The Sótano > The sótano

El entretenimiento más costoso del mundo

Se ha convertido en poco tiempo en gran usina mundial de series y largometrajes, pero sus ganancias por el momento no están a la altura de sus multimillonarias inversiones 

Tiempo de lectura: -'

22 de julio de 2019 a las 08:45

Netflix es uno de los misterios más atractivos y difíciles de explicar de nuestra época. La empresa gasta miles de millones de dólares en producción de nuevos filmes y series para consumo hogareño, ahora también en la compra de salas cinematográficas, pero varias lecturas de los indicadores financieros presentan un panorama presente sombrío, con pérdidas estrafalarias, a nivel de miles de millones de dólares. 

Sin embargo, la imponente maquinaria no se detiene y anuncia mayor cantidad de inversiones en todos los planos mencionados, con el objetivo a más largo que corto plazo, de quedarse con la parte del león, esto es, la mayor porción de la torta. Como alguien conocedor del funcionamiento de la empresa dijo a este cronista, la idea de fondo es que en menos de una década el mercado del entretenimiento se lo disputen en solitario Disney y Netflix, por más que la segunda hoy en día esté a varios cuerpos de distancia de la primera, que no para de invertir y ganar terreno en todos los frentes.

La información en grandes titulares dada a conocer la semana pasada indicaba: “Netflix pierde $ 17 mil millones en valor en un día”. El reporte de ganancias de la empresa, dado a conocer el miércoles 17 de julio presentó resultados desastrosos, con una pérdida importante de suscriptores en territorio estadounidense y con no tanto suscriptores pagos agregados a nivel global, apenas 2.7 millones, casi la mitad de los que tenía previstos reclutar, cinco millones. 

Las acciones de la empresa, una vez conocida la información del último trimestre, cayeron en valor más del 10 por ciento. La  desaceleración en el crecimiento puede considerarse una de los elementos más desalentadores para un servicio basado en el crecimiento de suscriptores. ¿Ha perdido la plataforma su capacidad de seducción? ¿Deberá replantearse la selección de contenidos que ofrece?

Uno de los comodines que viene salvando el presente de la empresa es la inversión en series producidas fuera de Estados Unidos, varias de las cuales se han convertido en éxito internacional, muy notoriamente la dinamarquesa La lluvia, la sueca Quicksand, y la alemana Cómo vender drogas online (a toda pastilla), que le han permitido a Netflix ganar una cifra cercana a los 15 millones de nuevos suscriptores globalmente.

En el presente Netflix tiene 60 millones de suscriptores en territorio estadounidense y su plan es llegar a 90 millones, algo que en apariencia se presenta como difícil, considerando que varias empresas poderosas y con fuerte inversión de capital para dar batalla a nivel de oferta de contenidos, como Disney, WarnerMedia, y Apple, se disponen a competir con la misma capacidad productiva en servicios de transmisión por streaming. La primera de las mencionadas, caracterizada históricamente por poner el ojo donde pone la bala, representa por anticipado un rival que mete miedo y cuya participación en diferentes segmentos del entretenimiento global por serie o filmes puede llevar a una saturación de la oferta.

Mientras el panorama luce ominoso en la parte financiera y de estancamiento del crecimiento, Netflix sigue gastando fortunas en nuevas producciones, sobre todo en proyectos cinematográficos con costosas estrellas en su reparto y prestigiosos directores con muchas exigencias a nivel de producción. 

La película Bright, estrenada dos años atrás con malas reseñas, pero con positiva respuesta por parte de la audiencia, y que tiene a Will Smith como protagonista, costó US$ 100 millones. The Irishman, dirigida por Martin Scorsese, con elenco estelar que comandan Robert De Niro, Al Pacino, Harvey Keithel y Joe Pesci, y cuyo estreno está previsto para fines de ese año, costóUS$ 200 millones, siendo la películamás costosa dirigida por Scorsese. Y la lista de estrenos en puerta, tanto de filmes como de series, parece interminable. En 2019, Netflix gastarála increíble suma de US$ 15 mil millones en nuevas producciones, entre las que figura la argentino-chilena La misma sangre, con Oscar Martínez y Dolores Fonzi, estrenada en febrero pasado.

Con tanto capital en juego, es de esperar que entre los cerebros que pautan la creación de contenidos de Netflix, haya suficiente tino como para darse cuenta de lo peligroso que puede ser jugar a la ruleta rusa con tantas balas en el tambor.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...