Mundo > Pekín suspendió celebraciones de Año Nuevo

Coronavirus: 20 millones de personas confinadas alrededor de Wuhan para frenar propagación

La Organización Mundial de la Salud, OMS, consideró "demasiado pronto" declarar la "urgencia de salud pública internacional"

Tiempo de lectura: -'

23 de enero de 2020 a las 13:09

China confinó el jueves a unos 20 millones de personas alrededor de Wuhan, la metrópolis de donde surgió un nuevo virus que ya dejó 18 muertos y ha comenzado a propagarse por el mundo, desatando la movilización de las autoridades sanitarias internacionales.

Desde las 10H00 locales (Hora 23 del miércoles en Montevideo), ningún tren ni avión podía salir de Wuhan, una urbe de 11 millones de habitantes situada en pleno centro de China. Los peajes en las autopistas estaban cerrados.

Reflejo de la preocupación que reina en el país, la Ciudad Prohibida de Pekín, el antiguo palacio de los emperadores, anunció que cerraba para evitar el riesgo de contagio.

Las autoridades chinas anunciaron el jueves la primera muerte debido al nuevo coronavirus fuera de Hubei, la provincia en el centro del país donde se cree que surgió el virus.  

La comisión de salud de la provincia de Hebei, en el norte, límitrofe con Pekín, informó en un comunicado que un hombre de 80 años diagnosticado con el nuevo virus murió el miércoles, elevando a 18 el número de fallecidos.

Los habitantes de Wuhan se encuentran atrapados en su ciudad en vísperas del extenso año nuevo chino. A lo largo de sus vastas arterias, la metrópolis parece una ciudad fantasma, en la que se observan pocos transeúntes, con la cara cubierta de mascarillas, precaución ahora obligatoria por orden municipal.

"Las estaciones de metro están cerradas, hay poco tráfico, muchas tiendas no abrieron", enumera Adrian. Al igual que sus colegas, a este profesor de francés se le ordenó no abandonar la universidad, salvo para ir a buscar provisiones a un supermercado local. "Algunos clientes tenían uno o dos carritos. Parecía que estaban haciendo provisiones de supervivencia", afirma.

Se cancelaron las celebraciones de Año Nuevo. En un hotel del centro de la ciudad, los clientes reciben gel desinfectante y tienen que tomar su temperatura. Un establecimiento cercano acaba de cerrar sus puertas. El transporte público sigue estando permitido para llegar a Wuhan, pero pocas personas lo hacen.

"Algunos cambiaron sus planes, pero yo no pues quiero volver a casa", explica Fang, un hombre de 28 años, que acaba de salir de Shanghai a bordo de un tren de alta velocidad con destino al epicentro del virus.

Azafatas con mascarillas

A bordo de un vuelo que sale de Pekín, sólo unos 30 pasajeros, en su mayoría originarios de Wuhan y su región, están rodeados de azafatas con la cara cubierta por una mascarilla. Varios de ellos aseguran a la AFP que no tienen miedo del virus y que están dispuestos a permanecer encerrados varias semanas.

A su llegada, el aeropuerto de Wuhan está casi desierto, la gran mayoría de las tiendas están cerradas y las alfombrillas de equipaje están vacías. Una empleada confiesa que no sabe cuándo se cerrará formalmente el aeropuerto. "Ni siquiera sé a qué hora terminaré el trabajo porque la situación es cambiante", precisa.

Al enterarse de la cuarentena, la gente, "al borde de las lágrimas", pide ayuda en las redes sociales. "Nos faltan alimentos y productos desinfectantes, necesitamos recursos adicionales", escribe un internauta. "Tenemos la sensación que es el fin del mundo".

 

Después de parecer ignorar el brote del mes pasado, los habitantes reaccionaron repentinamente esta semana, cuando se descubrió que el virus podía transmitirse entre humanos. "Hace dos días que no salgo", declara a la AFP un habitante llamado Mao, explicando que salió por última vez para comprar una mascarilla respiratoria a un precio prohibitivo de 50 yuanes (6 euros). "La persona detrás de mí compró todo lo que quedaba", añade.

En un vídeo difundido en las redes sociales, una joven novia de una ciudad vecina celebra su boda con una máscarilla en la cara. Explica que todos los invitados de Wuhan deben sentarse en la misma mesa.

China anuló las ceremonias del Año Nuevo en Pekín para reducir los riesgos de contagio.

Wuhan, a orillas el Yangtsé, es el epicentro de la epidemia, que desde diciembre ha contaminado a más de 570 personas y causado 18 muertes, según el último balance comunicado el miércoles por la noche. Todas las personas fallecieron en Wuhan o en su región.

A 70 km al este, Huanggang, una ciudad de 7,5 millones de habitantes, se encontraba este jueves bajo medidas similares. La circulación de los trenes fue interrumpida hasta nuevo orden.

Muy cerca, Ezhou (1,1 millones de habitantes), ya había cerrado su estación de trenes.

La alcaldía de Pekín anunció el jueves la anulación de las populares ceremonias previstas en la ciudad para el Año Nuevo. Cada año, centenares de miles de pequineses acuden a los parques y espacios públicos para asistir a los tradicionales bailes del león y del dragón.

 

Muy "pronto" para urgencia internacional
La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó este jueves que es "demasiado pronto" para decretar que el virus que apareció en China y que ha empezado a expandirse por el mundo constituya una "urgencia de salud pública de alcance internacional.
"No se equivoquen, es una urgencia en China. Pero aún no es una urgencia sanitaria mundial. (Aunque) podría convertirse en ello", declaró en rueda de prensa el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.
Asimismo, Ghebreyesus instó a China a garantizar que los bloqueos a los transporte en varias ciudades sean "de corta duración", en tanto intenta prevenir la propagación del virus que puede ser mortal. 
"China ha tomado medidas que considera apropiadas para frenar la propagación del coronavirus en Wuhan y otras ciudades. Esperamos que sean cortas y eficaces", añadió ante periodistas en Ginebra.
Para luego señalar que por ahora no hay "ninguna prueba" de contagio entre humanos fuera de China.
"Sabemos que hay transmisión entre personas en China, pero hasta ahora parece estar limitada a grupos familiares y a trabajadores de la salud que han atendido a pacientes infectados", destacó.
"Fuera de China no hay por ahora constatación de contagios, pero eso no significa que esto no vaya a suceder", advirtió el alto funcionario internacional.

Fuente. AFP

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...