Cargando...
Las aves muertas fueron enterradas en una fosa para evitar problemas ambientales.

Agro > OLA DE CALOR

Con llagas en las manos y a dormir sin cenar luego de enterrar al 25% de sus gallinas

La ola de calor causó miles de muertes de aves en predios avícolas y uno de los casos fue el que soportó la familia de Andrea Vidal, en Costas del Tala: fue "devastador", admitió la productora

Tiempo de lectura: -'

17 de enero de 2022 a las 12:21

Del viernes al domingo, Andrea Vidal, su esposo y sus hijos la pasaron mal. “Muy mal, terrible la pasamos, soportamos algo inhumano”, remarcó ella. Esa familia posee una pequeña empresa en el rubro avícola y en tres días la ola de calor mató más del 25% de los animales, con un perjuicio económico de gran magnitud y, sobre todo admitió, un golpe anímico que definió como “devastador”.

“Tuvimos que trabajar cada día hasta bien tarde por la noche y acostarnos fundidos y sin comer después de sacar a los animales muertos y enterrarlos, para dejar todo en las mejores condiciones posibles y hacer lo que hay que hacer: mantener la ilusión y seguir produciendo para ayudar a que esta cadena de producción de alimentos no se interrumpa”, dijo Andrea a El Observador.

El caso de Andrea y su familia es uno de varias decenas en un segmento productivo en el que hay aproximadamente 300 predios donde se manejan aves, ya sean reproductoras, ponedoras de huevos o para la producción de carne aviar, ubicados sobre todo en Canelones.

Este lunes está previsto que el tema sea considerando en la reunión del comité de emergencia del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), donde pueden adoptarse medidas de asistencia a los damnificados, según adelantó Nicolás Chiesa, director nacional de la Granja, a El Observador.

"Fue espantoso"

Andrea mencionó que es impresionante cómo les quedaron las manos a todos: destruidas, llenas de llagas. “Estuvimos durante muchas horas cargando a mano los animales muertos, que son muy pesados, de unos 4,5 kilos cada uno, por lo tanto podemos cargar cuatro a la vez como mucho. Mis hijos anduvieron los dos al palo, al más chico le dimos una carretilla, también hubo dos vecinas que vinieron a dar una mano, fue bravo porque los animales se descomponen muy rápido, está todo el tema del olor, te dan arcadas… Mi esposo llevó la peor parte porque los cargaba en la zorra, los llevaba a los animales a una fosa para darles el destino que hay que darles y evitar contaminaciones y además los descargaba… fue algo espantoso lo que vivimos”, recordó.

Añadió que la magnitud de lo que pasó, que fue padecido además por muchos otros productores del rubro, es algo difícil de explicar a quien no lo vivió, pero que sin duda “es desmoralizador y frustrante”.

El daño económico se añade al impacto anímico en los productores.

Explicó que “te lleva 25 semanas que una gallina llegue a poner su primer huevo, luego durante nueve meses sigue produciendo y esto pasó cuando estaban en plena producción… Ahora, por ejemplo, vas a los galpones y, más allá de las muertes y de que muchos quedaron casi vacíos, no ves un huevo, el nivel de estrés que quedó es terrible”.

En esta unidad productiva, en un sistema con galpones abiertos, se manejan dos planteles de gallinas reproductoras que ponen huevos para la obtención de los pollitos bebé que luego se engordan para la producción de carne aviar.

En total se venían manejando 10.000 gallinas, más 1.400 gallos. La ola de calor mató 2.540 gallinas y 50 machos. La mayoría de las muertes ocurrieron el viernes y el sábado, pero también algunas en la tarde del domingo, cuando se combinaron una elevada temperatura, alta humedad y un vapor que las asfixió.

Murieron, en este predio, más del 25% de las aves.

57 °C a nivel del suelo

El predio productivo de Andrea y su esposo –Noel– está en Costas del Tala, sobre la ruta 81, cerca de San Antonio. Esa fue una zona de Canelones “en rojo” durante esos días, según se supo por un medidor que un tambero vecino tiene en una alfalfa: detectó 57 °C a nivel del suelo y 47 °C en el ambiente.

“Llevo 22 años en esto y hubo otras olas de calor, pero nunca algo tan intenso como pasó esta vez”, informó la productora.

Agregó que el clima “está cada vez peor” y que a la ola de calor le siguieron vientos muy fuertes que ocasionaron destrozos en unidades productivas de varios vecinos.

Luego llegaron estas lluvias intensas que, aunque eran necesarias, siempre complican cuando suceden en el marco de fuertes temporales.

Consultada sobre una estimación de los daños, Andrea dijo que está en proceso y en manos de un profesional veterinario de la avícola con la que esta familia está vinculada en la actividad, para entregar la información correspondiente.

“Lo importante, me parece, es ver de qué modo podemos ponernos a trabajar, a planificar, para estar preparados si esto vuelve a pasar”, comentó.

Mientras tanto, admitió: “Lo que nos toca es no bajar los brazos, no quedarnos en el lamento, nos tocó, ya está, y ahora hay que seguir adelante porque el productor rural tiene ese espíritu, el de no aflojar nunca pese a que convive con estas adversidades, aunque nunca nos había pasado algo tan grave”.

La temperatura rondó los 50 °C en zonas de Canelones.

Sobre si confían en que habrá alguna asistencia oficial que les permita, rápidamente, bajar costos y recomponer el sistema productivo, dijo que si eso sucede por supuesto que será útil y bienvenido, pero que el foco está en no cruzarse de brazos a la espera de ayudas y dejar esto rápidamente atrás y seguir adelante.

“La verdad es que nosotros vivimos siempre ilusionados, con la ilusión de que si hay seca va a llover, con la ilusión de que todo va a mejorar, siempre tenemos una ilusión y ahora nos tocó esto horrible y sin embargo sentimos que tenemos el deber de no aflojar para que esta cadena de producción de alimento, en la que nosotros estamos bien al inicio, no se detenga”, concluyó Andrea.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...