Agro > TRIBUNA / CARLOS MARÍA URIARTE

Casi una utopía, pero no un imposible

"No es momento de defender colores, es el momento de cultivar valores"

Tiempo de lectura: -'

20 de diciembre de 2018 a las 21:31

Por Carlos María Uriarte, especial para El Observador

Quien más, quien menos, en estos días vivimos momentos de reflexiones y de evaluaciones de lo vivido durante el año. Si bien éste ha sido uno muy particular, el que viene lo será más aún, pues será el que decidamos el destino para los próximos cinco años.

Por eso creemos oportuno hacer un llamado a la reflexión.

En los últimos tiempos hemos estado atormentados por las críticas y los comentarios de que esto no da para más, y la alternativa de irse del país suena muy fuerte en nuestra sociedad.

Reflexionemos.

En Uruguay no tenemos catástrofes sísmicas, ni huracanes estacionales y/o sequías eternas, como ocurre en muchos otros lugares del mundo, y debemos estar agradecidos por ello.

A pesar de que desgraciadamente aun hay uruguayos que sufren para conseguir el alimento diario, en nuestro querido país producimos alimentos para 10 veces más nuestra población, y debemos también dar gracias a Dios por ello.

Así mismo, no tendremos petróleo, pero somos de los pocos países ricos en agua dulce, cuando hay millones de personas en el mundo que pelean por ella. Otra razón por la que debemos estar agradecidos.

Si bien tenemos serios problemas de inseguridad, básicamente es porque no estamos acostumbrados a convivir con ella. No tenemos guerra, y la inmensa mayoría de los orientales valoramos y respetamos la vida.

No queremos decir con esto que esté todo bien, muy por el contrario. Simplemente que no veamos solo la mitad del vaso vacio, sino que nos concentremos en la mitad llena para motivarnos a luchar por el Uruguay que soñamos.

Es el momento de ser protagonistas de nuestro destino, y no dejar el mismo en manos de otros.

Rechacemos que el objetivo de nuestras vidas sea verla pasar, como desgraciadamente ha ocurrido con la gran mayoría de los beneficiarios de los planes sociales. Seamos protagonistas de nuestro presente y de nuestro futuro, pues nosotros somos los únicos responsables de nuestra felicidad.

Promovamos el esfuerzo y el trabajo honrado por sacar adelante a nuestras familias. Porque el trabajo dignifica y trabajando damos ejemplo a nuestros hijos de esta fantástica virtud, que en los últimos tiempos hemos ido perdiendo.

Promovamos la unión en lugar del divisionismo. Al decir de Wilson Ferreira Aldunate,  “El Uruguay es un país donde nadie es más que nadies”. Pero tengamos claro que no somos todos iguales, nos diferencian nuestras virtudes y nuestros defectos, y reconocerlo es sano.

 

“La promoción de los derechos humanos sigue siendo la estrategia más efectiva para prevenir las desigualdades entre los hombres y entre los pueblos, para incrementar la seguridad, pues las víctimas de las penurias y las desesperanzas cuya dignidad humana se viola con impunidad, son una presa fácil del llamado a la violencia y pueden convertirse en violadores de la paz” (Benedicto XVI, Asamblea Anual de la ONU 2008).

 

Rechacemos enérgicamente la falta de ética, los manejos turbios, el nepotismo, el amiguismo y a toda forma totalitaria de ejercer el poder. No permitamos que nos dividan para reinar. El país nos precisa juntos.

 

“Estar juntos es el comienzo, permanecer juntos es el progreso, y trabajar juntos es el éxito” (Henry Ford).

 

Revaloremos como motivo de orgullo personal a la honestidad, a la rectitud de carácter, a la palabra dada, a la cara limpia y a la mirada a los ojos.

No es momento de defender colores, es el momento de cultivar valores. Valores que hemos perdido, y que son pilares fundamentales para vivir en una sociedad en paz.

Permitamos que estos principios nos animen y guíen en el tiempo por venir.

Somos muy consientes que tenemos por delante un desafío muy importante para poder llegar al país que queremos.

Casi una utopía. Pero nada es imposible cuando se tiene la voluntad para hacerlo unidos por el amor a nuestro país.

Pensemos que lo mejor está aún por llegar. Nuestros hijos se lo merecen y nuestros nietos nos lo agradecerán.

¡Feliz 2019 en familia!

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...