Estilo de vida > SOBREPOBLACIÓN

Sobrepoblación, malos hábitos y la "vida difícil" que se espera para 2050

Alistari Currie, activista y vocero de Population Matters –ONG que aboga porque las familias tengan menos hijos– advierte sobre los riesgos del crecimiento de población mundial

Tiempo de lectura: -'

17 de septiembre de 2020 a las 05:02

En 1800 la población mundial alcanzó los mil millones de habitantes. Poco más de 200 años después, esa cifra está por llegar a los ocho mil millones. El crecimiento poblacional se aceleró a pasos agigantados en los últimos 200 años y las últimas proyecciones de las Naciones Unidas no son nada alentadoras al respecto. Para 2050 se estima que unos 9.7 mil millones de personas habitarán el planeta Tierra, y en 2100, serán unos 10.9 mil millones.

En tres décadas “la vida será más difícil para todos, excepto para los más ricos”. La advertencia es de Alistair Currie, el director de comunicación de la ONG británica Population Matters. Esta organización trabaja activamente desde 1991 investigando y visibilizando la problemática de la sobrepoblación, a la vez de concientizar sobre la necesidad de reducir los consumos y la cantidad de hijos por familia.

“Hay una gran resistencia a hablar de ello y una gran cantidad de malentendidos sobre lo que queremos. No se trata de ‘controlar’ a las personas ni de odiar a la humanidad, sino de empoderarlas para que tomen libremente decisiones, proporcionándoles la información y los recursos que necesitan para hacerlo”, explica Currie. En dialogo con El Observador, el activista alertó sobre las posibles consecuencias de la sobrepoblación, en un planeta que en 30 años podría quedarse sin recursos. Pero no todo está perdido. Hay ciertas acciones que se pueden asumir a nivel de los Estados y las familias para atajar los efectos nocivos de esta problemática.

¿A qué se debe el fenómeno actual de la sobrepoblación? ¿Qué zonas del mundo se ven más perjudicadas con esta problemática?

La superpoblación no se trata solo de la cantidad de personas. También puede ser un problema relacionado a cómo vivimos. Generalmente, el crecimiento de la población es mayor donde las personas son más pobres, especialmente en el África subsahariana. La sobrepoblación atrapa a las personas en la pobreza, creando un círculo vicioso en el que las personas no pueden escapar de las circunstancias que conducen a familias numerosas. En este momento, el impacto ambiental de los más pobres es insignificante, pero si se vuelven más ricos, su impacto aumentará. Mientras tanto, en los países donde ya somos ricos, nuestros números aumentan los impactos en la Tierra. Un habitante del Reino Unido, por ejemplo, es responsable de unas 50 emisiones de carbono de alguien en Níger. Eso significa que, de ser menos de nosotros aquí (Reino Unido), habría un mayor efecto beneficioso.

¿El problema, entonces, es la cantidad de habitantes en la Tierra o el estilo de vida que llevan los seres humanos?

¡Son ambos! Si redujéramos nuestro consumo medio, el planeta podría tolerar a más personas, pero debemos recordar que es fundamental que cientos de millones de personas que actualmente viven en la pobreza aumenten su consumo para que puedan tener una calidad de vida digna, y eso significa una reducción aún mayor en el consumo para el resto de nosotros. Una mayor eficiencia tecnológica ha tenido algunos beneficios en algunas áreas, pero la verdad es que lograr que las personas acepten un nivel de consumo más bajo y un estilo de vida menos cómodo es extremadamente difícil. Sin embargo, como hemos visto, las cosas que ayudan a reducir el crecimiento de la población mejoran la vida de las personas.

¿Hay países más responsables que otros?

No sería útil "culpar" a países o individuos. El crecimiento de la población suele estar impulsado por la falta de opciones y oportunidades.  Las naciones más privilegiadas tienen que aceptar alguna responsabilidad por las desventajas que otras sufren, y proporcionar ayuda y términos de intercambio más justos que les brinden la oportunidad de desarrollarse económicamente.

¿De qué forma la sobrepoblación alimenta la crisis ecológica?

Todos nuestros problemas ambientales están impulsados ​​principalmente por nuestro consumo: de tierra, agua, alimentos, recursos, bienes materiales, entre otras. Cuantos más somos, más consumimos y más contaminantes y gases de efecto invernadero producimos. Por supuesto, necesitamos reducir el consumo per cápita y tomar muchas otras acciones, pero reducir el número de consumidores es una forma vital de reducir nuestro impacto general. El principal motivo de la pérdida de biodiversidad es la pérdida de hábitat, cuya principal causa es la agricultura. Todos necesitamos comida. Pero si reducimos la demanda de alimentos, aliviamos esa presión y los demás cambios que debemos hacer tienen un mayor efecto. Como ha dicho nuestro patrocinador, Sir David Attemborough, "no hay problema medioambiental que no sea más fácil de resolver con menos gente".

¿Qué se debería hacer a nivel de los gobiernos y las familias para abordar este fenómeno?

Es importante tener en cuenta que incluso cuando hay reducciones sustanciales en el tamaño de las familias, se necesita una generación o más para que eso tenga un efecto significativo en la población. No se trata solo del número de niños por familia, sino de cuántas familias hay. Y el alto crecimiento de la población actual supone que hay muchas personas en todo el mundo entrando en la edad fértil en este momento. Eso significa que debemos actuar ahora para que las generaciones futuras no enfrenten desafíos ambientales todavía mayores. Afortunadamente, las acciones que se necesitan son positivas: eliminar la pobreza, empoderar a las mujeres, garantizar que todos puedan acceder a una educación de calidad, utilizar la planificación familiar moderna y alentar positivamente la elección de tener familias más pequeñas. Eso hace que los países ricos tengan la responsabilidad de ayudar a los más pobres a lograrlo.

Los gobiernos deben actuar, pero esencialmente la trayectoria futura del crecimiento de la población depende de las decisiones que tomemos como individuos. La opción de tener menos hijos o ninguno puede beneficiar a los niños que tenemos, quienes tendrán que vivir en el mundo que estamos creando.

¿De qué forma puede incidir en la sobrepoblación el empoderamiento de las mujeres?

Es crucial. Donde las mujeres carecen de poder, las familias son más numerosas. Cuando las mujeres tienen un acceso particular a la educación y pueden elegir cuando ser madres y cuántos hijos tener, casi siempre tienen menos. El acceso a la planificación familiar moderna es fundamental y, en particular, las mujeres deben estar libres de presiones de sus parejas, familias y de la sociedad. No se puede tener justicia de género sin justicia reproductiva.

La ONU proyecta que para 2050 habrá 9.7 mil millones de habitantes, ¿cómo será la vida de esas personas?

Será más difícil para todos, excepto para los más ricos. Para los más pobres y vulnerables en este momento – que viven demasiado vulnerables a los desastres climáticos y ni siquiera pueden satisfacer sus necesidades de alimentos y agua–, la vida podría volverse imposible. Dado que la acción demográfica tarda mucho en surtir efecto, llegar a los 9.000 millones es casi inevitable, lo que significa que necesitamos una acción demográfica positiva ahora para evitar un crecimiento aún mayor y debemos tomar medidas ambientales. Las acciones esenciales son: eliminar gradualmente los combustibles fósiles, cambiar nuestras dietas, combatir la contaminación, invertir en tecnologías limpias y reducir nuestro consumo. Si hacemos eso, podemos mejorar.

¿La pandemia del coivd-19 podría incidir sobre la problemática poblacional?

Las ciudades pueden ser más respetuosas con el medio ambiente que las áreas rurales, y las personas en las ciudades también tienden a tener familias más pequeñas. Sin embargo, la pandemia nos recordó que una mayor densidad de población conlleva riesgos. Creo que en términos de población, el riesgo clave es que la pandemia tendrá un efecto negativo en el progreso, desviando dinero de los servicios de empoderamiento de la mujer y planificación familiar para el tratamiento del virus. Con los bloqueos que afectan el progreso para salir de la pobreza y los presupuestos gubernamentales en todas partes, la crisis podría exacerbar ciertos impulsores del crecimiento de la población.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...