Agro > TRIBUNA / PABLO CARRASCO

¿Una nueva era?

"El sector agropecuario contribuye más con la sociedad a través de su crecimiento que con sus tributos”

Tiempo de lectura: -'

28 de diciembre de 2018 a las 05:03

Por Pablo Carrasco, especial para El Observador

El sector agropecuario uruguayo se aproxima al final del tercer período de gobierno del Frente Amplio en un estado crítico. Dentro de ese lapso se anida una década de precios históricos que solo sirvió para que los productores reinvirtieran en su propio negocio agrandando el producto y para que  el gobierno lo considerara como un aumento de sueldo,  una oportunidad de recaudación, no de desarrollo.

La buena noticia es que la responsabilidad de la situación angustiante actual es 100% interna. Los precios en varios rubros están por encima de los precios históricos, pero el contexto uruguayo se volvió enemigo implacable de aquel “país productivo” que nos prometieron.

La cadena nacional última brindada por el ministro (Enzo) Benech confirman que en el mejor de los casos el gobierno padece de un nivel de catalepsia que le impide entender siquiera lo que hizo con el principal rubro nacional.

En estas circunstancias parece bastante evidente que una abrumadora mayoría de quienes participan de la producción miren casi con terror la posibilidad de un cuarto gobierno cuyas consecuencias serían imprevisibles.

Imaginemos por un momento que un cambio se concreta, que queda abolido el resentimiento ideológico que nos ha perseguido y que el sector agropecuario vuelve a ser mirado como un socio.

El país será entregado al nuevo gobierno con un estado hipertrófico, un déficit de caja de $ 2.000 millones, un grado inversor en riesgo e innumerables necesidades insatisfechas en vivienda, asentamientos, marginalidad y un largo etcétera. Sabemos de sobra que ocupamos un lugar en la fila bastante alejado del primero. Sin embargo, el primer producto útil del nuevo gobierno deberá ser un cambio de señales que hagan más confortable la espera a que nuestro turno llegue.

¿A qué le llamamos cambio? A comprender que el sector agropecuario contribuye más con la sociedad a través de su crecimiento que con sus tributos. Hoy, asfixiando al sector el gobierno, recauda US$ 300 millones para enfrentar un presupuesto de US$ 17 mil millones, mientras que obtiene de cada dólar invertido allí US$ 6 para el resto de la sociedad. No habrá crecimiento sin inversión por lo que el gobierno deberá en algún momento encarar el encendido de este motor.

Compartiendo la problemática con todo el sector exportador, el 1º de marzo del año 2020 debe comenzar un cambio histórico en la persistente tozudez de utilizar el dólar como única herramienta contra la inflación. Detener la gigantesca transferencia de recursos del agro hacia los sectores no transables deberá ser el primer objetivo, para lo cual habrá que terminar con la noche negra del déficit fiscal y las letras de regulación monetaria.

Mientras tanto, para comenzar, aun sin alterar la carga impositiva, ésta se deberá cambiar de lugar. Cuando se recauda en los insumos (energía, combustibles, tarifas publicas) o cuando los impuestos son ciegos e independientes de la producción los estímulos a la inversión desaparecen. La misma carga tributaria, pero extraída de las ganancias de la actividad, promueven el resultado contrario. Los impuestos deben “carnear gordo” al contribuyente y no con anterioridad a la producción.

En segundo término, cuando llegue el momento, se deberán diferenciar renuncias fiscales correspondientes a impuestos ciegos de las que se realizan sobre la inversión de los productores. Las primeras deberán lisa y llanamente aceptarse definitivamente, mientras que habrá otras que serán pasajeras y atenderán al retorno de las inversiones.

Con la capacidad de obtener crédito externo que el país aún conserva, estas renuncias deberán financiarse porque el ciclo inversión-producción tiene siempre un desfasaje.

Lo que hoy es un endeudamiento del país para pagar sueldos inútiles y llegar a fin de mes deberá evolucionar en el período hasta llegar a ser el apoyo al encendido de estos motores que luego funcionarán de locomotora del país.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...