Nacional > Justicia

El giro del AUFGate y las preguntas pendientes para Del Campo, Palma y Ríos

Una de las interrogantes es por qué Del Campo le pidió a Palma que hablara con Alcántara para decirle que no se iba a olvidar de él

Tiempo de lectura: -'

02 de septiembre de 2018 a las 10:48

Las citaciones como indagados del dirigente José Luis Palma y del periodista Julio Ríos significan un nuevo giro en la historia del AUFGate que se centra sobre la principal hipótesis que investiga la Justicia: ¿hubo un delito de violencia privada o de extorsión sobre Wilmar Valdez para que se bajara de la presidencia? Y en ese caso: ¿de quién fue y a cambio de qué?

Pregunta N°1: ¿Ríos coaccionó a Valdez a cambio de dos entrevistas?

Para responder a esa pregunta será clave para la Justicia saber si lo que dice el exvicepresidente de la AUF Edgar Welker es real.  El dirigente dijo que, en la reunión del jueves 26 de julio en la que el candidato Arturo Del Campo y Ríos le dijeron a Valdez que tenían audios comprometedores de él vinculados a supuestos pedidos de coimas, Ríos le planteó no hacerlos públicos a cambio de dos entrevistas exclusivas: una en el programa Punto Penal y otra al día siguiente en su programa de radio Las Voces del Fútbol.

Lea también: Fiscal descubrió que Palma omitió información cuando declaró como testigo

Efectivamente, en un principio, Valdez sólo habló en esos dos programas. Incluso, en Punto Penal hizo el anuncio público de que se bajaba de la presidencia antes de comunicárselo a sus compañeros de Ejecutivo, a quienes les habló el domingo de noche.

En ese momento dijo que no se bajaba por la existencia de audios -de los que ya se hablaba pero aún no se conocían- sino que lo hacía por motivos personales, pero sí reconoció que “en el fragor de la batalla” había dicho cosas de las que se arrepentía sobre el gobierno, en referencia a la acusación de que había corrupción del Ministerio del Interior en la compra del sistema de identificación facial.

También dijo eso en su primera declaración ante la Justicia, pero luego le hizo una denuncia a Alcántara por “presiones” y dijo que sus primeras declaraciones habían sido en estado de shock. Allí sí mencionó a los audios como la causa de su renuncia.

El elemento de las declaraciones públicas de Welker agrega el interrogante de si hubo un segundo elemento para asegurar la extorsión: dar la entrevista a Ríos para que los audios no se hicieran públicos.

Ríos fue el único que públicamente habló del tema. “Una parte importante de esta historia es que voy a hablar con Valdez porque me lo recomendó mi abogado. Más cristalino, más derecho imposible. Si Alcántara me hubiese llamado a mí o yo lo hubiese llamado a él podría ser el ideólogo, pero me cae de arriba. Y con la edad que tengo ya no me subo a un palo enjabonado. Y como no soy muy inteligente consulto a un abogado. Porque sabía que era jodido", dijo en su programa radial.

Welker, por su parte, sostuvo a El Observador que sigue "esperando" a que la Fiscalía lo cite como testigo, y que sus declaraciones fueron en base a los comentarios de Valdez sobre su renuncia. Respecto a la participación de Ríos en ese proceso, fue contundente: aseguró que mantiene "de la A a la Z" lo que dijo el lunes pasado. En esa entrevista, resumió la visión que tiene el expresidente de la AUF como víctima de una presunta extorsión: "El autor intelectual sin dudas había sido el periodista", contó que le dijo Valdez.

Pregunta N°2: ¿por qué Del Campo le manda a decir Alcántara que no se va a olvidar de él?

En un audio desconocido hasta ahora, publicado el miércoles por Montevideo Portal, el presidente de Liverpool José Luis Palma llamó a Alcántara el 2 de agosto, el día que el lobbista iba a declarar por primera vez ante la Fiscalía, y le dijo: “Me llamó Arturo (Del Campo) preocupado. No le tiene miedo a la parte judicial sino a las declaraciones públicas a los medios afuera del juzgado. Me pidió que le dijera que él no se va a olvidar de usted”.

Palma había escuchado los audios que comprometían a Valdez por intermedio de Del Campo, con quien tiene una relación de amistad y a quien apoyaba para la presidencia de la AUF. Según la versión de Del Campo, luego de consultarlo con abogados y de que le dijeran que no había ningún delito, decidió abrirse del tema, se los presentó a Valdez por una cuestión de transparencia, y le dijo a Alcántara que siguiera el tema con Palma, quien sí seguía interesado en el asunto.

Sobre lo que aún no hay luz es por qué Del Campo, quien supuestamente había cortado el diálogo con Alcántara molesto porque lo había puesto en un compromiso al enviarle los audios, le mandó decir a Palma que no se iba a olvidar de él. Más aún, se deberá establecer a qué alude la palabra “olvidarse” que Palma dijo supuestamente enviado por Del Campo.

Comentarios