Karen Szwarcfiter lanzaron Myglamcloset.com.uy, un sitio de e-commerce de moda second hand innovador en su propuesta. A diferencia de la mayoría, esta plataforma no funciona a consignación, sino que permite que cada vendedora se registre y agregue mercaderías que quedarán dentro de su "closet" -como se le llama a la selección de prendas de cada vendedora en la web- fijando el precio. Mientras quede la fotografía del artículo publicada, la prenda podrá continuar siendo utilizada.

"Sos la dueña de tu ropa pero sos también la dueña del negocio de tu ropa. Nosotras proveemos la plataforma de e-commerce, publicaciones y publicidad en redes", comentó Fernández. "Tenemos acceso a mucha cantidad de ropa. La idea es renovarse, cambiar de mentalidad en cuanto a la acumulación de ropa, que recicles y te autogestiones más rápido", agregó.


La venta de las prendas se realiza a través de Mercadopago con tarjetas de crédito. Una vez que se elige la prenda a publicar, se podrá ingresar el precio y visualizar cuál será exactamente la comisión que cobrará cada parte y la ganancia por la venta de la prenda. Las fundadoras de My Glam Closet cobran un 17% más IVA de comisión, en tanto que Mercadopago cobra 6,49% por cada transacción.




Comentarios