22 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,55
2 de julio 2019 - 5:00hs

Hace poco más de dos años la ley de Inclusión Financiera estableció que las jubilaciones y pensiones con altas posteriores a noviembre de 2015 debían cobrarse a través de medios electrónicos. Esa obligación duró poco y a fines de 2018 el Poder Ejecutivo introdujo algunas flexibilizaciones.

Ahora las personas mantienen el derecho de acceder de forma gratuita a una cuenta bancaria o instrumento de dinero electrónico para cobrar su retribución si así lo quieren, pero se les exime de la obligación de cobrar por estos medios y lo pueden hacer también en efectivo.

Es decir, que pueden optar por cobrar en efectivo en los agentes habilitados del Banco de Previsión Social (BPS), o a través de una cuenta bancaria en instituciones de intermediación financiera (Brou y bancos privados) o instituciones emisoras de dinero electrónico: Mi Dinero, Prex y Anda.

¿Qué prefieren los nuevos jubilados? Más allá del cambio normativo,  los pasivos muestran una preferencia importante hacia el cobro por medios electrónicos.

Por ejemplo, durante febrero y marzo el 93% de las altas jubilatorias verificadas en ese período optaron por cobrar su pasividad a través de medios electrónicos, según datos del Banco de Previsión Social (BPS) incluidos en el informe sobre Inclusión Financiera que acompaña la última Rendición de Cuentas entregada el viernes al Parlamento.

Por otro lado, también en febrero y marzo, de quienes optaron por cambiar la modalidad de cobro a partir de que se habilitara la posibilidad de volver al efectivo, solo el 9% prefirió este medio, y el restante 91% dejó de cobrar en efectivo y comenzó a hacerlo por medios electrónicos. (ver gráficos)

¿Por qué se flexibilizó el pago de pasividades y beneficios sociales? El gobierno entiende que en este colectivo no existen problemas de informalidad, y a diferencia de lo que ocurre con trabajadores y empleadores donde es obligatorio el pago en cuenta, en este caso los organismos de seguridad social garantizan que todos quienes quieran cobrar a través de medios de pago electrónicos gratuitos lo pueden hacer.

La preferencia por el uso de tarjetas entre los nuevos jubilados también está relacionada con una continuidad de hábitos ya incorporados. El pago con este tipo de instrumentos ha ido ganado espacio progresivamente entre la población en general a partir de 2014, y en muchos casos, los nuevos jubilados ya venían cobrando con tarjeta sus remuneraciones cuando estaban empleados.

Otro aspecto que juega a favor es la rebaja de 4 puntos de IVA que está vigente desde agosto de 2014. Eso ha funcionado como incentivo para que los uruguayos cambien la forma en que realizan sus pagos.

Así en los últimos cinco años el uso de la tarjeta de débito se ha hecho cada vez más intensivo para adquirir bienes y servicios. También ocurre algo similar con las transferencias electrónicas de fondos. Estos cambios se reflejan en un menor uso del dinero en efectivo y de los cheques.

Temas:

inclusión financiera Pago Jubilados Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar