Cargando...
Mauricio Larriera ideó un buen plan de juego, pero erró en los cambios

Fútbol > CLÁSICO EN EL PARQUE

Así planteó el clásico Larriera: sofocó a Neves pero no pudo controlar a Ocampo

El entrenador de Peñarol planteó un clásico tomando dos grandes recaudos: Neves y Ocampo; arrancó bien pero el cambio de banda del extremo tricolor, sumado a un mal cambio, le costaron una dura derrota

Tiempo de lectura: -'

04 de julio de 2021 a las 18:22

Mauricio Larriera planteó un partido tácticamente aplicado en la visita a Peñarol al Gran Parque Central en el clásico correspondiente a la novena fecha del Torneo Apertura, controló a Nacional durante el primer tiempo, lo sometió a unos 15' iniciales del complemento muy complicados al mandar a la cancha a Facundo Torres pero terminó sufriendo un problema con nombre propio para el que no tuvo solución: Brian Ocampo. 

El talento se puede controlar. Pero la magia es imprevisible. Con un trabajo de equipo, durante 70 minutos, Peñarol tuvo a raya a Ocampo. Sin embargo, en una acción aislada, a los 71', la habilidad eléctrica del puntero tricolor definió un clásico cerrado con una acción magistral.  

¿Se equivocó Larriera al sacar a Maximiliano Pereira y poner a Juan Acosta? Si. Ese cambio cambió el partido. Pereira, sin hacer un buen clásico, tuvo una acción de mano a mano donde estuvo al borde del penal, pero salió airoso ante Ocampo. Acosta no. Le dio calle y no lo pudo parar, le tiró un manotazo y más lejos quedó. Lo vio pasar. Como Peñarol vio pasar la chance de llevarse algo del Parque. El riesgo de buscar una mayor proyección ofensiva desde el lateral le salió al DT demasiado caro. 

Maxi Pereira salió y Nacional lo ganó

Larriera no modificó la estructura táctica (4-1-4-1) ni las principales piezas del equipo titular, sin considerar el partido del pasado sábado contra Villa Española donde realizó cinco cambios apuntando a reservar a algunos futbolistas para este clásico. 

Peñarol arrancó con Kevin Dawson en el arco, Maximiliano Pereira, Gary Kagelmacher, Carlos Rodríguez, Joaquín Piquerez en la línea final, Jesús Trindade como volante central, Pablo Ceppelini y Walter Gargano de interiores, Cristian Olivera y Agustín Canobbio como externos y Agustín Álvarez Martínez como referencia neta de ataque. 

Peñarol logró ser protagonista del arranque del partido a partir de dos cuidados defensivos que adoptó desde el arranque: radiar del armado del juego a Gabriel Neves y minimizar la incidencia ofensiva de Ocampo. 

¿Cómo logró anular a Neves? Con un gran arranque de Ceppelini que salió a buscar al 8 de Nacional cada vez que este se ofreció a armar salida en los albos. 

Gabriel Neves, 20 minutos, anulado y afuera

Peñarol esperó a Nacional y decidió apretarlo en tres cuartos de cancha. No se preocupó de Facundo Píriz que es quien se encarga del equilibrio del equipo, sino de Neves. En su primer contacto con la pelota, a los 8 minutos, Cepellini lo encimó y lo forzó a dar un mal pase. Recuperó Álvarez Martínez y Píriz le tuvo que cometer falta. El aurinegro generó ahí su chance más clara de anotar, con un tiro libre de Ceppelini que Sergio Rochet sacó notablemente al córner. 

A los 11', Cepellini fue a buscar a Neves sobre la banda izquierda. El volante, que se caracteriza por su bue pie y su gran lectura de juego, sorprendió con una actitud muy agresiva para ir a pelear la pelota. Nuevamente recuperó sobre el 8 tricolor y este le cometió una falta dura, siendo amonestado. 

A los 20', tras bajar a Canobbio al borde del área, Neves pudo ser expulsado. Pero Gustavo Tejera no le sacó segunda amarilla. Alejandro Cappuccio lo aprovechó para sustituirlo por Maximiliano Cantera. 

La otra parte del plan de Larriera apuntó a la zona defensiva para minimizar el impacto en el juego de Ocampo. El extremo tricolor cayó por banda derecha, por lo que su referencia natural fue Piquerez. 

Pero Larriera también puso como externo en ese sector a Canobbio, quien tiene recorrido, intensidad, aplicación táctica y capacidad de recuperación, siendo superior en esas facetas a Cristian Olivera, a quien mandó a la banda derecha. Eso marcó una diferencia importante con lo que el DT puso en cancha contra Deportivo Maldonado, donde Olivera arrancó por izquierda y Canobbio por derecha. 

En los primeros 20' el plan salió defensivo salió a la perfección. Peñarol dominó el balón y tuvo el control del juego, aunque sus apariciones ofensivas fueron escasas. 

Faltó el pase claro de Gargano en el terreno rival. El Mota se mostró impreciso en una faceta donde habitualmente hace la diferencia. 

A los 22' Ocampo, se escapó de Gargano y Trindade y le sacó una tarjeta a este último, Luego cambió de banda con Trezza y junto con Cantera comenzaron a equilibrar la tenencia de la pelota y a emparejar el partido.

Peñarol tuvo problemas en su plan. Cada vez que le tiraron una pelota quieta sufrió mucho. Además, Carlos Rodríguez salió muy impreciso con pelota -tanto jugando como saliendo en largo, lo que es igual de riesgoso- y eso llevó a que el equipo quedara innecesariamente expuesto en determinados tramos del juego. 

Para el segundo tiempo, Larriera mandó a la cancha lo que durante varios partidos le faltó: un auténtico agente de cambio, Facundo Torres. 

Con el juvenil en cancha, Peñarol recobró control de pelota, pero la tuvo más cerca del área de Nacional y con mucho mejor criterio. 

El zurdo le puso un gol hecho en la cabeza a Álvarez Martínez que cabeceó solo y mal. Le dio otra a Canobbio, tras exquisita jopeada a Laborda, que dio en el brazo pegado al cuerpo de Corujo. 

Facundo Torres le cambió la cara a Peñarol

Al plan le faltó la eficacia necesaria para capitalizar las escasas chances que se suelen generar en esta clase de partidos. Y Peñarol lo pagó.

Ocampo siguió estacionado por izquierda. A velocidad era ahí donde podía desnivelar ya que ese era el rubro fuerte de Piquerez.   

Y allí, a los 71', Ocampo se le escapó a Acosta como liebre a cazador inexperto. Puntín y gol. Colorín colorado. 

El ingreso de Giovanni González fue tardío. Nunca sintonizó en el partido. Con el de Acosta lo perdió. Y con el de Ariel Nahuelpán no pudo cambiar nada. 

Larriera leyó muy bien el plan de juego, pero ejecutó mal los cambios y Peñarol perdió un clásico con un enorme valor histórico. 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...