Tecnología > Experta en educación digital

“Internet no está pensada para mujeres”

Una experta de la Unesco habló de la brecha de género que existe en el mundo digital gobernado por hombres

Tiempo de lectura: -'

28 de agosto de 2019 a las 05:00

Los niños utilizan cada vez más tecnología. Padres y docentes muchas veces están desnorteados sobre cómo hay que regularles el uso, qué tan perjudiciales son las pantallas para los menores de 2 años, por qué hay una brecha digital entre varones y mujeres y qué consecuencias tiene que utilicen dispositivos en soledad. Para debatir sobre todos estos temas, el Plan Ceibal organizó un seminario en el que participaron expertos en la materia. Entre los expositores estuvo la argentina Natalia Fernández Laya, quien integra el Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación de la UNESCO. En diálogo con Cromo, opinó sobre el tema.

¿Cuáles son los nuevos riesgos que tienen los niños en internet? 
Los niños no están preparados para discernir qué es lo que está bien y mal y tampoco si lo que están viendo es algo real o irreal. Hay muchos riesgos que pueden aparecer. El más grande es acceder a información que ellos no pueden procesar cognitivamente y que eso les genere un estado de angustia, miedo o de encierro. Hay otro riesgo muy grande que tiene que ver con el tiempo de exposición en la pantalla. Hay alguna evidencia que da cuenta de chicos que tienen una relación tan individual con el dispositivo que no están pudiendo levantar la cabeza para mirar el entorno que los rodea. Son consumidores compulsivos de tecnología.

¿Un vínculo en soledad con ese dispositivo afecta al desarrollo del niño? 
Hoy estas infancias que están rodeadas con tecnología tienen una relación muy espontánea con los objetos. La tecnología cada vez se hace más intuitiva para que desde más pequeños puedan utilizarla. Lo que digo es que en esta relación niños-tecnología en soledad, ellos operan haciendo un touch que espera una respuesta, que seguramente algo está modificando de sus estructuras. Pero no estamos pudiendo ver qué. No lo estamos acompañando. Si una tableta, o cualquier otro objeto, viene a ser el chupete electrónico y no sé qué está haciendo ese chico, me preocupo. 

Hoy muchos padres utilizan la tableta o el celular como forma de calmar al niño. ¿Cómo se hace para regularlo? ¿Es nocivo?
Lo nocivo es la relación que se establece entre padres y chicos. Ahí la tecnología es una excusa. Cuando uno como padre quiere ocupar un tiempo de aburrimiento con una tecnología, tiene que hacerse cargo. Si se resuelve el aburrimiento recurriendo a la tecnología, creo que se va por mal camino. Ahí se le echa culpa a la tecnología ante la falta de creatividad para dar otras propuestas a los chicos para esos momentos de aburrimiento. Porque, muchas veces, en los períodos de mayor aburrimiento es cuando salen las mejores propuestas lúdicas. Nosotros (por los adultos) tememos el aburrimiento de los chicos, pero no sé si ellos lo temen tanto. Porque en esos momentos de ocio o aburrimiento empieza a actuar la imaginación.

La OMS sugiere que antes de los dos años no se use tecnología. Ante tanta pantalla, ¿es una misión imposible? ¿Cómo se logra?
No sé si me corresponde a mí responderlo porque sería meterme en el ámbito de la privacidad familiar. Las familias tienen que poder establecer algunas negociaciones. Algunas dicen: "Yo los alimento de esta forma" y otras dicen "Yo, de otra". Me parece que forzar a decir "no lo uses", es lo mismo que decir que no haya tecnología. También creo que hay que replantear qué tipo de observaciones tienen de nosotros: si como padres, nos levantamos con la tecnología en nuestras manos, si los llevamos al colegio con un GPS que nos indica por dónde hay menos tráfico, si hacemos una videoconferencia con el familiar que está afuera y llegamos a casa y estamos chequeando mensajes por WhatsApp, él lo está viendo.

Y el niño replica esas actitudes.
No es que lo vaya a hacer, pero lo está viendo. Es parte de su cultura, de lo habitual. Debemos darnos cuenta de que tenemos que trabajar en ello y no actuar sobre la base de binomios: lo bueno y lo malo, pantallas o juegos tradicionales, lo viejo y lo nuevo. Tenemos que construir más híbridos y pensar contextos. No podemos dar las mismas recetas para todos los contextos. Debemos tener cierta contención. El Estado tiene que trabajar fuertemente en estas políticas.

¿La presencia de tecnología en el aula mejora la calidad educativa? 
Dentro de las pocas certezas que tenemos en el ámbito educativo es que la tecnología per se no mejora la práctica educativa. No mejora los resultados de aprendizaje, pero sí es una ventana de oportunidad para mejorar las prácticas en el aula. A partir de nuevas formas de conocer y de enseñar se empiezan a desarrollar estrategias necesarias para renovar lo que hacemos en la escuela. Si hay una entrega de dispositivos y los docentes van a seguir haciendo más de lo mismo, no tiene sentido. Hay quienes decían: “Pero los chicos se sienten motivados si tienen tecnología”. Pero la motivación dura un tiempo. Cuando el nivel de motivación baja, el dispositivo pasa a ser otro recurso más que no los motiva. Entonces, es fundamental trabajar en propuestas de enseñanza.

En su disertación se refiere a que en materia de inclusión digital hay “desafíos de género”. ¿En qué hace hincapié?
Los niños y las niñas tienen una apropiación diferente de la tecnología. Los contenidos que se hacen en internet mayormente dejan a las mujeres fuera. Las mujeres tienen un nivel de acceso similar al de los varones, pero al momento de producir tecnología son los varones los que hacen una diferencia tremenda con respecto a las mujeres.

Pero es una decisión que toman cuando son jóvenes o adultos, ¿qué pasa en la niñez?
La educación es un proceso a mediano y largo plazo. Si veo que tengo un grupo de adolescentes mujeres que acceden y no producen y un grupo de varones que acceden y producen, tengo que decir que algo pasó en la primera infancia. Hay quienes dicen: “A las nenas no les interesa”. ¿No les interesa o no se ven representadas en los contenidos que están consumiendo? Internet no está pensada por mujeres ni para mujeres. Hay una necesidad de representatividad en la que hay que trabajar desde la infancia. No tenemos que esperar a cuando son adolescentes, detectar que hay una brecha y pensar cómo la equiparamos, si no estimulaste preocupación de desarrollo tecnológico en las niñas durante sus primeros años. Hoy, ¿cuántas mujeres estudian ingeniería de sistemas? 

Hay instituciones que llegan a prohibir el uso de celular en clase, ¿cuál es su opinión al respecto?
Yo entiendo que el uso no negociado y no conversado de dispositivos dentro de una institución entre los miembros de la comunidad educativa es un dolor de cabeza. Me parece que lo ideal sería no prohibirlo. Porque la prohibición tiene que ver con no sé qué hacer con eso. Y, por las dudas, como no sé qué hacer con eso, lo prohíbo para que no irrumpa lo que sí nos venía saliendo a nivel de formación. 

¿El niño o adolescente debe ser parte de esa negociación?
Claro. No lo estamos pensando en niño o niña, porque es casi extraño que porte un celular. Si estamos hablando de Secundaria, es un gran tema. 

¿Hay que escucharlos más?
Las últimas investigaciones sobre niños y tecnología muestran que tienen preocupaciones que son totalmente distintas a las que tenemos nosotros. Y están más preocupados por qué tipo de aplicaciones están usando sus compañeros que por lo que es realmente el juego en sí.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...