Cargando...

Polideportivo > SPARTATHLON 2021

Alucinaciones, ampollas en los pies y la felicidad del uruguayo que terminó la carrera más difícil del mundo

Jonathan Camejo se preparó durante siete años para correr los 246 kilómetros más duros del planeta, la ultramaratón que une Atenas con Esparta

Tiempo de lectura: -'

26 de septiembre de 2021 a las 15:07

Fueron las 34 horas más difíciles y más felices para Jonathan Camejo, el atleta uruguayo que entre el viernes y el sábado corrió la Spartathlon 2021, la ultramaratón más difícil del mundo. Fueron 246 kilómetros para unir las ciudades griegas de Atenas y Esparta. El ganador fue el griego Fotis Zisimopoulos, quien terminó con un tiempo de casi 22 horas.

Cuenta la leyenda que Filípides, un antiguo corredor de larga distancia ateniense, fue enviado a Esparta para pedir ayuda en la guerra greco-persa en el 490 AC, antes de la batalla de Maratón. La Spartathlon revive sus pasos y Camejo es el tercer uruguayo que logró terminarla. Antes fueron Dardo Segura y Silvia Amodio, una uruguaya radicada en España.

"Llegué mejor de lo  pensado. Cuando vine era un desafío personal. Es una de las carreras más difíciles y lo comprobé, es muy dura. En lo personal se me complicó el cambio de clima. Acá me encontré con calor de entre 25 y 35 grados, más la sensación térmica y la humedad, además del frío de la noche y en la montaña", contó Camejo a Referí.

La carrera largó el viernes a la hora 7 local y terminó el sábado a las 19. "En la noche te arranca a fallar un poquito la cabeza, tenés alucinaciones, confundís cosas, pero es lo normal", dijo el deportista, que después de subir y bajar la montaña, corrió los últimos 46 kilómetros con los pies llenos de ampollas.

"Antes de salir miraba la gráfica y preguntaba y decían que los primeros 100 km eran llanos, pero sería comparado con los otros 100, porque no dejaba de subir y bajar. Me aconsejaron que me cuidara de las bajadas porque me iban a comer las piernas. Entre las 9 y las 11 de la noche llegué a la montaña grande, de piedras, a 1.000 metros sobre el nivel del agua, solo con una linternita, fue tremendo. Lo máximo que había entrenado había sido en el Cerro de Montevideo, un par de horas. En la bajada me resbalé mucho y me ampollé los pies. A los 200 kilómetros tenía los pies a la miseria, no podía agarrarme del piso y miraba a los mexicanos que están acostumbrados y a otros corredores de trail" dijo Camejo.

Llegó un momento en que no quería saber nada con los repechos: "Mi cabeza pedía plano, plano".

De acuerdo al reglamento de la competencia, los corredores tienen que cumplir determinados tiempos por tramos, para no quedar eliminados. "Es todo muy preciso y lo que me ayudó fue tener un plan bien elaborado junto a mi entrenador Tyson Piñeiro, de Legión Entrena". La organización los controla con un chip y un GPS, además de un botón de auxilio.

Camejo y su entrenador empezaron hace siete años a pensar en esta carrera. La iba a correr en 2020, pero se suspendió por la pandemia. "Tuve que mantener la mente positiva porque la suspendieron una semana antes y debía seguir entrenando. Este año, 48 horas antes de viajar no sabía si podía salir del país, porque no me confirmaban la licencia en el trabajo y el precio de los pasajes subió mucho. Uno depende de muchas cosas, del esfuerzo de la familia, la semana previa me despertaba de noche y decía, no vaya a ser que no pueda ir, y me aferré a todo eso para fortalecerme. Cuando estaba acá no te voy a decir que no sentí miedito, pero es algo que soñé muchas veces".

Fotis Zisimopoulos, ganador de la edición 2021

"La hice porque tenía el entrenamiento necesario y una estrategia, eso es fundamental. Había que sobrevivir las primeras 12 horas en el día para después sobrevivir a la montaña. Estaba convencido que tenía que llegar por todo el esfuerzo que uno hace y cuando me sentía mal, miraba para los costados y sentía tranquilidad de que no era el único. Me dio miedo cuando subí la montaña porque no tenía los conocimientos y era muy empinada; si te caes, seguro te quebrás", expresó.

La última preparación grande que hizo fue en Paraguay, donde corrió y ganó una competencia de 191 kilómetros. Le sirvió para acostumbrarse a las altas temperaturas.

La parte más emocionante, además de los fabulosos paisajes que atravesó en Grecia, fue la llegada a Esparta. "La gente aplaude desde los balcones, los niños te acompañan. Ahí largué las lágrimas", confesó y añadió: "Los espartanos sienten respeto por los que terminan la carrera. Fui a cenar y no me dejaron pagar la cena, después fui a comprar unos recuerdos y me los regalaron".

El abrazo emocionado

Camejo trabaja ocho horas de lunes a sábado en una terminal extraportuaria y entrena todos los días. En los últimos días de la preparación tuvo que salir a correr de noche o apenas terminado el turno del trabajo a propósito, para acostumbrarse al cambio horario. "Me gusta trasmitirle a la gente que yo soy una persona normal, que arrancó a correr hace 7 años, pero no quiere decir que alguien que quiera realizarla, con trabajo y esfuerzo no lo pueda hacer, siempre guiados por un profesional y cuidando su salud".

El costo del viaje y de la estadía se lo pagó él y contó con la colaboración de mucha gente, que lo ayudó con una rifa que vendió el año pasado.

Su primera Ultra fue en 2017 en San Pedro, carrera de 208 kilómetros que ganó, también corrió El Hombre de Hierro en Uruguay, la Copa de Chile en dupla con Tyson, su entrenador, y el Mundial de Francia del año pasado, de 200.899 kilómetros.

"Disfruté mucho esta carrera, la traté con mucho respeto y en un momento se puso dura dura. Pero la volvería a repetir, por la mística, por la confraternidad. Yo no hablo inglés pero fueron tantas horas que hablé con polacos, alemanes, estadounidenses, griegos, llega un momento que uno se entiende con todos", dijo.
 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...