Cargando...
Uno de los animales rescatado por Socobioma

Ciencia > Fauna Silvestre

Animales heridos al rescate de una ONG uruguaya que busca apoyo para trabajar

Tras largos meses de búsqueda la organización se va a mudar al parque "Quinta de Medina" en San Carlos

Tiempo de lectura: -'

14 de septiembre de 2021 a las 05:03

Luego de ser atacado por un perro en la playa, el pingüino tenía poca esperanza de vida, pero los voluntarios de la Sociedad para la Conservación de la Biodiversidad de Maldonado (Socobioma) ayudaron a rehabilitarlo y reubicarlo en su hábitat natural. 

El caso de este pingüino no es aislado. La ONG recupera entre 600 y 700 animales por año. Algunos que llegan con heridas, otros que están enfermos por falta de alimento, hipotermia, bacterias o incluso por contacto con petróleo.

Además de pingüinos, la organización hoy rehabilita gavilanes, caranchos, comadrejas, carpinchos y albatros. Trabajan para que estos animales se recuperen y puedan volver a formar parte del ecosistema. Las tareas de rehabilitación las hacen en un lugar, que pasó a estar en riesgo.

Desde 2018 Socobioma funciona en un establecimiento de la costa de Maldonado, que sabía estaba a la venta. En 2021 el predio se vendió y la ONG se quedó sin hogar para sus tareas. Entonces, comenzó la búsqueda de un nuevo espacio para rehabilitar a las especies nativas de Uruguay.

El proceso no fue sencillo. Socobioma se enteró en mayo que debía mudarse y casi cuatro meses después, sigue sin conectarlo. Desde la organización querían conseguir un terreno de aproximadamente 2 mil metros cuadrados para instalar la infraestructura necesaria para la recuperación de los animales –piscinas y jaulones–, y además, poder incluir una enfermería, una cocina, un baño y una oficina. 

El problema es que se aproxima el ultimátum, y este predio sigue sin aparecer: los nuevos dueños del predio en el que se ubican actualmente les informaron que para el 29 de setiembre el espacio tiene que estar limpio, sin estructuras y sin animales. 

En medio de la desesperación, la Intendencia de Maldonado les ofreció un espacio en el parque “Quinta de Medina” de San Carlos. De las 14 hectáreas del lugar, les concedieron 1.100 metros cuadrados a Socobioma. Aunque no es “lo ideal”, es el único hogar que tienen para trabajar. 

Conseguir este lugar tampoco fue tarea fácil, aseguraron desde la organización. Durante meses el acuerdo entre la comuna y la ONG fue verbal. Esta última semana firmaron en papeles lo que habían acordado en palabras. Las autoridades enviaron un contrato a Socobioma que se firmará en estos días. Dentro del acuerdo están los bienes y servicios ofrecidos por la intendencia, entre ellos, electricidad, agua y vigilancia 24 horas. Asimismo, el contrato establece que la cesión de esta tierra, que en principio es hasta el final del período de gobierno, puede extenderse. Según unos informes semestrales que se van a  enviar por parte de Socobioma al municipio, se podrá estudiar la posibilidad de hacer un comodato. 

La dificultad económica

La mudanza implica costos de construcción, tanto de materiales como de mano de obra. 

Carlos Medina, coordinador de Gestión Ambiental de la Intendencia de Maldonado aseguró a Cromo que ellos colaborarán con cerca de US$ 2.800 de materiales, entre ellos, madera y mallas electrosoldadas para hacer un cerco perimetral. Además, el Municipio de San Carlos dará infraestructura básica que ya existía en el parque: “Hay jaulas que estaban en desuso y que se pueden aprovechar”, aseguró el alcalde Carlos Pereyra.

El costo del resto de los componentes necesarios para armar las instalaciones y la mano de obra para llevarlo a cabo recae sobre Socobioma. Estimaron que necesitan US$ 20 mil. 

Desde su creación en 2006 Socobioma funciona a base de donaciones. “Tenemos socios colaboradores que donan $50, $100 o $200 de manera mensual. Hasta ahora, eso era suficiente”, contó Mauricio Silvera, uno de sus directivos. Pero ahora eso no alcanza. Por lo tanto, lanzaron una campaña para conseguir donaciones que los ayudaran a seguir con su trabajo. Publicaron dos videos. En el primero aparece la directora, Lourdes Casas, explicando la realidad que atraviesa la organización. El segundo fue “La Caja”, un cortometraje realizado por Mateo Silvestri con el objetivo de sensibilizar a la población para que apoye a la ONG.

La campaña fue exitosa. Gracias a la ayuda de donadores particulares la ONG recaudó US$ 40 mil. Superó las expectativas.

El sueño de la independencia

Con el dinero disponible, Socobioma empezó a soñar con ser independiente. Pero no todos los sueños pueden hacerse realidad. Según dijeron desde la organización, por la función que cumplen, y el predio que necesitan para llevarla a cabo, la Intendencia de Maldonado los cataloga como “Criadero de Cerdos”. Esta categorización aparece en el libro de “Animales” del volúmen VII del Digesto Departamental. Este tipo de establecimientos únicamente pueden radicarse en zonas rurales, lo que complicaría el funcionamiento de la ONG, ya que por trabajar con animales costeros es indispensable estar cerca del mar.

“Somos el único centro habilitado de rescate de fauna. Es bastante extraño, y a la vez triste, que no se nos pueda dar un lugar más cercano a la costa”, apuntó Silvera. 

Como entienden que no lo pueden conseguir de manera sencilla, y están en una situación apremiante, decidieron enlentecer su sueño independentista y mantenerse con el lugar otorgado por las autoridades .

Consultado sobre la categoría de la ONG, el coordinador de Gestión Ambiental de la Intendencia de Maldonado afirmó: “El gobierno departamental nunca esbozó que Socobioma estuviera categorizado como `Criadero de Cerdos´. Ni siquiera tenemos una categorización para lo que es la organización en sí”. Además, explicó que si la ONG consigue un lugar en la zona costera que sea avalado tanto por el gobierno departamental como por el gobierno nacional “obviamente que no va a haber problema” de que se instale allí.  

En estos meses de búsqueda, la única alternativa que presentó Socobioma era un terreno ubicado dentro del conurbano de Maldonado. Para las autoridades no era viable instalar un emprendimiento con piscinas y jaulones en esa zona.

Educación ambiental

Además del rescate, la rehabilitación y la reinserción de los animales, Socobioma hace talleres de educación ambiental. 

Esto fue tomado en consideración por la Intendencia de Maldonado que optó por cederles un espacio con acceso al público. Medina explicó que “los chicos pueden ir a ver el proyecto y capacitarse”. Además, dijo que desde la organización pueden aprovechar para concientizar al público general que va los fines de semana al parque “Quinta de Medina”.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...