7 de abril 2024 - 0:55hs

Nico e Iñaki Williams ya son campeones. Dos hermanos que heredan el cetro de los Salinas -Julio y Patxi-, campeones hace 40 años de la Copa del Rey. Desde este sábado, Williams es un "apellido vasco" más. Williams es de origen inglés, con una larga historia en la época medieval. Pero ya es patrimonio de la gente que llena el estadio de San Mamés.

Parafraseando la célebre y taquillera película de Emilio Martínez Lázaro, 'Ocho apellidos vascos', Williams es seguramente uno de los nombres más populares más en la memoria del público del Athletic Club de Bilbao. Un título, que cuatro décadas después, invita a las nuevas generaciones a celebrar en masa en las calles y a esperar el paseo de la gabarra por la ría.

Más noticias

Hijos de inmigrantes que las pasaron 'canutas'. María y Félix, los padres de Iñaki y de Nico dejaron Ghana, atravesaron el Sahara en busca de una vida mejor. Saltaron la valla de Melilla. Detenidos luego, un ángel de la guarda, un abogado les dijo que si decían en la frontera con España que venían de un país en guerra, sería más sencillo el asilo político. Y así fue. Vinieron 'oficialmente' de Liberia. Luego, una persona de Cáritas les dio el nombre de un sacerdote en Bilbao, Iñaki Mardones, que fue clave en el resto de la aventura. Iñaki, de hecho, se llama así, por él.

Una historia de superación, que Iñaki conoció tarde. Ya a los 19 años cuando preguntó con insistencia a su madre y le contó las vicisitudes un camino arduo y duro. La familia cruzó África con la madre embarazada de Iñaki. Mil euros, los ahorros de sus padres, que éstos pagaron a gente sin escrúpulos, para entrar en Europa. Con el paso del tiempo afortunadamente aquella travesía con final feliz les garantizó una vida digna, primero en Pamplona, donde nació Iñaki, y luego en Bilbao, donde vino al mundo Nico, el menor de los Williams. Una vida, de película.

Nico Williams fue el MVP de la final en Sevilla. Jugó un partido de fuste. Tiene otro ritmo. Es un jugador diferente. Desde la banda izquierda, dribló, encaró casi siempre con éxito, combinó sin mirar con su socio en el campo Ruiz de Galarreta, y también tiró de manual para dar el último pase, una asistencia, por ejemplo en el gol del 1-1, firmado por Sancet.

La final se fue a los penaltis. Y por eso cuando, Berenguer firmó el último lanzamiento, tanto Nico como Iñaki se emocionaron. Nico dedicó rápido el título a su familia, a sus amigos, a la gente que les ha impulsado a triunfar en el fútbol. Iñaki, ahora juega en Ghana, por la insistencia de su abuelo. Y Nico es titular ya fijo en la selección española de Luis de la Fuente, que desde el palco vio el partido feliz. Primero por el triunfo de su equipo, el de su niñez, el de su juventud, donde se hizo futbolista y ganó títulos. Y segundo, porque Nico anda fino y es indiscutible con España para la Eurocopa. EFE

Temas:

España Athletic Club Athletic Bilbao copa del rey Nico Williams

Seguí leyendo

Las más leídas

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de Argentina

Más noticias de Estados Unidos