Nacional > OTRO PROBLEMA

Desde el FA pidieron la renuncia del alcalde del Municipio C, pero solo obtuvieron una licencia

Rodrigo Arcamone, de la 711, fue denunciado por violencia doméstica y definió apartarse del cargo mientras dure el proceso judicial

Tiempo de lectura: -'

10 de mayo de 2018 a las 05:00

Al Frente Amplio y la lista 711 les estalló un nuevo problema este miércoles cuando se conoció que el alcalde del municipio C, Rodrigo Arcamone, integrante de la agrupación liderada por Raúl Sendic, recibió, por parte de la Justicia de Canelones, una orden de alejamiento de su pareja como medida cautelar a causa de una denuncia por violencia doméstica.

La noticia, divulgada por el portal Sudestada, generó movimientos en la interna frenteamplista que desembocaron en que Arcamone se apartara provisoriamente del cargo, una decisión que tomó junto a sus compañeros de la 711, pero que "no satisface" a la cúpula de la coalición, según informaron fuentes políticas a El Observador.

"Hemos resuelto, junto a Arcamone, que tomará una licencia de su responsabilidad hasta que la Justicia actúe y se aclare la situación", señaló la 711 a través de un comunicado. "Confiamos plenamente en el proceder de la Justicia que está actuando de acuerdo a la normativa vigente y con la cautela y seriedad que estos casos ameritan", agregó el sector.


Por su parte, la directora de la Asesoría de Género de la Intendencia de Montevideo (IMM), Patricia González, informó que la comuna fue la que recibió la denuncia por parte de la pareja de Arcamone y le brindó asesoramiento legal. "La denunciante acudió el fin de semana al servicio nuestro y desde entonces iniciamos el respaldo y el patrocinio para iniciar el proceso judicial", aseguró en rueda de prensa, y agregó que la Asesoría continúa patrocinando a la mujer.

El juez especializado en violencia doméstica, Pablo Dalera, le prohibió al alcalde acercarse a menos de 500 metros de la mujer, así como mantener "todo tipo de comunicación", por un lapso de 180 días. Se trata de una medida cautelar previa al juicio que determinará la culpabilidad o no de Arcamone.

"Como siempre decimos, no son algunos locos sueltos los que ejercen violencia, sino que son algunos hombres que viven en sociedad", aseguró González, y añadió que el "poder político" de los presuntos agresores suele hacer "más difícil la denuncia".

La reacción del FA

Desde temprano en la mañana hubo conversaciones entre dirigentes del Frente Amplio para definir cómo encarar el tema, aunque ningún sector presentó una denuncia a la fuerza política.

Para que el FA tome formalmente cartas en el asunto se precisa que algún sector presente una moción denunciando el accionar de Arcamone. En ese caso, el Secretariado Ejecutivo puede remitir el caso al Tribunal de Conducta Política (TCP), que se reunió este miércoles pero no abordó el tema de oficio.

Como el alcalde es un cargo electo directamente por la ciudadanía, el apartamiento del cargo puede darse o bien por juicio político o por una renuncia.

Por eso, distintos dirigentes sugirieron durante toda la jornada a las autoridades de la 711 que lo mejor era que Arcamone diera un paso al costado, indicaron fuentes del FA.

La diputada suplente del MPP, Margarita Libschitz, fue una de las pocas voces que se pronunciaron públicamente a favor de una resolución de la fuerza política. "Vamos a intentar que se tomen medidas", dijo Libschitz a El Observador. "Aunque sea una persona que ocupa un cargo de relevancia en el Estado, y electo por la ciudadanía, el Frente Amplio tiene que hacerse cargo" de la situación, aseguró. En su cuenta de Twitter, la diputada escribió: "Para decir 'ni una menos', tenemos que hacernos cargo también dentro de nuestra fuerza política".

Desde la IMM, en tanto, también se pasó la pelota al Frente Amplio. "Nosotros no tenemos potestades porque es otro nivel de gobierno. El pedido de renuncia queda en manos de la fuerza política", dijo González.

Oposición pidió su renuncia

Los dos concejales del Municipio C pertenecientes a la oposición remitieron una nota en la tarde del miércoles pidiendo "la inmediata renuncia" del alcalde Arcamone, "en virtud de la gravedad de la situación".

Alejandra Britos, concejal por el Partido Nacional, dijo a El Observador que la noticia no le llamó la atención y que ese comportamiento "no es algo de ahora".

"Él es agresivo mal", señaló la concejal, y agregó que tuvo un altercado con el alcalde 15 días atrás, en medio de una sesión del Consejo. "Desde que asumió trata mal a la gente, no solamente a mí sino también a vecinos. Hace dos semanas le comenté algo sobre unos dineros y me dijo: 'te vas a callar y no vas a hablar más acá adentro'", relató Britos.

Según afirmó, tras el episodio elevó una nota en el Consejo pero el oficialismo "no quiso que quedara en actas". "Hicimos una nota a mano con el otro concejal de la oposición (Rodrigo Llugdar, del Partido de la Gente), pero cuando la ingresamos levantaron la sesión", dijo la concejal nacionalista.

Feminista declarado

Arcamone, a lo largo de su carrera política, ha mostrado una activa militancia feminista. El 7 de marzo de 2017, 24 horas antes del Día Internacional de la Mujer, escribió el siguiente mensaje en su cuenta de Facebook: "Asumir nuestros errores, transformar nuestros vínculos, desaprender lo aprendido y hacernos cargo del micromachismo que permea nuestros actos si no estamos atentos. Dejar de mirar hacia otro lado cuando vemos desigualdad y violencia, criar a nuestros hijos en igualdad de género, hacernos cargo, es parte de asumir y transformar la realidad desde la acción".

Comentarios