Salud > NUEVO LIBRO

Metabolismo radical: cinco reglas para bajar de peso

Ann Louise Gittleman en su reciente libro, expone algunas de las claves para acelerar el metabolismo y, así, bajar de peso

Tiempo de lectura: -'

14 de enero de 2019 a las 18:27

Ann Louise Gittleman, es nutricionista pero además autora del libro “Radical Metabolism: A powerful new plan to blast fat and reignite your energy in just 21 days” (Metabolismo radical: Un nuevo y poderoso plan para eliminar la grasa y recuperar la energía en sólo 21 días).

“Alrededor de un 60% de los estadounidenses buscan desesperadamente bajar de peso, pero solo entre el 5% y 10% en realidad lo logran”, explica la autora en su libro.

Entonces, ¿a qué se deben tantos fracasos a la hora e bajar de peso? Según Gittleman la clave está en lo que llama “metabolismo roto” y en ese aspecto se centra su libro.

“Hoy en día a nuestro organismo le cuesta más digerir grasas”, dice la autora. “Las personas están enfrentando algunas dificultades para mantener su nivel de energía y además eliminar el exceso de peso”.  

La intención de Gittleman con esta dieta es reactivar un metabolismo lento y armonizar los niveles hormonales. Por eso propone una estrategia basada en cinco reglas que llamó “reglas radicales”:

#1: Regular el consumo de grasa

“Comer suficiente omega-6 es de gran importancia para nuestro metabolismo y la salud de la membrana celular, pero también es crucial ingerir la variedad correcta de esta grasa,” explica Gittleman. También plantea que muchas personas consumen demasiados alimentos que contienen la variedad que es tóxica de omega-6, completamente distinta de la que aporta a la salud y que se encuentra presente en alimentos frescos y enteros.

Revela que “desafortunadamente, más de un nutricionista están en contra de todos los omega-6 e idolatran todos los omega-3” y aclara que “la idea de que todos los omega-6 son causa de hinchazón es un mito”.

El principal objetivo de esta primera regla es eliminar los aceites procesados, sobrecalentados y oxidados que pueden provocar hinchazón y enfermedades. Gittleman recomienda la ingesta de frutos secos orgánicos (almendras, avellanas, nueces, pistachos, entre otros), semillas y aceites de semillas prensadas en frío, aceite de oliva, y -si no sos vegano o vegetariano- productos lácteos descremados y peces de agua fría.

#2: Restaurar la vesícula biliar

Según la autora, la vesícula biliar realiza funciones fisiológicas esenciales que afectan directamente nuestro metabolismo: por ejemplo, es la encargada de almacenar la bilis -producida por nuestro hígado- y expulsarla cuando es necesario. La bilis tiene como finalidad descomponer las grasas que ingerimos y eliminar las toxinas de nuestro cuerpo. Es por ello que, si no se expulsa, el organismo no puede digerir o absorber los nutrientes solubles en grasa o algunas vitaminas. Estas son esenciales para mantener la salud cerebral, la alta producción de hormonas, buenas respuestas inmunológicas y los niveles de energía.

Para mantener la salud de nuestra vesícula, Gittleman recomienda que incorporemos a la dieta algunos verdes como berro, rúcula y kale; y alimentos ácidos y amargos como el pomelo y el chocolate negro.

#3: Reconstrucción de los músculos

Hinchazón, desbalance hormonal, un estilo de vida sedentario y una nutrición pobre en proteína pueden derivar en un aumento de peso.

“Si se aumenta el consumo de aminoácidos y alimentos ricos en proteína, el cuerpo recibirá los nutrientes necesarios que requiere la producción de músculos y tejidos corporales”, explica en su libro.

A pesar de que hay grandes cantidades de fuentes de proteínas saludables, la autora aconseja consumir espirulina: se la puede agregar a los licuados o a algunas verduras horneadas. Gittleman también agrega que, como nuestro cuerpo no puede almacenar aminoácidos, la ingesta diaria de proteína es fundamental.

#4: Reparación del intestino

“Una vez que el intestino está inflamado, poco demora el cuerpo en seguirlo”, explica en su libro. Tanto la obesidad como la resistencia a bajar de peso se encuentran asociados con una flora desequilibrada. “El metabolismo de cada persona se ve afectado por el número total de microorganismos que viven en su intestino, así como por su diversidad”.

Para restaurar y balancear el intestino, Gittleman cuenta que es clave mantener una dieta rica en probióticos. Además, sugiere aumentar el consumo de fibra para ayudar a los probióticos a hacer su trabajo una vez que se encuentren en el intestino.

#5: Reducción de la carga tóxica del cuerpo

Esta última regla es fundamental para acelerar y restaurar el metabolismo. Esto es debido a que, si nuestros cuerpos llevan una sobrecarga tóxica, simplemente no pueden rendir al máximo o incluso realizar alguna de las operaciones metabólicas más básicas.

Con el objetivo de reducir o eliminar la exposición a toxinas, la nutricionista sugiere lo siguiente: tomar gran cantidad de agua, sudar, dormir muchas horas, limitar el consumo de pescado, adquirir algunas plantas para el hogar, elegir productos orgánicos y no procesados, entre otros.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...