Nacional > TEMPORADA

"Desastre" y "fatal", así definen comerciantes de Punta del Este a la temporada por pocas ventas

Comerciantes de Gorlero aseguran que se viene registrando una reducción del 30% comparado con el verano pasado

Tiempo de lectura: -'

08 de enero de 2019 a las 05:04

Con el ceño fruncido, como quien busca corroborar una extrañeza, el propietario de una joyería del centro de Punta del Este camina a paso ligero hasta la puerta de su local y la abre sin perder tiempo, pero la persona que había del otro lado no tenía intenciones de comprar nada. La ilusión se desvanece.

“¿La temporada? Un desastre, no vendí nada: lo único que hice fue ponerle la pila a un reloj”, dice el comerciante de la calle Gorlero que no quiere decir su apellido. De ojos claros, de unos 40 años, con el pelo peinado con gel y una camisa azul, sale a la calle y señala los espacios libres para estacionar. “No hay gente, mirá lo que es esto… y todos uruguayos; fijate las matrículas”, dice.

La preocupación es compartida entre muchos comerciantes de Gorlero, que lamentan que esta temporada, tal como se preveía, no esté teniendo los resultados que se registraron el año pasado. Según coinciden, la merma en las ventas oscila entre el 30% y el 40% respecto a lo que vendieron en diciembre de 2017 y en la primera semana de enero de 2018.

Con sentido del humor, Ana Pérez, encargada de Sagali, donde se ofrecen productos de cuero, desde cinturones a carteras, ríe y dice: "Miranos, estamos sentadas”. Afuera, sobre las cinco de la tarde de este lunes, cuando ya dejó de llover, la gente camina y no se detiene. La excepción es un pequeño grupo que se acerca a la vidriera pero sigue su paso.

“Y claro, si tenemos los precios afuera, los espantamos”, se vuelve a reír Pérez, pero se pone seria para tratar de ser precisa. “Estamos vendiendo la mitad del año pasado, por la devaluación que hay en Argentina: somos muy caros para ellos”, lamenta.

Aunque todavía falta más de la mitad de enero y todo febrero, hay algunos que no esconden el pesimismo, teniendo en cuenta que la semana fuerte de la temporada es la primera de enero.

Sebastián Iribarren, otro comerciante, desde atrás del mostrador de su local Praia, compara la actual situación a la de hace 17 años, cuando el país salía de su peor crisis económica. “Por cómo viene la mano, parece que va a ser peor que en 2002”, señala minutos después de devolver un cambio en dólares.

Con 30 años de trayectoria en Punta del Este asegura: “Lo hemos hablado entre todos y la mayoría ya redujo su personal en un 30%, como hemos hecho nosotros”.

Iribarren compara esta temporada con otra que quedó grabada en su memoria por ser mala: “Es muy parecido a 2012, cuando (la expresidenta de Argentina) Cristina Fernández puso el cepo cambiario. Hoy los argentinos capaz que gastan, pero el tema es que hay muy pocos”.

La dueña de la tienda de ropa Peach, en Gorlero y Los Meros, asegura que las ventas se redujeron en el entorno del 20% respecto del verano pasado, en lo que se advierte como una baja generalizada en el balneario. Agregó que la forma de "pelearla" en la temporada es con precios accesibles. 

Impuestos y bolsillos vacíos

A Luis Borsari, director de Turismo de la Intendencia de Maldonado, le sorprende lo que dicen los comerciantes porque no tenía registro del problema: “No sabía que el bajón era tan grande”, asegura; pero, de todos modos, no acepta que se compare con el año pasado para decir que hay menos argentinos y que esa sea la causa del problema.

“Que iban a venir entre un 10% y 15% menos, ya sabíamos, porque no íbamos a tener el plus del año pasado, que fue la primera vez que para los argentinos, por el tipo de cambio, les era más barato Uruguay que su país”, dice el jerarca. “Por eso es que no podemos tomar la temporada anterior como parámetro”, añade.

En la vidriera del comercio que lleva por nombre de Outlet para turistas, se leen cuatro carteles –en portugués y en español– que dicen: “Los precios más bajos de Punta del Este”. Y en el mostrador, sin dejar de atender, Mirela Rotuno, propietaria del comercio sonríe enseguida cuando escucha la palabra “temporada”, a la que define con una palabra: fatal.

“La DGI quiere cobrarnos cosas irracionales por una temporada que no existe todavía”, dice. “Están como tiburones; esperemos que se calmen”. En su caso, la reducción de la actividad es peor: calcula un 70% menos de ventas que la temporada pasada.

Borsari afirma que la devaluación argentina juega su rol –los comerciantes recuerdan que el año pasado compraban un dólar con menos de 20 pesos, cuando hoy lo hacen a casi 40–, pero que en el fondo –y en paralelo– también pesa la situación económica de los visitantes. 

“En Argentina están pasando por un ajuste monumental, tienen los bolsillos ajustados al mango, eso lo sabe todo el mundo. ¿Qué íbamos a suponer? ¿Qué iban a venir a sacar plata de debajo de la tierra?”, concluye.

 

*Aclaración: En una versión anterior de esta nota se indicaba que en la tienda Peach las ventas bajaron un 40%. Sin embargo, la dueña del local aseguró que esos datos fue brindados por una persona ajena a la información de la empresa. Las disculpas del caso a los involucrados y los lectores.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...