Cargando...
Schiappacasse con la selección uruguaya

Nacional > VIOLENCIA EN EL FÚTBOL

Caso Schiappacasse: ¿qué delitos le pueden imputar y cuáles son las posibles penas?

Penalistas sostienen que el futbolista recibirá la sanción "más barata de lo que le podría haber pasado"

Tiempo de lectura: -'

27 de enero de 2022 a las 15:38

El futbolista Nicolás Schiappacasse tiene que enfrentar a la Justicia por segunda vez en pocos días. Tras su declaración por los videos de los festejos de los jugadores de Peñarol festejando muertes vinculadas a la violencia en el fútbol, ahora el jugador se enfrenta a otro proceso tras ser detenido portando un arma cuando iba rumbo al partido clásico que se disputó este miércoles en Maldonado. 

Sin embargo, a diferencia de la anterior ocasión, las probabilidades de que sea formalizado y reciba sanciones a partir de la audiencia son mayores en este caso -el anterior fue archivado-, ya que le fue incautada un arma 9 milímetros con 8 municiones durante el operativo. 

De ahora en más, se presentan varios escenarios posibles (el jugador no tiene antecedentes y eso le juega a favor a la hora de recibir una pena): por un lado, está la posibilidad de que la Justicia determine que Schiappacasse obtuvo el arma a través de un robo (el arma fue denunciada como robada). En ese caso se configuraría un delito de receptación o encubrimiento y la pena podría ser de dos años de penitenciaria -ampliables a tres si correspondía a la policía o a las Fuerzas Armadas-.

Por otro lado, se puede dar el caso de que el futbolista se haya hecho del revólver a partir de una procedencia desconocida y el juez determine que hubo un porte ilegítimo de armas, que puede tomarse como falta, si no tiene los papeles regularizados, o delito, según explicó a El Observador el abogado penalista Juan Fagúndez. 

Si se entiende que es delito "puede ir preso por eso" precisó, en referencia a la eventual pena de tres a 18 meses de cárcel. "Para que vaya, la Justicia puede determinar que cometió un delito de tenencia o porte de un arma que está limada, robada u otra cosa", detalló.

Así lo indica el artículo 152 bis del Código Penal: "El que portare o tuviere en su poder armas de fuego, municiones, explosivos y otros materiales relacionados, cuyos signos de identificación hubieren sido alterados o suprimidos, o cuyas características o munición hubieren sido alteradas, en forma circunstancial o permanente, de manera tal de aumentar significativamente su capacidad de daño, será castigado con tres a dieciocho meses de prisión".

"Por el mero porte del arma, sería (una condena) sin reclusión. Lo pueden condenar, pero no iría preso. Si es por otros delitos puede ser distinto", opinó, por su lado el penalista Germán Aller. 

En relación al porte y tenencia de un arma de fuego, también entra en discusión el hecho de que Schiappacasse haya consumado el delito en un lugar público, como una ruta. Quien circule sin la debida autorización para su porte o tenencia, es castigado con tres a 18 meses de prisión, señala el Código Penal. "Es agravante especial que el delito se cometa en un espectáculo público o en ocasión de él", agrega.

Según Aller, el hecho de portar armas sin estar en condiciones ya es razón suficiente para considerar el acto como una "conducta reprochable". A su vez, agrega: "En ese momento que estás desplazando el arma, para que no sea porte, tenés que trasladarla sin cargar y no a la mano inmediata. Ahí ya tiene un (delito de) porte ilícito".

El abogado explicó que en estos casos normalmente alcanza con una sanción penal, un antecedente, restricciones para salir del país y otras medidas vinculadas a las tareas comunitarias.

En su lugar, detalló que hay varios mecanismos para adquirir lícitamente un instrumento de este tipo: "Comprás el arma en una armería, con libreta y munición permitida. Vos podés tener la tenencia de armas y la podés tener (al arma) en tu casa lícitamente, pero no quiere decir que puedas circular con ella", señaló.

"Si no tiene antecedentes, como es una pena menor a tres años, puede cumplir tareas. Pero eso lo va a decidir el juez o las partes si llegan a un acuerdo sobre las consecuencias", coincidió Fagúndez.

Schiappacasse declaró a la Policía que trasladaba la pistola para un hincha que se la había pedido. El abogado explicó que si repite esas declaraciones este jueves a la Fiscalía, la Justicia puede considerar el delito de asociación para delinquir.  "Se le puede complicar con el agravante porque ahí sí la finalidad hubiese sido que esa arma tuviera algún efecto en un espectáculo publico o iba en esa ocasión", detalló.

Ante ese escenario, las penas van de seis meses de prisión a cinco años de penitenciaría. "Si declara lo mismo (que a la policía) ahí tiene el (delito de) dolo en cuanto al porte ilícito del arma", complementó Aller. La declaración ante la Policía no tiene peso en el proceso judicial ya que solo se toma en cuenta lo que declare ante la fiscalía. 

En ese sentido, Aller planteó uno de los escenarios hipotéticos: "Si él estaba entregando el arma para cometer un ilícito, habría que ver para qué iba a usar el otro el arma. Pero (el futbolista) podría ser un cómplice de la conducta que no se realizó. Coautor, en principio, no. Hay que ver cuál era la motivación o finalidad para enviar el arma así y qué prueba hay". De comprobarse, "lo pueden llegar a imputar por alguna complicidad o tentativa de delito".

Otro de los delitos que se podría llegar a imputar es tráfico ilegal de armas aunque todavía no está claro. Para que eso suceda tiene que haber un trasiego del arma con fines de beneficio económico u otro tipo para obtener un provecho injusto. "La trasladás para que otro la venda, utilice, consuma, entre otras", explicó Aller.

Ese delito implica un castigo mínimo de seis meses de prisión y un máximo de seis años de penitenciaría. Así lo establece el artículo 9 de la ley 19.247, que refiere al delito de tráfico interno, fabricación ilegal de armas de fuego, municiones, explosivos y otros materiales relacionados.

Para recibir una sanción vinculada a ese delito, el futbolista tendría que ser identificado como el "cabeza" de una organización. "Tráfico de armas no creo (que sea). Estar complotado para cometer un delito no lo descarto, pero creo que es algo más simple, sobre hacerle favores a la barra", añadió.

Por último, el abogado analizó que el caso podría haber tomado mayor gravedad de consumarse alguna lesión: "Si ocurría que efectivamente había un desastre, sea un muerto o un herido, a él le iba a ir mucho peor que ahora. Esta va a ser la versión más barata de lo que le podía haber pasado. Podría haber sido cómplice de lesiones o de homicidios. Si él fuese el instigador y consiguió el arma porque quería que le pegaran un balazo a alguien, ahí entra (el delito de) coautor por instigación. Es mucho más grave porque tiene la misma pena que el autor".

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...