Nacional > ZONA FRANCA

Una tabacalera china hace dos años fabrica en silencio cigarrillos en Florida

Opera en la zona franca y según el sindicato pagan un tercio del laudo del sector y el Ministerio de Trabajo realizó una inspección para controlarla

Tiempo de lectura: -'

12 de octubre de 2018 a las 05:03

Por Natalia Roba y Gonzalo Ferreira

La industria local y los sindicatos. El gobierno nacional y el departamental. Sus competidores y algunos de los que los tienen que controlar. Todos los actores vinculados al tabaco quedaron sorprendidos cuando hace unos pocos días salió a la luz que desde hace dos años una empresa china registrada como Maregroup SA produce cigarrillos de marcas muy famosas en ese país en la zona franca de Florida.

Una denuncia que llegó al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) por presunto incumplimiento de las pautas salariales y de normas de seguridad e higiene fue lo que encendió la alerta. El ministerio realizó una inspección el 3 de octubre, cuyos resultados están siendo evaluados, confirmó a El Observador el inspector de Trabajo, Gerardo Rey.

Luis Calachi, único dueño de Zona Franca de Florida, dijo a El Observador que no estaba enterado de que el Ministerio de Trabajo hubiera realizado una inspección y que eso le causaba “dolor” porque “si hay un hecho anómalo” quiere saberlo. De todos modos, afirmó que si una de las 300 empresas que operan en la zona franca incumple normas laborales “eso no lo sabe el dueño francamente”. “Si eso ocurriera no es de mi incumbencia”, agregó y remató: “Si hubo una inspección y está mal, los matarán y que se jodan”.

La empresa cuenta con 98 trabajadores, de los cuales nueve son chinos. Luego de la inspección Maregroup fue intimada a demostrar en las próximas horas los permisos de trabajo de los extranjeros y los sueldos que paga a los empleados. El Sindicato Autónomo Tabacalero afirma que la empresa china paga un tercio de lo que debería según las pautas de los consejos de salario. “Las condiciones ambientales no pudimos chequearlas porque las máquinas estaban paradas”, dijo Rey.

Pero la existencia de una fábrica de cigarrillos impacta en varios ámbitos además del laboral: hay cuestiones de salud pública y hasta de eventuales implicaciones en contrabando o falsificación que se deben controlar. Y el hecho de que la producción sea en una Zona Franca, aumenta los riesgos, según los expertos.

De hecho, una delegación del gobierno que participó esta semana en Ginebra de la octava Conferencia de las Partes (COP 8) de tabaco, patrocinada por la Organización Mundial de la Salud, planteó su preocupación por la instalación de industrias tabacaleras en otras zonas francas del continente. Nada sabían de la existencia de una industria de este tipo en una zona franca de Uruguay.

La primera alerta que tuvo el sindicato fue por temor a que la fábrica de Florida estuviese produciendo cigarrillos de contrabando para el mercado local. Se calcula que el 35% de los cigarrillos que consumen los uruguayos son de contrabando. El precio es mucho más barato, se consigue muchas veces en los mismos lugares que el cigarrillo legal y el margen para el empresario que lo fabrica es mucho mayor porque no paga impuestos.

Eso en principio quedó descartado, porque las marcas que se hacen en la zona franca no se ven en el mercado ilegal uruguayo.

¿Por qué hay más riesgos de estas industrias en las zonas francas? Tanto en Uruguay como en el resto del mundo, la mayor parte del precio de un paquete de cigarrillos está pautada por los impuestos. En Uruguay representan entre el 70% y el 75% del precio (de los $ 140 pasos, $ 100 son impuestos).


Según el sindicato tabacalero en Florida se fabrican cigarrillos para las marcas Camellia y Yuxi. Ambas son grifas muy conocidas en el mercado chino. Camellia es producida en China por la Kumming Cigarrette Factory. Yuxi por Hongta Tobacco Group. Esta última marca está registrada por Hongta ante el Ministerio de Industria en Uruguay desde el año 2012.

Maregroup exporta desde la zona franca de Florida estos cigarrillos a Argentina y también al mercado asiático: en particular Indonesia y China.

La advertencia de EEUU
En el informe anual del año 2014 del Departamento de Comercio, Estados Unidos alertó que "a pesar de la reputación positiva de Uruguay de respetar los derechos de propiedad intelectual, ha habido un aumento en informes de falsificación y piratería en sus Zonas Francas (“FTZs”), incluida Florida Sur y Libertad". El informe del año siguiente quitó a Uruguay y a ambas zonas francas de esa lista negra. "El decreto de 2015 puso en funcionamiento la modernización de 2014 de las leyes aduaneras de Uruguay que hicieron que las zonas francas estén sujetas a controles aduaneros más estrictos. Este decreto otorga a los funcionarios la autoridad para controlar el flujo de bienes que entran y salen de las zonas francas, así como para emitir multas a los propietarios de productos falsificados. En reconocimiento de estos desarrollos, las zonas francas de Libertad y Florida Sur ya no se identifican como mercados notorios", dice el informe de 2015.

En los galpones de la zona franca de Florida hay tres máquinas funcionando.

Desde que Philip Morris cerró su planta en 2011, la única empresa que produce tabaco en territorio uruguayo es Monte Paz.

En lo que va del año la industria uruguaya exportó tabaco por US$ 26,7 millones de los cuales el 90,1% corresponde a Monte Paz.  El principal destino de las exportaciones uruguayas es Paraguay (74,9%), seguido de Aruba (7%) y Panamá (5,8%).

A su vez, Uruguay también importa tabaco. En lo que va del año el monto total de las importaciones es de US$ 15,8 millones. Los cuatro principales países de procedencia de las importaciones son: Argentina (23,4%), Grecia (21%), Brasil (18,6%), Italia (15,1%).

La queja
Carlos Caldas, presidente del Sindicato Autónomo Tabacalero, dijo a El Observador que “los trabajadores están siendo perjudicados porque no se les están respetando los salarios que corresponden a la negociación colectiva con la Cámara del Tabaco, a la cuál esta empresa no pertenece pero tendría que respetarlo igual porque es un convenio colectivo a nivel nacional”.
Según la denuncia, mientras los laudos son de sueldos nominales de 60 mil pesos, la empresa china paga sueldos de 20 mil pesos. “Por los datos que nos dio el MTSS ellos estarían recibiendo la tercera parte de los que les correspondería”, dijo Caldas.
Según dijo Rey, el inspector nacional de trabajo, por más que la empresa no haya participado de los consejos de salarios, igual está obligada a pagar el laudo
Además, las categorías no se ajustan a las del laudo salarial. Mientras que en la industria tabacalera existen 15 categorías, en esta empresa cuentan con cuatro categorías: peón, ayudante maquinista, chofer de autoelevadores y encargado. A su vez, sólo la categoría de peón reúne hasta seis categorías.
Caldas dijo que las condiciones de trabajo de la industria china “son bastante malas”. “Una planta de cigarrillos lleva mucho para instalarse. No es solo poner las máquinas, y ponerse a trabajar. Entonces sabemos que hay problemas de higiene, problemas con los baños, problemas de seguridad laboral. No tienen los implementos necesarios. Por ejemplo las orejeras para no perder la audición. Son máquinas muy ruidosas y se necesita protección auditiva. Y estuvieron dos años para darle solo a los que pidieron”.
Otra irregularidad que fue denunciada es que la industria rota el personal entre el trabajo de imprenta -que fabrica las cajillas de los cigarrillos- y producción de tabaco, lo cual está prohibido, según las normas laborales. Tampoco cuentan con los beneficios del sector: trabajan 48 horas semanales mientras que el resto trabaja 40 horas.
 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.