Fútbol > LA APUESTA A LA CANTERA

¿Cómo trabaja Peñarol con sus futbolistas juveniles en tiempos de encierro?

Las seis divisionales cuentan con 170 jugadores, 48 que viven en la casita de Peñarol en la que también estudian y el presupuesto mensual es de US$ 100.000, dijo el presidente de formativas, Pablo Torres; por ahora están en seguro de paro como el plantel principal

Pablo Torres

Tiempo de lectura: -'

14 de abril de 2020 a las 05:01

Todo Peñarol está en seguro de paro debido a la pandemia mundial del coronavirus. Las divisiones formativas del club, obviamente, no están exentas de ello.

Su presidente, Pablo Torres, habló con Referí acerca de cómo se están haciendo los esfuerzos para mantener un seguimiento pormenorizado de cada uno de los 170 jugadores que componen la seis divisionales que tienen un presupuesto mensual de unos US$ 100.000.

“Desde el día 1 fuimos los pioneros. El sábado 14 de marzo de mañana, antes de que el gobierno anunciara las medidas o suspendiera las clases, nos reunimos con (el coordinador deportivo de las inferiores, Fernando) Curutchet y (el director deportivo, José) Brancato, dos médicos, Sebastián Roquero jefe de la parte deportiva, el Popi Claudio Flores (entrenador de arqueros de todas las divisionales) y el español Alex García. Ese es el grupo grande que toma las decisiones y decidimos que todos los gurises que estaban en la casita de Peñarol en Solymar, se volvieran al interior porque no podíamos tener un foco epidémico allí”, explicó Torres.

Y agregó: “También suspendimos los entrenamientos. Después lo hicieron casi enseguida los demás clubes”.

Cada profesor y cada técnico se encarga de su respectiva categoría.

“Se comunican tres veces por día mínimo con cada jugador. Todos los días les mandan una rutina de ejercicios para que realicen en esa jornada, un video para que el chico haga un análisis, y lo llaman después para preguntarle cómo les fue, qué comió, cómo se está alimentando y si todo está bien”, sostuvo el dirigente aurinegro.

Además de ellos, se suman el nutricionista y el psicólogo, quienes a diferencia de los anteriores profesionales, no tienen un trato diario, sino que realizan una comunicación semanal con todos, sobre todo, a aquellos a los que se controla por el peso con un mayor rigor.

Torres dice que “los gurises le mandan al nutricionista fotos del plato y la porción que se sirvieron para que él tenga bien claro qué comieron”.

Los futbolistas envían a su vez todos los días el video del entrenamiento que hicieron. Los técnicos le mandan videos con jugadas del año pasado o de este año para analizar. Aprovechan mucho para analizar la cultura del juego. Los mismos jugadores regresan esos videos con las respuestas y a partir de esto, el club hará una especie de banco de datos para guardarlo en carpetas por categoría.

Este video, por ejemplo, lo envió Nahuel Herrera, zaguero de la sub 16, quien incluso fue capitán de la selección uruguaya sub 15.

“Se hace el seguimiento al chiquilín para mantenerlo activo. Tenemos claro que esto (de la cuarentena por la pandemia) va a durar hasta la segunda mitad del año, porque el fútbol es una de las cosas que no son necesarias para retomar las actividades, por más que nos encante. Es como los cines. El fútbol va a ser una de las últimas cosas que se va a retomar. Antes están la escuela, el liceo y otros trabajos. Esto va para largo y por eso, al jugador hay que mantenerlo activo, interesado, ocupado física, psicológica e intelectualmente”, añadió el presidente de las juveniles aurinegras.

La idea es proponer desafíos intelectuales con el tema de los videos de cómo le erraron en una jugada o qué debería haber hecho en determinada situación.

Seguimiento a los más necesitados

Otro de los temas que tiene activos a los responsables de las divisiones formativas aurinegras es darle un seguimiento, sobre todo, a los futbolistas que viven en la casita de Peñarol porque se fueron para su casa en el interior y están acostumbrados a otra cosa.

“Más que nada, a los que tienen 16 o 17 años. Hay que seguir esa realidad día a día porque en algunos hogares, el tema no es sencillo para ellos. Es una preocupación más y una ocupación más. Ahora en abril no se les paga viático porque están en el seguro. Ese viático no es algo significativo, salvo en algunos casos, porque tenemos casos que por su realidad económica le dábamos un complemento. A esos muchachos les damos canastas para colaborar con su situación y con la de su casa más que nada. En mayo también lo vamos a hacer”, dijo Torres.

En este video se puede apreciar cómo entrena Braulio Guisolfo, de la Cuarta división aurinegra.

Peñarol hizo un relevamiento a fines de marzo y hay cierta cantidad de hogares complicados porque habían enviado a seguro de paro a los padres de algunos juveniles, entonces para allí fueron las canastas. En abril quizás sea más complicado el tema económico en otras casas.

El dirigente indicó: “Entregamos unas 10 canastas que son distintas a esas que se donan normalmente que traen cosas básicas. Estas son de 25 kilos cada una, es un equivalente a cinco o seis canastas de esas otras. Allí ponemos tres kilos de arroz, tres de polenta, muchos paquetes de fideos, leche en polvo, productos de limpieza. En algunos casos puntuales les ponemos frutas y verduras extra. Allí llegan a los 40 kilos aproximadamente. Estas canastas, a las familias le duran un mes. En mayo vamos a entregar 30”.

“Hemos recibido mensajes divinos de agradecimiento, porque todos entienden que nosotros no tenemos obligación ninguna, que esto es un gesto solidario. La gente lo recibe como tal y lo agradece. Los que son del interior, se las mandamos por encomienda y las de Montevideo, las repartimos”, añadió.

A algunos futbolistas más necesitados económicamente, ya los estaban ayudando antes. Había jugadores de Montevideo que iban a comer a la casita de Peñarol en Solymar para alimentarse bien. A otros se les daba de $ 5.000 a $ 10.000 para ayudar en la casa, pero ahora no se les está dando por todo esta pandemia.

“La casita de Peñarol es un lugar en el que antes funcionaba el colegio Frank Henderson, alquilamos y recibe a 48 jugadores de las formativas del club. Ellos reciben las cuatro comidas, descansan, estudian y viven allí. Les pedimos el carné a los chiquilines, le ponemos profesores particulares para ayudarlos. Tenemos con un convenio con la Fundación Sofía por los profesores particulares. La idea era que este año fueran a la casita, pero justo empezó esta cuarentena”, explicó.

Torres es profesor de matemáticas y fue varias veces a darles clase de forma honoraria para darles una mano.

A su vez, los profesores hablan con el psicólogo cuando les envían videos a los futbolistas. “Mandale videos en los que él anduvo mal”, le pide el psicólogo para que lo haga con determinados jugadores. A otros que son más tímidos o tienen problemas de valoración propia, se les envían otras cosas. Esos temas lo han trabajado muchísimo en conjunto.

En las formativas aurinegras son 170 futbolistas en todas las divisionales y en captación hay unos 400 más. A los sub 13 y sub 12 se les hace un seguimiento un poco más laxo, a los demás, por ahora no.

Los padres muchas veces juegan un papel inversamente proporcional al que esperan de sus hijos en la cancha, con exigencias desmedidas.

“Siempre son complicados. Cuando llega el momento, hasta el padre más bueno del mundo es complicado. Todos quieren que su hijo juegue. El papá del chico que es suplente, porque su hijo no está feliz, no es que esté disconforme conmigo ni con el técnico. Está disconforme con la situación, y además tienen una suerte de frustración porque esos padres no pueden hacer mucho para que jueguen. Dependen de los entrenadores”, sostuvo el directivo mirasol.

El club tiene un grupo selectivo formado por 20 futbolistas de la Tercera, Cuarta y Quinta que entrenan de mañana y luego se suman a trabajar entremezclados. Esos jugadores son los que tienen proyección para llegar a Primera entre este año y el que viene.

Torres dice que con la pandemia “hay que replanificar todo”. Y agrega: “Por ejemplo, Facundo (Pellistri) estuvo en el selectivo hasta fines del año pasado. Incluso cuando estaba en Primera, lo hacíamos ir al selectivo. Ahora ya está consolidado en Primera. El hecho de debutar allí, no quiere decir que deje el selectivo. Lo seguimos trabajando hasta que lo terminamos de entregar y allí le deja el cupo libre para subir a otro. Allí se trabaja más o menos con uno o dos jugadores por puesto”.

Juveniles en cifras
100.000 dólares es el presupuesto mensual de todas las juveniles de Peñarol.

48 futbolistas del interior viven en la casita de Peñarol en Solymar.

25 kilos pesan las canastas que enviaron en abril a los hogares con menos recursos y en algunos casos llegan a 40 kilos porque les agregan frutas y verduras.

170 jugadores tienen las inferiores de Peñarol desde la Tercera a la Séptima

400 futbolistas más tiene el club en la captación.

Los técnicos de las juveniles de Peñarol

Tercera: Raúl Salazar.

Cuarta: Álvaro Presa.

Quinta: Adrián Colombo.

Sub 16: Leonardo Peirano.

Sexta: Serafín García.

Séptima: Carlos Umpiérrez.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...