Espectáculos y Cultura > ENTREVISTA

Lucía Soria: "La historia patriarcal de la parrilla, del fuego vedado a las mujeres, se está quebrando"

La cocinera habla del estreno de Fuego Sagrado —el nuevo programa en el que cumple el rol de conductora, jurado y productora— sobre las mujeres en la parrilla y el impacto cultural de los realities de cocina en los uruguayos

Lucía Soria conduce Fuego Sagrado, estrenado el martes 11

Tiempo de lectura: -'

15 de mayo de 2021 a las 05:02

Meterse con las tradiciones puede ser complicado. Sobre todo cuando son de esas que tienen un extenso arraigo, un ritual alrededor casi tan complejo como una misa, pero a la vez del que cada uno tiene su método. Su secreto. Su pique. Su verdad revelada. Pero a veces, también es necesario patear esa estructura que ya está clavada en la tierra y en el inconsciente de la comunidad. Sacudirla, renovarla. Y hasta cuestionarla.

Algo de eso cree Lucía Soria que puede haber por detrás de Fuego Sagrado, el reality show de cocina que se estrenó este martes 11 en Teledoce, un programa que, por su temática centrada la parrilla y el uso del fuego como herramienta principal de cocción, se mete con uno de los bastiones de la gastronomía y de la cultura local.

El primer programa, que según los datos de la consultora Kantar Ibope Media fue lo más visto del martes a nivel de rating, marcó el tono del ciclo, con la presentación del formato y de 30 competidores que luego fueron reducidos a 18. Los preseleccionados fueron repartidos en tres grupos de diez, con cada uno a cargo de uno de los integrantes del jurado —además de Soria, lo integran Federico Desseno, responsable de los restaurantes Marismo, en José Ignacio, y La Cantina del Vigía, en Maldonado, y Aldo Cauteruccio, chef de la selección uruguaya de fútbol—, que seleccionaron luego de una prueba con ingredientes elegidos por cada uno de los miembros del tribunal, entre carnes, verduras y frutos secos, a los participantes que pasaron a la siguiente etapa de la competencia.

Fuego Sagrado es una adaptación de Grillmaster, un formato de Sony Television que por primera vez se hace en América Latina. Uruguay servirá entonces como un campo de pruebas para el ciclo en la región, a la vez que Teledoce tuvo el visto bueno de la empresa internacional para modificar y alterar el programa original, para acercarlo a las costumbres locales —por ejemplo, cocinar solo con leña, no con carbón o gas, como es habitual en otras zonas del mundo—, así como para, por ejemplo, cambiar la cantidad de concursantes, y llevarla de los diez que propone el formato a 18.

Uruguay ya sabe de versiones criollas de formatos extranjeros de este género, con el estreno en 2017 de MasterChef, programa en el que la cocinera fue parte del jurado durante cuatro de sus seis temporadas.

Para Soria, el programa generó un cambio en la percepción que el público tenía sobre la cocina, y se sumó a un cambio cultural más global de los últimos años, en los que cocinar dejó de convertirse en una tarea que se encaraba en el mayor de los casos como una obligación que era preferible evitar, a ser un entretenimiento, tanto en la cotidianeidad como en que la gastronomía se haya convertido en un atractivo televisivo y mediático, con programas dedicados específicamente al área, o con una mayor oferta y demanda de contenidos culinarios en distintas plataformas.

Luego de su paso por MasterChef, al que volvió por última vez como jurado invitada en 2020, Soria publicó su libro Relatos y recetas, tuvo un hijo, y abrió la pizzería Rosa, en la Ciudad Vieja montevideana, que está ubicada enfrente a Jacinto, el restaurante que estableció en 2012 y que marcó su mudanza a la capital luego de algunos años trabajando y residiendo en Pueblo Garzón.

Su vuelta a la televisión es, entonces, con Fuego Sagrado, programa en el que además del rol de jurado junto a Desseno y Cauteruccio, tiene el de conductora principal, algo que se apoya en el hecho de que es la integrante del trío con mayor experiencia televisiva. Además, Soria ejerce como una de las productoras del programa, una novedad en su carrera que fue parte de la propuesta inicial de Teledoce y uno de los ingredientes de la oferta que más le sedujo.

Soria durante el rodaje de Fuego Sagrado

“Me atrajo el formato y la idea del programa, el desafío que representaba. Me gustan y me atraen las cosas que me desafían, y en este caso, con esas dos tareas planteadas desde un primer momento, y al tratarse de un producto diferente a otros realities de cocina, me tentó. La producción me gusta porque me permite participar todavía más en el programa, y siento que tengo para aportar en el armado de los desafíos y demás. Sobre la conducción, desde el canal vieron que tenía ese potencial y decidieron darme el espacio”, dijo la cocinera nacida en Córdoba, Argentina, que desde hace casi dos décadas está establecida en Uruguay. El diálogo se mantuvo durante una de las pausas del rodaje de Fuego Sagrado en La Baguala, a las afueras de Montevideo, donde el programa armó su escenario desde mediados de abril, tanto por su adecuación a la temática del ciclo como por los protocolos vigentes para las filmaciones a causa del covid-19.

¿Tenías ganas de volver a la televisión?

La tele siempre me gustó. Yo había quedado contenta con la experiencia de MasterChef, y poder volver con un programa como Fuego Sagrado, que tiene potencial de crecimiento, me atrajo. Me generó una linda motivación. Me interesa que todos cocinemos mejor, y creo que el posicionamiento de la cocina como parte del entretenimiento, que deje de ser “uh, cocinar”, es uno de los grandes cambios que se han dado en esta generación. Es un deseo general que tengo, y la tele ayuda mucho a que se cumpla, porque sabemos el alcance que tiene y lo que genera.

Hasta ahora has trabajado en dos realities de cocina. ¿Te gustaría hacer algo en televisión en otro formato?

Por ahora no tengo pensado nada concreto. Pero sí que me gustaría seguir en televisión más allá de este ciclo.

Dentro de la dinámica del jurado de Fuego Sagrado, ¿en qué lugar te toca estar? ¿Cada uno juega un rol determinado o eso es más una percepción que se genera viéndolo de afuera?

Con Federico y Aldo tenemos muy buena química. Eso pasó de entrada, desde que empezamos a trabajar juntos. A Federico lo conozco desde hace veinte años, los dos trabajamos con (el cocinero argentino) Francis Mallmann, por ejemplo, y cuando me hicieron la propuesta de Fuego Sagrado lo convoqué para que se sumara al programa. Con Aldo solo habíamos coincidido una vez, pero enseguida generamos muy buena onda. Y ahí en el programa no es que cada uno es de una forma determinada, no es “ah, yo voy a ser el exigente” o algo así. En MasterChef tampoco, pero sucede que ahí juega mucho el trabajo de edición, y lo que se arma luego de grabado. Fuego Sagrado es distinto en ese sentido, también porque la versión uruguaya tiene el permiso de Sony para hacer cambios, entonces los jueces no estamos tan establecidos en un rol. Somos nosotros mismos, y cada uno tiene sus exigencias particulares, o quiere que se cumplan algunas cosas en los platos.

El jurado de Fuego Sagrado: Federico Desseno, Lucía Soria y Aldo Cauteruccio

¿Cómo te llevás con la parrilla?

Vivo en un apartamento, entonces en el día a día no tengo cómo hacerla, pero es algo que me encanta. Tengo una en mi casa de Garzón, y ahí la uso seguido. Hay pocas cosas que me gusten más que el fuego. La observación, el tiempo que requiere, todo lo que va más allá del sabor que le da a la comida. Y por otro lado, capaz que porque me pongo grande, me gusta que sea parte de la identidad de donde somos, que sea una enorme tradición de Argentina y Uruguay. Me da orgullo saber que tengo esa tradición, que puedo tirar tres palos, prender fuego, y hacer algo. Me parece que es una diferencia con respecto a otros lugares del mundo y me pone contenta.

¿Te considerás una referente de la cocina?

Trabajo mucho para lograr cosas, he aprendido mucho y puedo transportarlas a otros, y creo que es valioso, es un plus. Me gusta mucho lo que hago y siento que encontré una forma de expresarlo que está buena, que le llega a los demás. Pero si soy referente o no creo que lo tendrían que responder otros, no sé si me corresponde a mí.

Así como MasterChef generó que se hablara de otra forma de la comida, que se descubrieran otros productos, o incluso que cambiara la relación con la cocina, ¿te gustaría que pase algo así pero con la parrilla con Fuego Sagrado, pensando en el significado que tiene para los uruguayos?

Ojalá que suceda, sí. Es uno de mis mayores deseos. Me motiva que se hable de cocina. Con MasterChef pasó que la gente, la familia, se unió frente a la tele verlo, e hizo que se hable de cocina. Que la gente empezara a hacerlo, que los niños se metieran a la cocina, más allá de que lo tomen como un juego. Pasó que empezaron a descubrir qué es una palta, un papín, el pescado. Me gustaría que con Fuego Sagrado también pase algo así. Porque las cocciones en leña o, para ser más amplios, al fuego, tienen infinitas variables. Yo he trabajado y me formé con la figura de Francis Mallmann, que ha demostrado algunas de esas variables y las ha logrado llevar al resto mundo. Ese tipo de cocción es algo muy nuestro, muy de esta región de Sudamérica, en particular de Uruguay y Argentina. En muchos países no existe eso que ves acá de armar un mediotanque y cocinar algo. O incluso de juntar unas maderas, unos alambres, armar algo y cocinar en el suelo. Y queremos mostrarle a los televidentes que se pueden hacer otras cosas por fuera de la tira de asado, el chorizo, la morcilla y el pulpón. Que es cuestión de animarse. Que puedas llevar el método que ya usás para preparar la carne a, por decir algo, un ananá. Que se pueda abrir la cabeza.

Fuego Sagrado se estrenó el martes 11 y fue lo más visto del día

Más allá de lo que logre el programa, ¿creés que ya hay un cambio con respecto a lo que se ve en una parrilla, por ejemplo con la presencia más habitual de verduras?

Sí, creo que sí, que ya hay un cambio. Es cuestión de ponerle onda y profundizarlo. Lo veo incluso con amigos que son vegetarianos; el morrón con el huevo adentro ya no corre más, hay que buscar otras cosas.

Además de lo que sucede dentro de la parrilla, ¿te gustaría que programa tenga un efecto en el planteo tradicional cultural de la parrilla como ámbito predominantemente masculino? Porque el programa tiene concursantes mujeres, pero fueron minoría dentro de la lista de treinta preseleccionados.

Sí, es cierto que hay menos. Ponele que de los 1200 inscriptos para esta primera temporada, un 20% eran mujeres. Y eso es parte de la historia patriarcal que tiene la parrilla, esa cosa de que el fuego está vedado, que no podemos usarlo porque somos mujeres. Pero eso también está cambiando, como en tantos otros espacios ese monopolio se está quebrando. Es otro espacio que las mujeres están conquistando, y ojalá esto también termine siendo un impulso. Si lo pensás, las mujeres, que históricamente fueron mandadas a hacer las ensaladas mientras los hombres estaban con la parrilla, terminan teniendo gracias a eso más recursos o más contenidos con los que trabajar que ellos, porque saben preparar otras cosas.

El sector gastronómico en pandemia
“Venimos de un año durísimo”, comentó Soria al respecto del impacto de la pandemia en el sector gastronómico. La responsable de Jacinto y Pizzería Rosa señaló que la situación general se hizo aún más complicada para los locales de la Ciudad Vieja, una zona dependiente en buena medida del turismo internacional.
“Se perfila como una situación extrema y difícil por un largo tiempo, encima con la amenaza del invierno por delante. Creo que hay otros sectores también que están igual o peor”, consideró la cocinera, que comparó al rubro con otros como las peluquerías: “No somos esenciales, sino que somos gustos que la gente se da”.
Al respecto de los apoyos estatales y de la situación de incertidumbre que rodea al sector, dijo: “Hay que tratar de hilar fino, y cada emprendimiento tiene que ir hasta donde pueda, y tratar de manejarse para salir airoso de esta situación. Tener herramientas como el BPS y los seguros parciales ayuda mucho. A nivel del gobierno no sé si se podría hacer más o menos, pero lo que es seguro es que el apoyo tiene que ser parejo para todos los sectores complicados”.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...