Cargando...
Series, gastronomía y música, en el Pícnic de esta semana

Estilo de vida > PICNIC!

Lo que hay que volver a ver y los trucos de la memoria

Series para redescubrir, recomendaciones gastronómicas y una charla sobre la memoria, en esta edición del newsletter Pícnic!

Tiempo de lectura: -'

23 de junio de 2021 a las 10:18

Desde mi lugar de trabajo, a la luz de estos tenues rayos de sol de invierno que recibo con agradecimiento, te doy la bienvenida a un nuevo Pícnic! Para empezar, es hora de celebrarnos. Por un lector me enteré de que hay un Día Internacional del Pícnic y que fue el 18 de junio. Ojalá que el año que viene nos podamos encontrar en uno cara a cara. Dejo la invitación servida.
 
En días en que casi todos nos sentimos más inseguros, y en los que algunos nos permitimos aceptarlo, vengo hoy a hablarte de vulnerabilidad. Es un estado natural del ser humano, que sin embargo casi siempre decidimos conscientemente esconder, sobre todo en los ámbitos laborales, donde por alguna razón se considera que decir y mostrar lo que sentís —alegría, entusiasmo pero también tristeza o miedo o vergüenza— es una muestra de debilidad. Con el tiempo algunos aprendemos que esta es una trampa jorobada, porque nos obliga a ponernos una armadura de aparente perfección y de “sabelotodo” que no siempre podemos cargar y que termina dejándonos el alma contracturada. Sobre todo esto reflexioné luego de escuchar una entrevista que le hicieron a Brené Brown, quien ha investigado la vulnerabilidad y las características de las personas que se permiten a sí mismas expresarla. Ella sostiene con pasión que no es sinónimo de debilidad y que, por el contrario, está asociada a la fortaleza y a la conexión humana.
 
Demostrar vulnerabilidad es también ser valiente, incluso mucho más que quien se esconde en una supuesta valentía de acero en la que aparentemente no hay incertidumbres, ni riesgos, ni miedo a lo desconocido. Esas armaduras terminan limitando nuestro mundo y nuestras oportunidades, porque si tenemos todo resuelto, ¿qué nos queda por descubrir hoy, mañana y pasado? Nos constriñen, nos aprietan el crecimiento y nos terminan ahogando. “El gran desafío que se nos presenta en la mitad de nuestras vidas, entre los 30 y pico y 50 y pico, es decidir qué parte de esa armadura que usamos desde niños para intentar protegernos, qué parte de las armas que cargamos y que nos hicieron sentir seguros alguna vez, debemos dejar ir porque ya no nos sirven. Y cómo nos deshacemos de ellas”.

Se trata de renunciar en parte a ser quienes creemos que debemos ser, para ser lo que podemos y queremos ser. Se trata de tener el coraje de mostrarnos tan imperfectos como lo somos, de ser amables con nosotros mismos a pesar de nuestras fallas, lo que al final nos sirve para conectar mejor con los demás. Soy Carina Novarese y si me escribís por acá leo tus reflexiones y agradezco tus recomendaciones para sumar a nuevos Pícnic!

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...