Agro > TRIBUNA / JORGE MEZA

Consumidores exigentes para transformar la agricultura

"Es importante mantener sistemas alimentarios inclusivos”

Tiempo de lectura: -'

04 de enero de 2019 a las 05:03

Por Jorge Meza (*), especial para El Observador

El aumento del nivel de exigencia por parte de los consumidores uruguayos respecto a la calidad de los alimentos que llegan al mercado es clave para mejorar el sistema alimentario nacional e, incluso, siendo exportador de alimentos también es clave para proyectar nuevos productos al mundo, con la marca país Uruguay.

Aquí es importante considerar que la calidad de los alimentos no solo se mide por su sabor, textura y otros atributos llamados organolépticos y físicos. Hoy en día, en el concepto de calidad también entra en línea de cuenta lo nutritivo y la noción de social y ambientalmente amigable. Esto no se ve directamente en el producto, pero que es cada vez más importante para toda la sociedad.

Para que un producto sea social y ambientalmente amigable es importante trabajar en toda la cadena del sistema alimentario, desde la producción pasando por la comercialización, industrialización y el expendio final del producto.

Los pequeños, medianos y grandes productores deben tener la posibilidad de poner sus productos en el sistema alimentario a precios justos. Los pequeños agricultores con recursos limitados no pueden ser expulsados de la cadena alimentaria por su vulnerabilidad. Es importante mantener sistemas alimentarios inclusivos.

Por otro lado, el proceso productivo y toda la cadena debe tener un bajo impacto en el ambiente gracias a la reducción de la degradación del suelo, de la contaminación del agua, de la afectación a los recursos biológicos y de las emisiones de dióxido de carbón, entre otros.

Si los consumidores están informados de la calidad de los productos que consumen, en un sentido amplio, podrán buscar y optar por el consumo de productos de mayor calidad. Con esto, toda la cadena alimentaria se modificará y se ajustará a la demanda más exigente de un consumidor mejor informado.

Uruguay ya ha puesto este tema a discusión en la agenda política, y ha realizado acciones importantes.

Por ejemplo, en lo que se refiere al consumo de alimentos más nutritivos, y considerando que dos de cada tres personas tiene sobrepeso, el país ha establecido normas para la alimentación saludable y la prohibición de la venta de productos procesados con altos niveles de azúcar, grasas y sal en escuelas.

Uruguay tiene un acuerdo con la industria panadera para la reducción gradual del sodio en los panificados. El Decreto de Etiquetado Frontal de Alimentos fue otro avance muy importante de la sociedad uruguaya en la lucha contra la mala alimentación.

En lo que respecta a sistemas alimentarios inclusivos, existe un amplio programa de apoyo a los pequeños agricultores para mejorar su calidad de vida y llevar al mercado productos diversificados, inocuos y de mayor valor nutritivo. Pero, además, estos agricultores disponen de volúmenes de provisión asegurados en las compras públicas nacionales de alimentos y algunos agricultores integran cadenas más largas de comercialización, que llevan sus productos a mercados nacionales e internacionales.
En lo ambiental, Uruguay se esfuerza, por ejemplo, en tener una producción pecuaria climáticamente inteligente. Es decir, que además de buscar adaptarse y ser resiliente al cambio climático, pretende reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, disminuyendo de esta manera su huella de carbono.

Otra acción importante es la gestión que hace Uruguay de los productos químicos agrícolas, que implica su adecuado uso, manipulación y disposición para evitar la contaminación de los alimentos, el suelo, el agua y la atmósfera.

Hay mucho por hacer, pero hay avances y voluntad. Para lo que resta, es importante entonces contar con consumidores informados y exigentes, que hagan del sistema alimentario nacional un sistema seguro de producción de alimentos, para el mercado local e internacional.

En todos estos ámbitos ha cooperado activamente la FAO. Esperamos continuar cooperando en los próximos años y que puedan confluir las voluntades de las autoridades, las organizaciones sociales, el sector privado y los consumidores en general.

(*) representante de la FAO
ad ínterim en Uruguay

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...