Nacional > Encuentro previo al 8M

Lucía Topolansky: "Carolina (Cosse) no es un florero, es una mujer que tiene méritos por sí misma"

La vicepresidenta y la precandidata por el Frente Amplio se presentaron en el Parque Rivera como anticipo del Día de la Mujer

Tiempo de lectura: -'

17 de febrero de 2019 a las 19:07

Es el mediodía de uno de esos domingos que los veraneantes de enero anhelaron sin demasiada suerte. Montevideo mantiene el sosiego típico de los fines de semana de calor mientras la temperatura escala y llega a los veintitantos grados. En el Parque Rivera un hombre despliega dos hileras de banderas de Uruguay y el Frente Amplio; también tiene remeras con distintas estampas y el logo del FA. Más adelante la imagen es la misma a la de todos los domingos: familias, grupos de amigos, parejas se preparan para almorzar debajo de la sombra mansa y verde mientras los fogones se encienden y el olor a carne asada coloniza el ambiente. Un poco más lejos, cerca del lago, una voz prueba un micrófono. “Uno, dos, uno, dos. Hola, hola, sí, sí”, dice. Allí, a las 12, está marcado un encuentro previo al 8 de marzo en el que hablarán la vicepresidenta Lucía Topolsanky y la exministra de Industria y precandidata del Frente Amplio Carolina Cosse. La invitación está hecha por el equipo de la campaña de la precandidatura de Cosse, la lista 609 junto al Zonal E y el Frente de Género Violeta Setelich. El sector de José Mujica es el que aporta la estructura, en línea con el apoyo que ha anunciado a la única candidata mujer en la interna frentista.

En el espacio montado para el acontecimiento hay un buen equipo para amplificar el sonido, una carpa con techo rojo para resguardar a las oradoras del sol intenso, algunas sillas de plástico verde para las primeras filas, un dispensador de agua con algunos bidones extra por si acaso, una serie de banderines violetas, varias banderas del MPP, algunas otras de Uruguay, una o dos con el nuevo logo de campaña de Cosse, una mesa de madera con remeras violetas del Frente de Género Violeta Setelich para el que quiera colaborar. De los parlantes salen canciones de Ruben Rada, La Vela Puerca, No Te Va Gustar, Jaime Roos. La gente se va arrimando, la mayoría llega con reposera en mano, algún otro en bicicleta. El público es mayoritariamente femenino.

Primero llega Topolansky. Y la imagen también es habitual, repetida. Foto, saludo, abrazo, foto, saludo, abrazo y así durante un buen rato. Alguien pregunta por José Mujica. El expresidente no vino, pero sus palabras aparecen en un librillo que alguien reparte entre los concurrentes y que reproduce su discurso del acto del Espacio 609 de noviembre del año pasado.  Sobre las 12.20 llega Cosse. Lleva el pin del logo de su campaña en la solapa de su camisa. La precandidata también se detiene para las fotos y los saludos. Finalmente pasadas las 12.30 se corta la música y el encuentro comienza. De izquierda a derecha están sentadas Topolsanky, Cosse, la diputada Lilián Galán y la integrante del zonal E Lucía Gulisano. Después de las palabras de Gulisano y Galán que hacen foco, entre otros temas, en los territorios conquistados por las mujeres durante los gobiernos del FA y en la preocupación por la “ola conservadora de América Latina”, Topolansky inicia su exposición. Habla durante casi 18 minutos. Lo hace parada y ayudándose de su brazo izquierdo para enfatizar las ideas que más le interesan.

“No es que esto (el feminismo) empiece ahora y cayó del cielo. Es una larguísimas siembra. El Uruguay ha tenido ciertos diferenciales con el resto del continente. No es un país laico. (…) Aparece el voto de la mujer tempranamente. Pero también está el divorcio por solo voluntad de la mujer y había una preocupación en los gobernantes de la época, principalmente en José Batlle y Ordoñez, por que la mujer estudiara”. En su discurso Topolansky elige mencionar a tres mujeres: Julia Arévalo, primera mujer en Latinoamericana en ser electa senadora (“había que ser mujer, comunista y del interior en esa época”); Cecilia Bottino, encargada de presidir la Cámara de Diputados a partir del 1º de marzo (“Acompañemos a Cecilia, las mujeres tenemos que estar ahí. Cada vez que aparece un símbolo hay que resaltarlo; después de un momento dado se va a dar natural, va a ser parte de lo lógico”) y a Carolina Cosse. Y para hablar de la precandidata Topolansky elige las siguientes palabras: “No es menor haber elegido apoyar la candidatura de Carolina, no es menor por muchísimas razones, por esos símbolos, porque no puede ser que Uruguay no haya llegado a este punto y lo tenemos que hacer ahora. Pero no solo por eso, porque Carolina no es un florero, es una mujer que tiene méritos por sí misma”.

Cosse es la encargada de cerrar el encuentro. Y unos días después de que varios grupos feministas del FA anunciaran su apoyo a Daniel Martínez, la exministra centra su discurso en la necesidad de no entender el feminismo como enfrentamiento. “¿Saben lo que es para mí el feminismo? Para mí el feminismo es convivencia. ¿Saben lo que no es? Ellas contra ellos”. Después la precandidata se toma un tiempo para contar un recuerdo. Dice que no es habitual que hable de ella, pero que hoy viene a cuento. Habla de su abuela, una mujer de campo que solo estudió hasta tercero de escuela pues, según narra, lo habitual era que después acompañaran a su madre. A Cosse le iba bien en los estudios, pero un día, cuando tenía 14, hubo un problema de matemáticas que no le salió. Su abuela que, en ese entonces estaba con ella, vio como se ponía a llorar y le dijo: “Mijita, usted va a poder hacer lo que quiera”. “Eso que hizo mi abuela es feminismo. Mi abuela de alguna manera intuía la importancia de tener participación en el futuro y su única arma para ayudarme era nada más y nada menos que el amor. Eso es lo que tenemos que construir para que nuestras niñas no tengan miedo de ser lo que quieran ser”, concluye Cosse.

El acontecimiento termina. Topolansky y Cosse se vuelven a saludar. Hay más fotos y más abrazos. Hay, también, menos sombra y, seguramente, un poco de hambre. Son las 13.30. La gente junta sus reposeras, alguien empieza a enrollar las banderas y banderines, una camioneta se acerca para llevarse lo que no pertenece al Parque Rivera, se escucha un cover de la canción de Mercedes Sosa Sube, sube, sube, a lo lejos el olor a asado se intensifica.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...