Cargando...

Fútbol > HISTORIAS DEL TORNEO REXONA

Belén Aquino, la delantera de Peñarol que rompió los moldes del fútbol femenino

Su pase de Colón a Progreso en 2019 fue el primero a cambio de dinero en el mercado uruguayo; ahora se prepara con Peñarol para jugar la Copa Libertadores y el Torneo Rexona de Primera

Tiempo de lectura: -'

08 de febrero de 2021 a las 16:43

Cuando Belén Aquino tenía 17 años rompió los moldes del fútbol femenino en Uruguay. Su pase de Colón a Progreso en 2019 fue el primero que incluyó dinero a cambio en el mercado uruguayo. "Fue un trámite complicado. Colón no quería que me fuera. Nacho Chitnisky era el técnico de Progreso y cada vez que lo cruzaba me decía que estaba dispuesto para lo que yo necesitara para ir a su equipo. Se llegó a un acuerdo, mi padre le dijo lo que querían en Colón y aceptaron", contó Belén a Referí.

La transferencia se hizo por US$ 2.000 y se incluyó una cláusula, ella no podía jugar contra Colón. Si lo hacía, los gauchos del Pantanoso tenían que pagar una cifra igual cada vez que enfrentara a su exequipo. El potencial de la goleadora, de frágil aspecto, quedó en evidencia en la transacción. Antecedentes tenía: fue la autora del primer gol celeste en el mundial sub 17 que se disputó en 2018 en Montevideo, Colonia y Maldonado. El tanto lo marcó en el estadio Charrúa contra Nueva Zelanda.

Los comienzos

Actualmente Belén defiende a Peñarol en el Torneo Rexona del fútbol femenino de Primera División de la Asociación Uruguaya de Fútbol, pero su historia con el fútbol empezó en el barrio Conciliación de Montevideo, donde nació.

"Jugaba con mi hermano en la calle o donde fuera, siempre andaba con una pelota en los pies, hasta que a los 4 o 5 años me integré al Belo Horizonte de baby. También pasé por Independiente de Lezica, siempre jugando con varones. En ese equipo jugué hasta 2014 y gané títulos". Luego llegó a Colón, club que el año pasado no compitió, pero ha sido protagonista importante en el fútbol de mujeres.

"Cuando jugaba no me importaba hacerlo con chiquilines, en ese tiempo había pocas chiquilinas que jugaran al fútbol. Yo era una más del grupo, siempre me sentí cómoda y la gente se portó bien. Capaz que algo me discriminaban los rivales, pensaban 'esta qué hace acá', te subestiman, pero eso es normal", contó la futbolista, que siempre tuvo el apoyo familiar para practicar este deporte.

"Al principio, a mi madre le costó un poco. Ella no quería que jugara, hasta que entre mi hermano y mi padre la convencieron y ella aceptó con la condición de que ellos se hicieran cargo si me pasaba algo. Después se acostumbró".

Actuando siempre con y contra varones, llegó la invitación de Paulo Chaves, coordinador del fútbol de mujeres de Colón, para jugar en ese equipo cuando tenía 8 años. Pero lo dejó: “Era mucho jugar con varones y chiquilinas”. También defendió a la selección de la liga La Teja-Capurro. 

Cuando se acercó la etapa final del baby, entrenó un par de veces en Peñarol. Pero Belén guarda un lindo recuerdo del club de San Martín y Fomento, donde continuó su trayectoria después de la etapa del baby. “El año pasado no compitió en torneos de AUF. Pero siempre fue un candidato a pelear por el título, es un emblema grande. Obtuvo el cuarto puesto en la Copa Libertadores 2016 y eso es meritorio recordarlo. Dejó una huella en nuestro fútbol. Tengo lindos recuerdos de Colón, del Parque Suero”.

La llegada a Peñarol

En 2019 defendió a Progreso y en la temporada pasada llegó a Peñarol, donde disputó 10 partidos en el Torneo Rexona de Primera y marcó cuatro goles.

“Llegué al club más grande de nuestro fútbol. Es una responsabilidad muy grande ponerme esa camiseta, llegar al plantel. En lo primero que pensé, y que quería hacer cuando se dio la posibilidad, fue en seguir creciendo”, admitió.

De inmediato se dio cuenta de las diferencias entre un club como el aurinegro y otros del fútbol femenino. “Hay equipos que no tienen la oportunidad de trabajar en un gimnasio, en buenas canchas. Ahí se nota la diferencia y por eso es que hay pocos equipos competitivos, entonces se torna muy difícil. Siempre son los mismos los que pelean por ganar. Hay clubes que presentan equipos femeninos porque tienen la obligación de hacerlo, pero le aportan lo mínimo para entrenar. Creo que con la ayuda externa que está recibiendo el fútbol femenino, esto va a mejorar con el tiempo, porque si no tenés apoyo es difícil”.

Nacional fue el primer equipo en registrar contratos profesionales entre sus jugadoras; con respecto a esto, Belén señaló: “Es un paso importante, pero esperemos que se haga a nivel de AUF. También que sea un cambio en general, porque las jugadoras quieran jugar al fútbol y ser profesionales”, indicó.

Después de pasar por varios procesos de selección, actualmente integra el plantel de mayores, pero no concurre a entrenar en el Complejo Celeste porque Peñarol está preparando su participación en la Copa Libertadores 2020 (postergada por la pandemia de covid-19) que se desarrollará entre el 5 y 21 de marzo próximos, en Argentina. Las aurinegras son las únicas participantes de Uruguay y lo hacen como campeonas uruguayas de 2019 del Torneo Rexona de Fútbol Femenino de la AUF.

El salto en la Sub 17

El mundial sub 17 que se organizó en Uruguay marcó un punto de quiebre en el fútbol femenino. “Después de ese mundial hubo un gran cambio en nuestro país. Muchas niñas y mujeres se animaron a jugar. Ahora vas por la calle y muchas niñas quieren jugar a la pelota. Para nosotras fue realmente lindo jugar con un estadio lleno que nos apoyara durante todos los partidos. Ayudó al país, al fútbol local y cambiaron algunas cosas, como por ejemplo fijar canchas en buenas condiciones, porque hay algunas en las que no se puede jugar”, expresó.

Dijo que mira fútbol por televisión, pero que no idolatra a nadie. Durante dos años se alejó de los estudios. Aclaró que “no fue por el fútbol, sino porque no me gusta tanto”. Sin embargo, en 2018 retomó el liceo y continúa con su etapa de formación académica más allá de su crecimiento deportivo.

Tuvo oportunidades para jugar en Estados Unidos y Noruega, pero no son decisiones fáciles de tomar. Le gustaría vincularse a un club del exterior, pero para eso: “Hay que trabajar y seguir trabajando, es la forma de crecer”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...