Cargando...

Temas > Salud

Niños con mutismo selectivo, el miedo a hablar con otros

Pueden tener náuseas, vómitos, diarrea o dolor de cabeza antes de dirigirse a un encuentro social

Tiempo de lectura: -'

06 de junio de 2018 a las 05:00

Ante situaciones determinadas, hay niños que se quedan callados y no responden como lo haría cualquier individuo. Esto puede deberse al "mutismo selectivo".

Según dijo a El País de Madrid Iván Carabaño Aguado, médico adjunto del servicio de pediatría en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, es una variedad de trastorno de ansiedad "que puede ser hereditario y se puede comparar con la timidez extrema".

Afecta a uno de cada 1.000 niños y se puede catalogar como trastorno si perdura más de un mes. Son muy pocos los casos que se mantienen en la adultez, pero sucede y "se manifiesta como una fobia social con ansiedad y miedo a hablar en público", opinó la psicóloga clínica infanto-juvenil del Centro de Salud Mental de Majadahonda, Carla Valverde García. A su vez, es más habitual que lo sufran niños que niñas.

La especialista recomendó "buscar orientación y trabajar de manera precoz con el niño". Comúnmente, las familias no le dan importancia cuando su hijo se bloquea al hablar en determinadas situaciones y demoran en consultar con un médico. "A partir de los 10 años el pronóstico es menos favorable", dijo.

"No estoy en silencio porque no quiera hablar. Me gustaría hablar con libertad, pero es muy difícil y complicado", dijo Sabrina Branwood, una mujer de 35 años que sufrió el trastorno durante toda su infancia. Dicho testimonio fue recogido de la Asociación Española de Mutismo Selectivo y Trastornos de Ansiedad (AMSTA).

"Puedes gritar dentro de la caja, pero nadie puede escucharte. No pueden oírte llorar cuando estás herido o asustado", continuó.

Características de un niño con mutismo selectivo

Un niño que padece este trastorno se siente expuesto, como si estuviera arriba de un escenario. Incluso, tiene síntomas similares a los que sufre una persona con pánico escénico.

Asimismo, se pueden reflejar respuestas físicas, como náuseas, vómitos, diarrea o dolor de cabeza antes de dirigirse a un encuentro social.

Los padres deben estar atentos si su hijo deja de hablar con algunas personas, o en determinados contextos. Son niños que no suelen tener dificultades de comunicación oral en al menos un entorno, como es su hogar, pero si las tienen para desenvolverse en otros ámbitos sociales o educativos.

El mutismo selectivo no es causado por un trastorno de la comunicación, ni se manifiesta por consecuencias de otro. En general, persiste durante al menos un mes.

Cómo ayudar a un niño con mutismo

Primordialmente, los padres no deben presionar al niño para que hable. Por el contrario, deben mostrarse empáticos con su hijo/a y transmitirle que comprenden sus miedos.

Hay que expresar seguridad, comprensión y apoyo. Como también se debe motivar al pequeño a superarlo y a desarrollar el carácter empático.

Es clave, evitar decir que el niño es tímido, ya que si se consolida el concepto puede ser perjudicial. Asimismo, no se debe rezongar al niño por no hablar, puede que el niño esté buscando llamar la atención.

Ser sobreprotectores tampoco ayuda, hay que fomentar la autonomía. Y en cuanto rompa una barrera es bueno premiarlos o felicitarlos.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...