Copa Libertadores > NACIONAL

Zunino, la apuesta de Lasarte que disfruta Medina

El volante no pudo brindar al extécnico albo el diferencial que buscaba; ahora lo aprovecha el Cacique

Matías Zunino festeja el 1-0 de Nacional ante Wanderers

Tiempo de lectura: -'

22 de febrero de 2018 a las 15:40

Había razones de peso para que los dos dejaran el club. En el caso de Zunino, Nacional le ofreció un salario siete veces superior al que cobraba y le firmó un acuerdo por dos años y medio.

El mercado de pases de mediados de 2017 se calentó en los primeros días de agosto cuando Nacional le sacó a Defensor Sporting a Gonzalo Bueno y a Mathías Zunino. El delantero culminaba su vínculo con los violetas, y los albos lo tentaban para su regreso. El volante aún tenía seis meses más de contrato y una cláusula que le permitía rescindir, pagando una multa, pero los dirigentes fusionados entendieron que el acuerdo de palabra era para que pudiera salir al exterior y no que pasara a un equipo del mercado local.

A partir de eso, en medio de la tirantez del vínculo entre albos y violetas, Zunino pagó la rescisión de su contrato, dejó de entrenar con el plantel que estaba concentrado, realizaba la pretemporada en el interior y comenzó con trabajos físicos por su cuenta, mientras Defensor Sporting activaba todos los mecanismos legales para plantear la mayor cantidad de obstáculos posibles para demorar la llegada a Nacional. Tarde o temprano, Zunino sería tricolor, pero llegaría sin el nivel que le había brindado el equipo dirigido por Eduardo Acevedo, que se consagró campeón del Apertura.

Durante casi un mes entrenó solo, con el plan de trabajo que le diseñó el cuerpo técnico de Nacional, pero lejos de sus compañeros. En tanto, durante ese período, el expediente del volante recorría los caminos más largos dentro de las oficinas de la AUF. Defensor Sporting extendía los plazos hasta último momento. Finalmente, Zunino quedó habilitado para entrenar en Nacional previo a la cuarta fecha del Clausura y dos antes del clásico. A esa altura, el técnico Martín Lasarte, que había apostado por la calidad del volante para transformarlo en una pieza clave para octavos de final de la Libertadores y para ir por el Uruguayo, había quedado lejos de su aspiración y el volante estaba desenfocado.

Sufrió el conflicto de los árbitros, luego el del movimiento Más Unidos que Nunca, y entre tanto receso nunca pudo acomodarse en el equipo en la medida que Nacional lo necesitaba.

Aunque jugó 10 partidos a partir de octubre, el desgastante calendario no le permitió transformarse en el volante que Lasarte fue a buscar.

Seis meses después, en paz, sin los sobresaltos de entrenar solo, integrado al grupo, superada la adaptación y afianzado en el equipo, Zunino se transformó en la figura de este Nacional que lidera el Apertura y avanza en la Libertadores, y el técnico aprovecha la mejor versión del futbolista.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...