Nacional > Volvió Sartori

Los esfuerzos de unidad de Lacalle Pou tropiezan con las heridas de la interna

Los blancos necesitan los votos de Sartori pero su figura genera rechazo entre dirigentes y sube la tensión interna

Tiempo de lectura: -'

23 de agosto de 2019 a las 19:24

Juan Sartori llegó el martes hasta Rocha para sumarse a la campaña del candidato blanco, Luis Lacalle Pou, que ya estaba en ruta desde la semana anterior. El exprecandidato nacionalista que ahora busca una banca en el Senado saludó uno por uno a los que estaban alrededor del ganador de la interna y en un momento tocó el turno de otros de los contendientes, Jorge Larrañaga. El líder de Alianza Nacional ni miraba al empresario, hasta que Sartori le tocó el hombro y le extendió su mano. Aunque retribuyó el saludo, la expresión adusta en el rostro de Larrañaga permaneció inmutable.

El senador lo ha dicho a los cuatro vientos. La campaña hacia las internas dejó heridas abiertas y no quiere saber de nada con Sartori. “No hay recomposición posible conmigo”, dijo el lunes 21 en una entrevista con El Observador. Consultado sobre cómo tomó el encuentro del candidato con el empresario, el líder de Alianza Nacional dijo que Lacalle Pou “tiene otra responsabilidad”.

En su rol de candidato de todo el partido, Lacalle Pou tiene que poner bajo su paraguas a todos los dirigentes que puedan arrimar votos, aunque esa pretensión de unidad y paz enfrentó obstáculos esta semana.

La vuelta de Sartori agitó la interna blanca, luego de un conflictivo camino hacia junio que incluyó denuncias en la Justicia por una campaña de noticias falsas y cartas de dirigentes de Sartori remitidas al Directorio blanco que fueron calificadas como “impertinentes” por parte de los directores nacionalistas.

Luego del saludo inamistoso con Larrañaga, un nuevo cruce entre Sartori y un dirigente blanco tuvo lugar este viernes durante la inauguración de un monumento al caudillo blanco, Wilson Ferreira Aldunate.

Cuando Sartori terminaba una conferencia de prensa, el diputado Pablo Iturralde se arrimó hasta allí y le preguntó: “¿A quién te referías cuando decías dirigentes deshonestos?”.

Sartori respondió que no se refería “a ninguno” que conociera. “Aludías a un tuit mío”, le recrimino el diputado. “El tuit tuyo nunca lo leí, no sé de qué me hablás así que tranquilo”, dijo el ahora candidato a senador.

Iturralde ya había tenido un cruce similar con Sartori el 16 de junio en otro homenaje a Ferreira en el Puerto de Montevideo.

El candidato queda así en una encrucijada ante una figura que genera rechazo entre varios de sus dirigentes pero que demostró ser capaz de juntar 90 mil votos. Esos votos -así como los que arrastra Larrañaga en el interior- son los que el candidato necesita para confirmarse como el líder opositor que disputará la presidencia en noviembre.

"La sagrada familia"

Una charla informal mantenida el miércoles en Florida entre Larrañaga y la candidata a vicepresidenta, Beatriz Argimón, también mostró que existen heridas abiertas pero, al mismo tiempo, ratificó la intención de seguir un punto básico de cualquier manual de campaña: mostrarse sin fisuras en tiempos electorales.

Según informó el semanario Búsqueda, el senador y la compañera de fórmula de Lacalle Pou charlaban sobre Sartori mientras el exprecandidato se tomaba fotos. Larrañaga dijo “así es la vida” en francés y Argimón le respondió con una alusión religiosa. “Menos mal que esto de la sagrada familia se termina ahora. Después cada uno va a hacer su trayecto”.

Luego de las internas, distintos estudios de opinión pública marcaron un descenso en la intención de voto de los nacionalistas. De todos modos, pese al avance del colorado Ernesto Talvi, los blancos siguen segundos en las mediciones y en algunos estudios con una ventaja clara. En la última de las encuestas presentada por Equipos el 21 de agosto, Lacalle Pou mantiene una ventaja de 10 puntos sobre el colorado Ernesto Talvi.

Según un análisis también realizado por Equipos Consultores, en este caso a partir de la primera encuesta de esa consultora que le siguió a las internas, el 35% de los votantes de Sartori dice que votaría al Partido Nacional en octubre pero el resto podría dispersarse hacia el Frente Amplio, el Partido Colorado y Cabildo Abierto, así como hacia quienes no tienen definido su voto, “en proporciones casi iguales”.

En ese camino, que tuvo una primera semana de dos desencuentros públicos entre Sartori y otros blancos, el candidato buscará lograr que esas diferencias no afecten la paz del partido. La sagrada familia necesita 60 días.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...