Motor > AUTOMOVILISMO

Santiago Urrutia tiene un nuevo hobby: colecciona “Obeliscos”

El talentoso piloto uruguayo demostró su fortaleza anímica para sobrellevar un duro momento familiar y sacar lo mejor de sí para contribuir al resultado alcanzado por Toyota Gazoo Racing Argentina

Tiempo de lectura: -'

12 de noviembre de 2019 a las 10:13

Era una semana difícil para Santiago Urrutia. La vida le había asestado un golpe bajo, con el fallecimiento de “Panchito”, primo y compinche en esto de la pasión por la velocidad, por los fierros.

Por esa razón, allí estuvo en el autódromo de Buenos Aires toda la familia de Santiago. Sabían, y quienes están en su círculo íntimo lo presagiaban, que en algún momento el joven talento del automovilismo uruguayo iba a flaquear pese a ese indomable espíritu positivo.

Sucedió. Más allá de alguna manifestación esporádica, Urrutia no pudo contener más esa angustia y tras la resonante carrera que protagonizaron junto a Matías Rossi, su voz se entrecortó, se soltaron algunas lágrimas y su rostro reflejó lo que realmente sentía en ese momento. Fue delante de todos, en plena conferencia de prensa, cuando finalmente se quebró y allí mismo luego le preguntaron a qué hacía referencia Urrutia cuando mencionó “el duro momento familiar”.

En ese momento soltó definitivamente esa angustia que lo tuvo a mal traer toda la semana.

Tal vez, de alguna manera, el podio de Santiago sirvió para aliviar en parte ese intenso dolor en el pecho, en el alma.

Fue una semana dura para Urrutia y por eso, el éxito final debe dimensionarse en unos días previos donde concentrarse en el objetivo –fiel a su profesionalismo- fue casi, casi, una quimera. 

Tuvo a su alrededor un equipo extremadamente sensible y eso le ayudó a disimular la situación. El Toyota Gazoo Racing Argentina del SuperTC2000 lo apañó siempre y allí seguramente encontró Santiago algunas respuestas que estaba necesitando.

Debió asumir además la responsabilidad de largar la competencia de los 200 Kilómetros de Buenos Aires y además, entregarle el Toyota Corolla al líder del campeonato –Matías Rossi- en óptimas condiciones para el remate de la carrera.

Todos los objetivos se cumplieron y contra “viento y marea”, Urrutia sacó adelante la carrera pese a no largar bien e incluso, se atrevió en un mano a mano formidable con el gran campeón Facundo Ardusso para sorprenderlo en pleno curvón por el lado interno.

Ha sido este tercer podio consecutivo en la carrera más importante del año del automovilismo argentino, la muestra más fiel, más objetiva, más leal, respecto a lo que es capaz de realizar bajo las extremas condiciones de su alma.

Es decir, la entereza de los grandes.

Mientras tanto y desde el punto de vista estadístico y atentos a que fue el único piloto foráneo presente (exceptuando a Mauricio Lambiris que convive con pilotos y autódromos de Argentina) en los 200 Kilómetros del SuperTC2000, Urrutia rompe la estadística cada vez que le dan una oportunidad. Pues bien, es el único “piloto invitado” de otra nacionalidad que ha logrado tres podios consecutivos pero con 100% de efectividad: tres carreras y tres podios.

Por si esto no alcanza para medir lo que ha logrado, los tres “Obeliscos” –trofeo instaurado por los organizadores- que ha conseguido, lo logró con tres pilotos distintos: Bernardo Llaver con 2017, Julián Santero en 2018 y este fin de semana con Rossi.

Y si vamos al caso, con la reforma técnico-reglamentaria que aplicó el SúperTC2000 este año, los tres “Obeliscos” conquistados por Santiago Urrutia fueron con tres autos diferentes: en 2017 con el Chevrolet Cruze, en 2018 con el Toyota Corolla V8 y ahora con el Toyota Corolla turbo.

Al fin y al cabo, Urrutia ha encontrado un nuevo hobby: coleccionar Obeliscos.

Mientras tanto y en busca de su futuro, en los próximos días viaja a China para mantener entrevistas y explorar su desembarco en el Campeonato Mundial de Turismo (WTCR) en 2020.

Tras los 200 Kilómetros de Buenos Aires del SuperTC2000 coronados con el tercer escalón del podio como invitado de Matías Rossi, el piloto oriundo de Miguelete, Colonia, dijo lo siguiente: “Hicimos un cambio de piloto muy rápido y una buena estrategia para que Matías Rossi pudiera aprovechar la goma en la segunda parte de la carrera. Lamentablemente no pude largar bien, casi se me para el auto. Después sólo traté de mantener el nivel del auto y poder entregárselo bien a Matías. Estoy muy agradecido a Rossi por todo lo que me enseñó durante el fin de semana. Compartir el podio con los mejores pilotos de la Argentina, a quienes admiro mucho, es impagable. Para mí fue una semana muy difícil, perdí un familiar muy cercano el domingo pasado y fue muy duro. Me sentí muy apoyado por todo Toyota. Terminar en el podio fue el cierre perfecto. Deseo que Matías salga campeón este año”.

El trabajo de Urrutia sirvió y el remate de la carrera de Rossi, fue todo un poema. Objetivo cumplido: Matías Rossi salió de Buenos Aires como líder del campeonato del STC2000 con 5 unidades de ventaja a falta de dos carreras, en tanto, Toyota como equipo consolidó la primera posición al frente del certamen para equipos.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...