Economía y Empresas > Informe

BID dice que retos en infraestructura limitan la productividad y competitividad

En transporte, energía y agua, la inversión de Uruguay promedió 2,3% de su PIB entre 2008 y 2013, mientras que el promedio en América Latina y el Caribe fue de 3,4%

Tiempo de lectura: -'

15 de abril de 2019 a las 05:00

Aunque Uruguay aparece bien posicionado en indicadores de conectividad digital –números de usuarios de internet y telefonía celular, abonados a banda ancha-, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el país enfrenta retos a considerar en transporte y logística que limitan la productividad y competitividad a futuro. 

En su informe macroeconómico para 2019, el organismo multilateral advirtió que Uruguay presenta algunas “brechas negativas en infraestructura en comparación con países per cápita similares”, siendo la más importante en relación al transporte.

“El crecimiento de la producción agrícola y forestal, y la instalación de plantas de celulosa en la región suroeste del país han creado presiones sobre la infraestructura y los servicios de transporte y logística del país, sobre todo en la red vial, que muestra un deterior considerable, aunque desigual”, asegura el estudio, que destaca la caída en la calidad del servicio a razón del aumento en el tráfico.

Uruguay tiene casi 3,7 millones de abonados a banda ancha para teléfonos celulares y 930 mil abonados por teléfono fijos, siendo uno de los países de América Latina con más altos ratios de usuarios de internet por cada 100 habitantes. 

Se apunta que en infraestructura de transporte, energía y agua, la inversión de Uruguay promedió 2,3% de su PIB entre 2008 y 2013, mientras que el promedio regional en América Latina y el Caribe fue de 3,4% en el mismo período.

Sobre este punto, se apuntala que para superar “algunas de las brechas de infraestructura, el país está complementando con financiamiento público con privado”.

“La ley actual establece marco legal para la inversión privada en proyectos públicos en infraestructura, entre ellos caminos, puertos, aeropuertos y vías férreas”, se sostiene.

En esta línea, sin embargo, se destaca que la mejora en infraestructura fue una prioridad presupuestaria para el gobierno entre 2015 y 2017, con inversiones públicas que alcanzarán los US$ 6.930 millones, un 56% del total del plan quinquenal.

“La inversión en infraestructura de telecomunicaciones alcanzó el nivel más alto de progreso en 2017, seguido por la inversión en puertos (que experimentó un auge importante de la inversión privada en 2015 y 2016) y en generación de energía renovable”, se expresa.

A fines de 2018, había una cartera de 15 proyectos de Asociación Pública Privada (APP) por un total de US$ 1.820 millones, con solo dos proyectos en construcción o terminados.

En este sentido, el estudio aclara que la experiencia del primer contrato de carreteras vía esta forma muestra que “el proceso todavía está en una fase incipiente”.

Según el Índice Infrascope, una herramienta de referencia que evalúa la capacidad de los países para implementar asociaciones público- privadas eficientes en infraestructura, Uruguay ocupa el octavo lugar entre 19 países en América Latina y el Caribe.  

Según cifras del Foro Económico mundial en 2018, Uruguay ocupa el lugar 99 entre 140 países en lo que refiere a calidad vial.

A su vez  y aunque no es novedad, se ensaya también una crítica a la infraestructura ferroviaria, la que se clasifica de “inadecuada y en malas condiciones”. Sobre este punto, en lo logístico se posiciona al país en un rezagado 85 lugar de entre 160 países, según el Índice de Desempeño Logístico del Banco Mundial.

“La industria logística experimenta deficiencias; por ejemplo, el 50% de los camiones vuelven vacíos después de la entrega”, se afirma.

Energía y saneamiento

Por su parte, se destacan los cambios importantes de los últimos años en lo que tiene que ver con la matriz energética, “ubicándose en los primeros lugares en ese ámbito”, así como en se ha duplicada la capacidad instalada para pasar a ser de importador a exportador de electricidad en la última década.

Sin embargo, se mencionan también como los “altos costos en los precios de la energía tienen un impacto negativo en la competitividad” del país.  

“El 97% de la energía eléctrica proviene de fuentes renovables, pero estos cambios no se han traducido en precios  más bajos de la energía, sobre todo en la energía eléctrica, cuyos precios son superiores al promedio de la región”, se señala.  

En relación al acceso de agua potable, el informe señala que a pesar de que hay una muy buena cobertura en Uruguay, en los “últimos años se ha observado una pérdida de calidad del agua en la principal cuenca utilizada para abastecerse de agua potable”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...