Economía y Empresas > SEGUNDO TRIMESTRE 2019

Tras ratificarse el estancamiento del PIB: ¿qué esperan los privados para el resto del año?

La economía uruguaya mantuvo sus grandes motores apagados y apenas logró crecer 0,1% interanual en abril-junio 

Tiempo de lectura: -'

18 de septiembre de 2019 a las 05:02

Por Federico Comesaña y Andrés Oyhenard

El segundo trimestre del año no trajo sorpresas en los grandes números de la economía uruguaya. La actividad siguió estancada, con sus principales motores apagados, mientras que los analistas privados mantuvieron sus previsiones de un crecimiento magro para este año ya con la primer semestre jugado. 

Si bien la economía esquivó la recesión, van cinco trimestres consecutivos donde un magro crecimiento –menor a 1%– se alterna con caídas de igual magnitud. 

Los datos de Cuentas Nacionales divulgados este martes por el Banco Central (BCU) mostraron un crecimiento de apenas 0,3% en el segundo trimestre del año respecto al primer tramo del año –una vez depurado el componente estacional de su evolución–. De esta manera, si se compara con igual período del año pasado, el crecimiento fue de 0,1%.Los datos mantienen la tendencia al estancamiento que la economía muestra desde el primer tercio del año pasado.

 

Si se considera la actividad acumulada en los últimos 12 meses relevados y se los compara con el año móvil finalizado en junio de 2018, el crecimiento fue de 0,5%, el más bajo desde 2016, cuando la economía uruguaya salió de una breve y moderada recesión.Desde la perspectiva del gasto –el destino de la riqueza generada por la economía en el período–, dos de los principales motores del crecimiento continúan apagados: el consumo y la inversión; compensados por un repunte de las exportaciones, en particular las de origen agrícola.

Con un retroceso de 0,1% en relación al segundo cuarto del año pasado, el consumo de los hogares acumula tres trimestres consecutivos en caída, aunque ha ido moderando su ritmo de retroceso –la caída del primer trimestre fue de 0,4% y de 0,5% en el último tramo de 2018–.

Por su parte, la inversión cayó 4,1% en el segundo trimestre, con una retracción de 1% en el sector privado –donde ya acumula 12 trimestres sin crecer– y con un descenso de 15,9% en el sector público. Esta última caída se debe a que la comparación se realiza contra un trimestre –el segundo del año pasado– de alta inversión pública, en particular por la incorporación de una draga de la ANP. 

Las exportaciones, por su parte, aumentaron 3,5%, en particular por una buena zafra de soja y trigo, como también un aumento de las exportaciones del sector de la madera, en comparación con el año pasado.

Eso mismo explicó, desde la perspectiva de los sectores de actividad, un leve crecimiento del agro (0,9%), debido a que el empuje agrícola se vio compensado parcialmente por un menor volumen de actividad ganadera. En tanto, la industria cayó 1,9% en su tercer trimestre consecutivo a la baja y la construcción –que ya encadena 10 trimestres sin crecer– retrocedió 4,7%. Por su parte, el comercio cayó 2,6% por cuarto trimestre. Compensaron, además del agro, el crecimiento de dos sectores con un importante peso del Estado: suministro de electricidad, gas y agua (3,5%) y transporte, almacenamiento y comunicaciones (5,5%).

La foto es la misma

Para los analistas privados el dato no fue ninguna sorpresa y aportó poco de novedoso pensando en ajuste de proyecciones o cambio de tendencia en la actividad de los principales sectores de la economía doméstica a corto plazo. 

Para el gerente del área económica de CPA Ferrere Santiago Rego “la foto” del PIB del segundo trimestre fue prácticamente “la misma” que la que se viene observando hace cinco tercios consecutivos donde la actividad se muestra “estancada”.

“La economía no crece, aunque no estamos en recesión y sobreviviendo en una región turbulenta que no es menor”, restcató el analista. 

En la misma línea, el economista Aldo Lema de Vixion Consultores posteó en su cuenta de Twitter que el PIB del segundo trimestre “confirmó que la economía uruguaya sigue estancada” y mantuvo su previsión de un crecimiento de entre 0% y 0,5% para 2019. 

La coordinadora del Área de Coyuntura del Instituto de Economía de la Udelar, Gabriela Mordecki, señaló que quizás por el contexto regional y global “se podían esperar sorpresas negativas” para el PIB, pero el dato trimestral “no dice mucho a lo que ya se venía observando” en los períodos anteriores. El instituto mantiene incambiada su previsión con un modesto crecimiento de 0,2%-0,3% para la actividad este año, y “algo más de dinamismo” para 2020 pensando en el derrame de las obras de UPM, apuntó Mordecki. 

Rego dijo que durante el segundo trimestre el clima jugó un papel favorable para una mayor producción agrícola y también para la generación de energía eléctrica. Añadió que el dinamismo del sector comunicaciones y transporte tampoco es ninguna novedad. 

Sin embargo, la contracara fue el declive de otros sectores como la industria, el comercio por el freno del gasto privado, la construcción o la propia actividad de hoteles por la menor afluencia y gasto de los turistas argentinos que arribó a Uruguay en el trimestre abril-junio. 

Por el lado de la inversión (que cayó), Rego consideró que puede rescatarse un pasaje del comunicado del BCU que sostiene ese descenso fue contrarrestado parcialmente por el crecimiento en maquinaria y equipos. “Eso podría dar una señal tenue de una posible reactivación a futuro”, consideró Rego. 

Por ahora, en línea con el gobierno, CPA mantiene su proyección de crecimiento de 0,7% para el PIB en 2019 “como escenario base”. La consultora proyecta un repunte de la construcción para el último trimestre del año por una mayor ejecución de obras de infraestructura (incluido el Ferrocarril Central). Como factor negativo se considera algún shock puntual más adverso de parte de Argentina, explicó Rego. 

Finalmente, el director de Cibils Soto Consultores, Marcos Soto, destacó la incidencia positiva en 1 punto sobre la actividad que mostraron las exportaciones con su crecimiento del 3,5% trimestral. “Esto demuestra la importancia del sector externo para la marcha la economía”, afirmó. Sin embargo, se mostró preocupado por la reducción en las exportaciones de los servicios por un menor gasto promedio de los turistas argentinos, porque “todavía no está 100% corregido” el derrame de la crisis que atraviesa el vecino país.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...