Opinión > OPINIÓN

China, la gran superpotencia emergente

Como todos los regímenes comunistas, el gobierno chino es ateo, materialista y hostil a las religiones

Tiempo de lectura: -'

13 de mayo de 2019 a las 05:01

La revolución comunista china, iniciada en 1927, se extendió hasta 1949, cuando los comunistas, liderados por Mao Zedong, vencieron a los nacionalistas y establecieron la República Popular China (RPC) en la China continental. Mao gobernó la RPC como un autócrata sanguinario desde 1949 hasta su muerte en 1976.

Muchos lo consideran el mayor asesino de la historia, aunque en su caso no es fácil separar las muertes debidas al aparato represivo -incluyendo los laogai, la versión china del GULAG soviético- de las debidas a su incompetente manejo de la economía. Por ejemplo, el “Gran Salto Adelante” (1958-1962), un plan de rápida industrialización y colectivización de la economía china, produjo una gran hambruna, que mató a unos 10 millones de personas.

Sin duda deben imputarse a Mao los millones de víctimas de la “Revolución Cultural” (1966-1976), un movimiento popular caótico lanzado por Mao contra las élites chinas. Sumando todas las víctimas del régimen de Mao se obtiene un total de entre 40 y 110 millones de muertes. 

Después de la muerte de Mao, otro líder de la RPC, Deng Xiaoping, realizó grandes reformas económicas, favoreciendo la economía de mercado, pero manteniendo la férrea dictadura del Partido Comunista Chino (PCC). En el gobierno del actual líder Xi Jinping, iniciado en 2012, China mantiene esa combinación de economía capitalista y política totalitaria.

Como todos los regímenes comunistas, el gobierno chino es ateo, materialista y hostil a las religiones. El presidente Xi impulsa abiertamente la “sinización” de las religiones, presionándolas para que conformen sus doctrinas y tradiciones a la sociedad china y a los objetivos del PCC. En 2017 el régimen chino prohibió a los menores de edad entrar a las iglesias, asistir a servicios religiosos y unirse a grupos cristianos, incluso en compañía de sus padres.

En China, hasta el año pasado, la Iglesia Católica verdadera, fiel a Roma, existía en la clandestinidad, mientras que el Gobierno permitía una Iglesia Católica cuasi-cismática, guiada por la Asociación Patriótica Católica China, una institución totalmente sometida a la dictadura comunista. Miles de obispos, sacerdotes y fieles de la Iglesia clandestina, debido a su heroica fe católica, sufrieron la muerte, la desaparición, la cárcel o torturas.

En 2018 el Vaticano y China firmaron un acuerdo secreto a fin de normalizar esa situación: el Vaticano concedió al gobierno chino (comunista y ateo) la facultad de controlar la elección de los Obispos, reteniendo el Papa sólo el poder de vetar a los candidatos elegidos1. Comentario irónico: ¿qué podría salir mal en la aplicación de este acuerdo con un gobierno decidido a destruir la libertad de la Iglesia? 

El presidente Xi lanzó en 2013 una ambiciosa iniciativa política y económica llamada “One Belt, One Road” (Una Franja y Una Ruta), que consiste en la reconstrucción de la antigua “Ruta de la Seda” y la construcción de una ruta marítima paralela. Esta especie de “Plan Marshall chino” busca formar una mega-zona de intercambio comercial, dominada por China.

En 2015 el gobierno chino anunció su plan “Made in China 2025”, que apunta a convertir a mediano plazo a China en la principal superpotencia industrial, por medio del desarrollo acelerado de la innovación tecnológica en diez sectores prioritarios: tecnologías de la información (incluyendo fabricación de chips, redes 5G e inteligencia artificial), robótica, industria aeroespacial, nuevos materiales, biomedicina, etc. China planea iniciar el despliegue masivo de sus redes 5G en 2019, antes que la mayoría de los países desarrollados.

Ordenando los países del mundo según su PBI de 2019, se ve que hoy las principales potencias son sólo dos: Estados Unidos (US$ 21 billones) y China (US$ 14 billones). Japón (US$ 5 billones) ocupa un distante tercer puesto, mientras que Rusia (US$ 1,6 billones) ocupa el 12° puesto. Se ha estimado que el PBI de China podría superar al de EE.UU. hacia 2025, pero esto podría no suceder debido a la crisis demográfica de China y al impacto de las medidas comerciales adoptadas por EE.UU. contra China. 

El presidente Trump reaccionó a los grandes planes geopolíticos, las prácticas de espionaje industrial y de transferencia tecnológica forzada y el enorme superávit comercial de China por medio de la aplicación de grandes aranceles a varios productos chinos de exportación. Pronto se verá si esto conduce a una moderación de las ambiciones de China o a una guerra comercial total. 

En este contexto subrayo dos noticias recientes de nuestro país: 
1) Guillermo Draper tituló que “China quiere a Uruguay como ‘hub y puerta’ de su avance regional” e informó que “El gobierno de China tiene en los primeros lugares de su agenda internacional la creación de la Franja y la Ruta, un proyecto intercontinental que busca mejorar las vías de comercio, las inversiones en infraestructura y conectividad entre los países. La iniciativa no recibió muchos respaldos en la región. De hecho, hasta ahora Uruguay es el único país del Mercosur que firmó su adhesión a la Franja y la Ruta” (Búsqueda, 28/03/2019).

2) El biólogo marino Rodrigo García declaró: “Este puerto chino [que se proyecta construir en Punta Yeguas,  Montevideo] sería una base para abastecer a toda la flota china que llega a Uruguay, para una pesca masiva. La pesca china es considerada una de las más depredadoras del mundo” (Radio Universal 970 AM, 06/03/2019).

1: Este acuerdo Vaticano-China viola el Art. 80 de la Convención de Viena de 1969 -que excluye los tratados secretos- y contradice el Concilio Vaticano II: “para defender como conviene la libertad de la Iglesia… desea el sagrado Concilio que en lo sucesivo no se conceda más a las autoridades civiles ni derechos, ni privilegios de elección, nombramiento, presentación o designación para el ministerio episcopal”. (Decreto Christus Dominus, n. 20). 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...