Fútbol > FÚTBOL

Cachila Arias ya hace amigos en Arabia

A un mes de su partida de Peñarol, Ramón Arias se adapta rápidamente al fútbol árabe y ya piensa en la vuelta

Tiempo de lectura: -'

28 de julio de 2018 a las 05:00

Por Marcos Lacaze
twitter.com/mlacaze


El inglés y su fuerte personalidad son las herramientas que utiliza Ramón Arias para adaptarse a una cultura totalmente diferente.

"Mirá que en la primera noche me costó dormir...", le comenzó contando Cachila a Referí, desde Ámsterdam, lugar elegido por su nuevo club, Al Ettifaq, para realizar la pretemporada.

"Eran las tres de la mañana y sentía varias voces, no entendía nada. Me levanté para ver qué pasaba y cuando salí de mi habitación me encontré con algunos compañeros que estaban rezando. Iba directo a pedirles que se callaran porque quería dormir, pero cuando vi lo que estaban haciendo, di media vuelta y me acosté de nuevo".

Así de decidido y respetuoso es Arias, quien nunca calló cuando había que hablar y siempre escuchó cuando tenía que aprender. Así lo recuerdan desde Peñarol, juveniles y referentes, con la palabra justa para los jóvenes, y con la escucha activa para captar las riquezas de los que más vivencias tienen.

Pero la vida le comenzó a cambiar, porque nunca se había ido a vivir tan lejos y a un país con una cultura tan diferente a la uruguaya.

"Por ahora la vengo llevando bien. No tuve problema con el idioma porque hablo bastante el inglés", contó Cachila, quien recién conocerá el país asiático este domingo, cuando su equipo finalice la pretemporada en Holanda.

Otro fútbol, otra cultura

Arias, llegó a Al-Ettifaq de Arabia Saudita tras el pedido del entrenador Leonardo Ramos. Se trata de un equipo muy ordenado, que finalizó tercero en la temporada pasada y que completó varios fichajes de buena calidad para tratar de pelear el título de la Liga Profesional Saudí.

"Es una liga que de a poco se va haciendo bastante fuerte, en este momento es la número uno de Asia", dijo el zaguero, que más allá de tener claro que la parte económica le va a suponer un cambio, no pone sus pensamientos más allá del presente.

"Quiero rendir bien y de a poco que pase lo que tenga que pasar. El dinero es importante, pero en lo futbolístico intento mejorar y estar acá me va a dar otras herramientas, porque hay una diferencia abismal en el control de la pelota, en la velocidad del juego y en la visión de los jugadores", afirmó.

Si bien su fortaleza mental no lo deja pensar en cosas negativas dentro de la cancha, ya sabe que va a extrañar mucho a su compañero de zaga Fabricio Formiliano, porque ya jugaban de memoria y sentían el fútbol parecido, diferente a cómo lo viven los árabes.

"Con el Tito casi ni nos mirábamos. Acá hay que ordenar a los compañeros mucho más, pero por suerte van agarrando la idea de Leo", explicó.

Ellos no vibran tanto a la hora de jugar un partido", aseguró Cachila. Su adaptación va cada vez mejor, ya que además de manejar un segundo idioma que lo acerca al mundo, tiene a Ramos y a su cuerpo técnico dentro del club, además de la llegada del volante uruguayo Brahian Alemán y la presencia del argentino Cristian Guanca, a quien ya conocía por su pasado en el fútbol ecuatoriano.

"Acá de Uruguay solo saben que está en Sudamérica, nada más. Pero con la Copa del Mundo quedaron encantados con la celeste. También alguno conoce a Peñarol y a los que no lo conocían, les mostré la hinchada, el estadio y les hice ver cómo apoyaban al equipo, y la verdad, quedaron impactados. A Ahmad le gustó muchísimo el equipo", comentó Cachila, quien en esta ocasión acertó al nombre, cuando se refirió a su compañero de zaga Ahmad Al Hbeab.

Familia, Lolo y el Pelado

Extrañar, extraña y mucho. Ya hace un mes que se encuentra lejos de su esposa Ara y su hija Isabella y recién las reencontrará en agosto. Además no para de mandarles mensajes a Fabián Estoyanoff y a Marcel Novick, amigos y compañeros de pieza en Los Aromos.

"Les rompo las pelotas todos los días, les mando whatsapp y los llamo. Con el Pelado (Novick), estábamos todo el día juntos", agregó Arias, quien además está tranquilo por la adaptación de su compañera a las costumbres árabes.

"Por suerte ahora es un país más libre para las mujeres. Ahora pueden ir caminando al lado de los hombres, antes tenían que ir atrás. Ya no tienen que andar con chofer o con su marido en el auto. Antes tenían que estar todas tapadas, ahora solo de la cabeza para abajo. Liberaron bastante el país", aseguró.

"Que la vuelta sea inminente"

Sobre lo vivido desde lo futbolístico, Cachila quedó conforme más allá de tener la espina de lograr algo importante en la Copa Libertadores. Además pidió calma por la situación actual del club.

"Vi a Peñarol contra Racing y es lógico que en el primer partido hayan cosas que no salgan. Hay que darle un voto de confianza al plantel y al cuerpo técnico. El fútbol es así, rendís exámenes todas las semanas. Las cuentas hay que sacarlas cuando termina el Campeonato", dijo el defensa.

Luego de una semana complicada para los mirasoles en el plano deportivo e institucional, con manejos confusos en contrataciones y llegadas de jugadores que no conformaron a sus hinchas, Cachila no le escapó al tema de su salida.

"Yo siempre hice todo lo posible para quedarme en Peñarol, pero no se pudo. Estoy muy agradecido, primero con Juan Pedro (Damiani) que dio todo para que yo llegara. Y también con los dirigentes actuales por lo que hicieron, pero se sabía que era muy difícil que me quedara", dijo Arias, quien aseguró que quiere regresar lo antes posible.


REFERENTE
"Pegué dos o tres gritos y les pareció raro, pero les aclaré que era lo mejor para el equipo y se lo tomaron de la mejor forma. Por suerte entendieron enseguida lo que les quería decir, el inglés me salvó rápidamente, sino estaría a los gritos pelados continuamente o arrimando alguna patada para que me entiendan", aseguró Arias.

PEÑAROL
"Hay muchísimas cosas que son difíciles de describir con palabras. Disfrutar de llegar a Los Aromos, encontrarme con el personal que trabaja ahí, estar con mis compañeros y compartir un mate, llegar al CDS y escuchar el himno de Peñarol mientras calentás", dijo el zaguero, sobre lo vivido en el equipo del que es hincha.


ANÉCDOTA
En el poco tiempo que lleva en el club, tuvo que apelar en más de una oportunidad a su personalidad y al recordar cuando no sabía los nombres de sus compañeros, Ramón no paró de divertirse: "Al principio, para mí todos se llamaban Ahmad o Ahmed. Son muy difíciles los nombres acá, así que para mí eran todos Ahmad".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...