Fútbol > EL ANÁLISIS

Regularidad y resultados: Nacional tiene lo que todos quieren, y le sobró el clásico

Giordano tiene la fórmula: sabe jugar sin su goleador, prueba con cambios de sistema, y si no resulta, cambia otra vez, vuelve a ajustar, hasta que gana; así los mira a todos de lejos 

Tiempo de lectura: -'

29 de noviembre de 2020 a las 23:01

Clasificó a la final del Intermedio cuando aún tiene un partido más para jugar, porque les sacó cinco puntos a los segundos (River Plate y Fénix) en seis fechas. Para los que ven el fútbol solo en tono de la rivalidad eterna, se distanció a nueve de Peñarol en seis encuentros de este segundo torneo de la temporada. Está a medio camino de avanzar entre los ocho mejores de la Copa Libertadores, en la serie que el miércoles resolverá ante Independiente del Valle en el Gran Parque Central. Jugó ante Boston River sin cinco titulares (suspendidos o en sanidad), y resolvió en la cancha con dificultad, pero firmó su duodécimo triunfo en la temporada, en 21 partidos.

El técnico Jorge Giordano está consiguiendo con Nacional lo que todos quieren: regularidad y resultado, que lo alejan en solitario al frente de todas las tablas, la Anual y la del Intermedio, y lo mantienen, despegado, como el mejor equipo del torneo.

Esta vez, el entrenador interino (así lo dispuso la directiva hasta el final del Intermedio, aunque por lo expuesto es el candidato para quedarse) mostró su capacidad para resolver en la adversidad.

Con cinco bajas, Matías Laborda (suspendido), Ayrton Cougo (suspendido), Guzmán Corujo (lesionado), Gabriel Neves (con covid-19) y Gonzalo Bergessio (suspendido), este domingo ante Boston River en el Estadio Centenario eligió recorrer un camino diferente. Jugar con línea de tres. Todo un desafío para cualquier equipo, por el tiempo que exige sistematizar el funcionamiento de ese dibujo táctico.

Boston River, último en la Tabla Anual (a 26 de los tricolores en 63 puntos disputados) y en posición de descenso, le ofreció al entrenador tricolor margen para probar y arriesgar.

Así lo hizo. Con línea de tres (Vinicius, Orihuela y Oliveros en el fondo), y con los tres volantes juveniles del club (Trasante, Martínez, González) salió a jugar el partido. Como no rindieron en la medida que el entrenador esperaba en el primer tiempo, el segundo tiempo se los dio a quienes recorren en el fútbol con otra madurez, Carballo y Rafa García, y el juvenil Trezza, titular indiscutido en la formación tricolor. Con estas modificaciones, el entrenador cambio el rumbo del juego y asumió otro protagonismo.

Y como cualquier conquista necesita de la cuota de fortuna, la lesión de Vecino a los 69 minutos le abrió la posibilidad de ingresar a Emiliano Villar, el delantero coloniense que en el final del partido anotó el gol del triunfo con un remate desde la medialuna.

El penal que el árbitro Burgos no pitó a los 20 minutos, las atajadas de Rochet, la solidez defensiva que le da Orihuela y la confianza que tiene Nacional se transforman en los adornos del árbol de los éxitos de un Nacional que recorre el torneo local con un nivel futbolístico que lo hace diferente al resto, y que incluso le permite pelear a nivel internacional en lugares en los que suele quedar fuera.

Este partido de los tricolores ante Boston River tampoco fue la mejor expresión futbolística de Nacional. Jugando así no puede ser campeón. Estuvo lejos de lo que debe dar este equipo en el punto más alto de concentración y rendimiento con todos sus titulares, pero el triunfo de este domingo es la expresión más auténtica de la regularidad. Es eso. Regularidad, un aspecto determinante en el funcionamiento de cualquier equipo.

Después de un gran partido en Copa Libertadores (el empate en Quito ante Independiente del Valle), a cuatro días de definir la clasificación entre los ocho mejores de América en Montevideo y sin medio equipo titular, las opciones de ganar se reducen. Sin embargo, Nacional mantuvo el promedio y sumó otros tres puntos. Entonces, cuando al pasar raya -y aunque le haya costado hasta el final encontrar el gol del triunfo- consigue el resultado, la ecuación resulta perfecta.

Regularidad y resultado, que en este caso se combina con la clasificación a la final del Intermedio por adelantado (todavía le queda jugar el clásico con Peñarol por la fecha siete de la serie B), hacen que este equipo de Giordano tenga la fórmula perfecta.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...