19 de mayo 2024
11 de abril 2024 - 13:00hs

Cuando se trata de cuidar de nuestros perros, estar al tanto de su salud es fundamental. Sin embargo, no siempre es fácil interpretar las señales que nos envían, especialmente cuando algo no va bien. La fiebre en estos animales, a diferencia de los seres humanos, puede ser un indicador menos evidente, pero igualmente significativo de que algo anda mal.

Comprender los síntomas y saber cómo actuar ante ellos puede marcar la diferencia en la salud de nuestro perro. En este artículo, exploraremos las señales de alerta que indican fiebre en los canes, cómo podemos detectarlas y los pasos a seguir para asegurarnos que nuestras mascotas reciban la atención necesaria.

Cómo detectar la fiebre en tu perro: síntomas y medidas

Observar un cambio en el comportamiento de tu perro, como un estado de ánimo bajo o falta de interés en actividades que normalmente disfruta, podría ser una señal de alarma de que algo no está bien en su salud. La fiebre, aunque no siempre fácil de detectar, es un indicativo claro de que tu amigo peludo podría estar luchando contra alguna infección o enfermedad.

Más noticias

Unsplash Temperaturas superiores a 41 grados en un perro requieren atención veterinaria urgente.

Los canes tienen un rango de temperatura corporal ligeramente superior al de los humanos. Por ello, es importante recalcar que una temperatura superior a los 39 grados Celsius en tu perro es indicativo de fiebre. Aún más crítico es el escenario en el que la temperatura excede los 41 grados, momento en el cual se convierte en una urgencia veterinaria. No obstante, un termómetro en la sombra de los 38° C a 38,9° C puede ser perfectamente normal para estos animales.

Para un dueño atento, hay una variedad de señales que pueden sugerir que su perro podría estar experimentando fiebre. Entre ellas se destacan:

  • Una nariz anormalmente seca y caliente al tacto.
  • Un apetito disminuido o completamente ausente.
  • Episodios de temblores sin causa aparente.
  • La presencia de secreciones nasales inusuales o episodios de vómitos.
  • Un jadeo excesivo que no se alinea con la actividad física reciente.
  • Un aumento notable en la duración y frecuencia de sus siestas.

Si bien palpando áreas específicas como las ingles o detrás de las orejas, algunos sugieren que es posible tener una estimación sobre el estado febril del animal, la realidad es que el método más fiable para determinar con precisión la temperatura es mediante la utilización de un termómetro rectal.

Primeros auxilios para la fiebre en perros: acciones inmediatas antes de la consulta veterinaria

Cuando detectamos que nuestro perro sufre de fiebre, el primer paso y más crucial es buscar la asesoría de un veterinario, quien podrá diagnosticar la causa subyacente y proporcionar el tratamiento adecuado. Sin embargo, en situaciones donde la asistencia inmediata de un profesional no es posible, existen medidas paliativas que podemos tomar en casa para aliviar la fiebre de nuestra mascota de forma segura, sin reemplazar la necesidad de una consulta veterinaria posterior.

Unsplash Un termómetro rectal es la herramienta más precisa para medir la temperatura de un perro.

A continuación, te ofrecemos una serie de pasos prácticos y seguros que puedes seguir en casa para ayudar a tu perro a sentirse más cómodo y potencialmente bajar su fiebre:

  • Aplicación de agua fría:

    • Humedecer el cuerpo: usa una toalla, paños o esponjas humedecidas con agua fría para refrescar suavemente a tu perro.
    • Baño corto: un baño de no más de 10 minutos con agua fresca (no helada) puede ayudar a disminuir la temperatura corporal.
    • Enfoque en áreas clave: aplica agua fresca, especialmente alrededor de las orejas, patas, y barriga, donde el efecto será más eficaz.
  • Uso de compresas frías:

    • Coloca compresas frías o una toalla húmeda en su pecho o abdomen para ayudar a reducir la fiebre.
  • Hidratación:

    • Anima a tu perro a beber agua fresca en pequeñas cantidades, pero con frecuencia, para promover la hidratación y asistir en la regulación de su temperatura.

Es importante recordar que estas medidas son de primeros auxilios y no sustituyen el cuidado veterinario. La fiebre puede ser un síntoma de algo más serio que requiere atención profesional.

Temas:

Perros mascotas Animales

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias