Fútbol > HISTORIAS

Matías Britos, su admiración por Pacheco y Lasa, y lo que fue jugar con Rafa Márquez

Al delantero de Peñarol lo ayuda su esposa Romina a hacer ejercicios con pelota en plena pandemia, sintió orgullo cuando lo llamó Diego Forlán y se ve gratamente impresionado por la intensidad de los entrenamientos

Tiempo de lectura: -'

21 de mayo de 2020 a las 05:02

Estaba ayudando a su hija Paz a hacer los deberes cuando atendió a Referí. Bautista, de un año, no se dio cuenta. Los dos nacieron en México, donde su padre, Matías Britos, fue ídolo de León club con el que logró un bicampeonato.

El delantero de Peñarol se volvió de su San Carlos natal en estos días a Montevideo para poder vacunar a sus niños. Se le plantean dificultades para entrenar ya que vive en un apartamento, pero en la charla se verá que siempre le ve las cosas positivas a todo. En este caso de la pandemia, disfrutar más de sus hijos y de su familia en casa.

“Me encanta todo lo que tenga que ver con las actividades con los niños y en la casa. El cuidado personal para un jugador de fútbol es muy importante y en estos días, luego de entrenar en un horario que se puede, la actividad en casa la disfruto mucho. Paz está aprendiendo a leer y escribir, y en inglés, que le gusta mucho, también. Trato de ayudarla en todo. Es un aprendizaje a través de la diversión. Está muy bueno”, dijo Britos a Referí.

En San Carlos tienen más espacio para entrenar y para que los niños puedan disfrutar. Por ahora seguirán en la capital, pero si esto sigue, retornarán a sus pagos para poder encarar las prácticas al aire libre de otra manera.

El delantero lo explica: “Se hace complicado entrenar. Por ser un deporte en conjunto estamos acostumbrados a trabajar con los compañeros permanentemente, más allá de que sean trabajos físicos o tácticos. Es un deporte colectivo. Si tenemos vacaciones de 15 días, uno entrena solo. Pero esto es totalmente distinto. Te sentís incómodo. La motivación pasa por tratar de estar lo mejor posible para cuando vuelva la actividad. Se perdieron los trabajos de fútbol en cancha, pero al físico hay que cuidarlo al máximo”.

Todos los días el preparador físico Santiago Alfaro les envía trabajos para saber sobrellevar las cargas. Ya hubo tres etapas: la primera se planificó pensando en el mes inicial de la pandemia, al ver que se prolongaba la vuelta, se reprogramó y se dieron algunos días de cargas muy bajas y ahora están con un trabajo nuevo para cuando retorne el fútbol.

“Necesitamos de nuestros trabajos y volver lo antes posible, pero entendemos que la prioridad es la salud y cuidarnos entre todos. El hecho de tener una fecha para volver es motivante. Saber que pronto podremos entrenar en grupos y quemando etapas para volver, está bueno, por más que aún no nos confirmaron nada. Ojalá que esa fecha sea real y si se puede antes, mejor”, dice.

Britos tiene en Montevideo un pequeño gimnasio para hacer ejercicios, pero vive en un apartamento. Cuando debe hacer aeróbico, sale a correr manteniendo el aislamiento.

Extraña entrenar con pelota. “Eso es lo que más va a costar en el reinicio de las actividades. La fineza que debe tener un jugador de fútbol en coordinación, en estos meses no la vamos a tener. Hice algo de dominio, tiré pases contra una pared, y hasta mi señora Romina me ayudó a hacer ejercicios con pelota”, comenta sonriendo.

El fin de semana se prendió a la televisión para ver la Bundesliga que regresaba, aunque no es el torneo que más le atrapa.

Sobre su vida en el deporte, recordó: “Hice natación, un curso de tenis, atletismo que era lo que más me gustaba, básquetbol, aunque era de los más chiquitos. Disfrutaba mucho en el colegio o con amigos. En atletismo representando a la escuela N° 3 de San Carlos me tocó ganar los dos años que participé. En atletismo me iba mejor en salto largo. Lo hacía por divertirme”, explica.

En su especialidad de niño, Emiliano Lasa es el gran referente uruguayo y Matías no se lo pierde cuando salta y se queda horas cuando se disputan los Juegos Olímpicos. “Me encanta todo eso”.

Llegó en enero a Peñarol y se lesionó luego de la pretemporada. Cuando pudo volver, jugó un partido ante Jorge Wilstermann y el coronavirus le volvió a poner un freno.

“Tuve una lesión y al volver, logramos ganar con un hombre de menos y por Copa que siempre es complicado", dijo.

Tenía mucha ilusión de tener minutos, pero apareció la pandemia. Quedará como una anécdota. Espera volver y reengancharse, que el equipo mejore. “Estaba con muchas ganas de debutar y de jugar. Sentía que estaba más cerca el día de poder colaborar con el equipo. Más que ansioso, estaba contento e ilusionado. Sabía que me podía faltar ritmo porque no había jugado, pero ganas e ilusión no me podían faltar, debía ser inteligente desde lo táctico porque teníamos 10 jugadores y debíamos ganar, y por suerte se dio”.

La hinchada de Peñarol lo sorprendió. “Es una presión linda porque te exige ganar. Uno se crió queriendo ganar a todo, a la bolita o una carrera en bicicleta. Quizás yo soy exagerado en el espíritu de querer ganar a todo. Compito con mi niña y le quiero ganar a las cartas, al dominó, a todo. Que eso me lo exijan en lo deportivo, me encanta. Lo tomo como un desafío, no como una presión que pueda ser contraproducente. Es una hinchada que no se va a conformar con otro resultado que no sea ganar y eso para mí es el espíritu que debe tener un deportista. Es una linda responsabilidad”, expresó.

Ya soñó con su primer gol en el club. “Me ha pasado por la cabeza muchas veces y ojalá que pronto se dé. Lo más importante es que el equipo gane porque así el grupo está bien y uno disfruta muchísimo más del fútbol y del día a día. Si gana con goles de uno, mejor aún”.

Tuvo la responsabilidad de jugar con la camiseta número 8, aquella que utilizaba el último ídolo de la institución, Antonio Pacheco. Fue la primera vez oficialmente desde el retiro de Tony que se usó esa casaca.

Nunca había utilizado la número 8 en su carrera. Más que una presión, lo tomó como una motivación: “Tuve la suerte de enfrentarlo y yo admiraba sus movimientos, más allá de sus goles importantes. Tenía una visión de juego increíble. Tener la suerte de portar una camiseta que significa tanto para el club, es un orgullo enorme. Después hay que responder y demostrar que la ‘8’ se defiende de una manera especial dentro de Peñarol y de Uruguay. Es algo muy lindo. Lo tomo como un orgullo portar una camiseta que significa tanto para el club”.

La llamada de Forlán

Un día sonó el teléfono y era Diego Forlán. Eso significó algo especial, otro motivo de orgullo “por lo que representa para el fútbol uruguayo y que me llamara, porque tiene confianza de lo que pueda hacer dentro de la cancha. Eso genera mucha responsabilidad. Está haciendo sus primeras armas y hay que responderle. Es un desafío y un aprendizaje más en mi carrera. Hay que buscar el crecimiento y Diego me puede ayudar a crecer por todo lo que dio como jugador y como persona a lo largo de su gran carrera”.

Una de las cosas que más lo impresionó fue la intensidad y la exigencia que pide el cuerpo técnico en general en cada entrenamiento. “Siempre me ha gustado que me exijan porque es la mejor manera de sacarme provecho y de que yo crezca como jugador. Estar permanentemente corrigiendo y activo dentro del campo. Esas cosas las valoro mucho”.

Diego habló en más de una ocasión con Matías, sobre todo cuando estaba lesionado, para que estuviera tranquilo y que no se exigiera de más.

Así lo recuerda: “Está bueno porque son esos momentos delicados en que la cabeza de uno está un poco mal o uno se siente a veces bajoneado y otras ansioso para poder entrenar a la par con el resto del grupo. Era muy bueno para mí que él y el cuerpo técnico se acercaran para hablar”.

Con León de México, recién ascendido, ganó dos veces seguidas el título. Estaban los uruguayos Sebastián Maz como delantero y Gustavo Matosas como entrenador. Pero también estuvo en el equipo con uno de los mejores jugadores de la historia mexicana, Rafael Márquez, y el argentino Mauro Boselli. Tan a gusto se sintió que se naturalizó en ese país.

“Rafa es el mexicano número 1 a nivel internacional. Obviamente que Hugo Sánchez es un fenómeno y Chicharito (Hernández) hizo grandes cosas. Pero Rafa es el mejor que he visto. Tuve la suerte de compartir la cancha con él, ver su calidad y que metiera pases de gol de 50 metros jugando como zaguero. Pocas veces lo había visto. Mauro, también. Un goleador impresionante que había ganado dos Libertadores con Boca y Estudiantes, y compartimos momentos muy lindos. Es un privilegio de lo que uno tiene que aprovechar para aprender y uno trató de sacarle jugo a todas esas vivencias”, indicó Matías.

El plantel vive un momento complicado al encontrarse en seguro de paro debido a la pandemia. Britos vive así este presente: “Es una situación que afecta a todo el país y nuestra actividad no está exenta. Es un momento muy duro en el que todos tenemos que entender la situación y ver que lo más importante es poner nuestra parte para que las cosas en un futuro estén lo mejor posible. Obviamente que desde lo económico no es la excepción y uno de los grandes sufrimientos que tiene la gente, es que las actividades económicas que mueven el país, están paralizadas. A nadie le gusta. Hasta el momento ningún compañero ha tenido necesidades graves o su familia. Siempre estamos en continua comunicación para tratar de estar lo mejor posible y cualquier compañero que necesite algo, que no dude en consultarlo. Todos vivimos una situación compleja y esperamos que todo salga adelante. Obvio que necesitamos que la actividad se reanude, empezar a entrenar y trabajar de nuevo porque con eso llevamos el dinero para nuestra familia para poder subsistir en el día a día. Entendemos la situación, que la salud está por delante, pero necesitamos que la actividad se reanude y el grupo está muy unido y pendiente de que pronto pueda ser así. Gracias a Dios tengo la suerte de tener ahorros que hice en el fútbol y estamos pasando de la mejor manera que podemos. Nunca es bueno llegar a estas situaciones, es una situación jodida para todos y así lo entendemos”.

El delantero explicó que “todos tenemos que poner de nuestra parte por el bien principalmente de Peñarol. Hay que ver que el club no se vea afectado y cada uno tiene que velar por el futuro y el bienestar de su familia, pero contemplando la situación porque esto no se ha vivido antes”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...