Una marcha pacífica y combativa: así fue la movilización por el Día de la Mujer

Miles se manifestaron en la avenida 18 de Julio; hubo incidentes en la iglesia del Cordón y en el Banco República
"Señor, señora, no sea indiferente: se mata a las mujeres en la cara de la gente". Las 15 cuadras que separan la plaza Cagancha de Arenal Grande estuvieron repletas de cantos, gritos y carteles durante más de tres horas. La marcha por el Día Internacional de la Mujer este jueves 8 de marzo volvió a llenar la avenida 18 de Julio y la consigna quedó clara: "Tocan a una, tocan a todas".

En los carteles que llevaban las mujeres había diferentes reclamos. Algunas pedían caminar con libertad en la calle, otras demandaban respeto y sororidad. Ese término –acuñado por el feminismo– busca la hermandad entre mujeres, ya que proviene de "soror", que significa hermana en latín. Las proclamas más radicales estaban en la cabecera de la marcha.

Así fue durante toda la manifestación. El grupo que abría la movilización fue el más radical y causó incidentes. "Pija violadora a la licuadora", gritaban. El resto de la marcha –que albergó a la inmensa mayoría– fue pacífica.
marcha nocturna
Entre los reclamos, había mujeres que pedían derogar el carné de salud para trabajar, porque cuestionan que el papanicolau o la mamografía sean obligatorios. A su vez, en otros carteles reclamaban que no se empiece con la vacunación en las escuelas, una iniciativa que el Ministerio de Salud Pública (MSP) busca reflotar este año.

Los cientos que comenzaron marchando se convirtieron rápidamente en decenas de miles. Había más mujeres que hombres, pero la presencia de los varones también se hacía notar. Algunos llevaban carteles y también iban vestidos de violeta, como había indicado la consigna pautada por la Intersocial Feminista Uruguaya, el colectivo que organizó la manifestación. "Marcho porque no nací de una zapallera", decía uno de los carteles.


Cientos miraban la manifestación desde los balcones. Algunos insultaban a los gritos, otros aplaudían en señal de apoyo. Tres mujeres mayores –también vestidas de violeta– arengaban desde arriba, hasta que una de las mujeres en la movilización las vio: "¡Aguante esas abuelas!", gritó. Enseguida, miles de personas empezaron a cantar una de las canciones que caracterizan la manifestación: "Somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar", decían. Las señoras, desde arriba, bailaban al compás.

El momento de complicidad duró poco, porque a los metros apareció un grupo que buscaba desafiar a las manifestantes. "Femenina sí, feminista no", decían los carteles que llevaban. Esas personas pertenecían al colectivo "Con mis hijos no te metas", que está en contra de la enseñanza de educación sexual en las escuelas.

La marcha no quedó callada y enseguida contestó: "Iglesia, basura, vos sos la dictadura". Desde la vereda, el grupo desafiante mantenía en alto sus carteles. En algunos casos, incluso había hombres llevando las proclamas.
Día Internacional de la Mujer marcha mujeres feminismo
Con el puño en alto, la movilización siguió el rumbo cantando. "Yo sabía que a los violadores los cuida la Policía", gritaban. También advertían: "Tiemblan los machistas, América Latina va a ser toda feminista".

Un grupo de mujeres disfrazadas de brujas violetas empezaron a empapelar la avenida 18 de Julio. Dejaban mensajes en quioscos, paradas de ómnibus y columnas. También empapelaron algunas vidrieras con dibujos y consignas. "No quiero ganar menos por ser mujer", decía una. Otra pedía terminar con la violencia de género.


También había carteles en los que se leía el nombre y la fecha en la que fue asesinada una mujer. La denuncia de los femicidios fue una constante durante toda la movilización: "Nos queremos libres", gritaban.

Los escasos incidentes empezaron cuando la manifestación llegó a la iglesia del Cordón. La marcha se detuvo frente al templo y un grupo de mujeres comenzó a tirar bombas de pintura contra el edificio. Un cura miraba desde atrás de las rejas, pero tuvo que correr a cerrar las puertas antes de que la pintura lo alcanzara. También hubo mujeres que tiraron bombas de humo y allí los cánticos fueron agresivos.

marcha mujeres
"Sturla, basura, vos sos la dictadura", gritaban algunas. Otras cantaban: "Saquen sus rosarios de nuestros ovarios. Saquen sus doctrinas de nuestras vaginas". La fachada de la iglesia quedó toda manchada, pero entre las mujeres que marchaban se escuchaba: "Vine porque quiero luchar por mis derechos, pero con esto no estoy de acuerdo".

Los incidentes quedaron atrás y siguieron los cantos, los bailes y el ruido. Al grupo que comandaba la marcha no le alcanzó con lo que pasó en la iglesia y a las pocas cuadras arremetió contra la sede del Banco República en la calle Magalles. Ahí también tiraron bombas de pintura roja y grafitearon los vidrios: "Que arda el capitalismo y el patriarcado", escribieron.


Casi dos horas después del comienzo, la movilización llegó a Arenal Grande. El grupo que comandó la marcha encendió un fuego con cajas de cartón y alcohol azul: "Somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar", gritaban de nuevo. Adentro de la hoguera quemaron cruces, carteles que decían machismo y patriarcado. El viento volaba las cenizas, que se esparcían por encima de la multitud.

Una mujer leyó una proclama y pidió igualdad de oportunidades. Mientras tanto, la movilización gritaba y aplaudía. La manifestación se cerró al grito de "Fuego al patriarcado", mientras un grupo de mujeres quemaba caretas con la imagen de Tabaré Vázquez.

Comentarios

Populares de la sección

Acerca del autor