Personajes > AUTOBIOGRAFÍA

El lado oscuro de Jackie Chan: su historia de acoholismo, violencia y apuestas

El actor de 64 años confiesa en su autobiografía todo el desenfreno de su juventud, y se califica como un "imbécil"

Tiempo de lectura: -'

03 de diciembre de 2018 a las 11:34

Los personajes que se ven en la pantalla no son los actores que los interpretan, aunque a veces sea fácil confundirlos. Y si no, basta ver el ejemplo de Jackie Chan. El actor de 64 nacido en Hong Kong interpretó prácticamente sin excepción a lo largo de su carrera a policías, agentes secretos y héroes bondadosos, sanos, ejemplares y simpáticos. Pero su recién publicada autobiografía, No crezcas nunca, revela a una figura totalmente opuesta. 

Violencia doméstica, infidelidades, alcoholismo, prostitución, adicción al juego y gastos desmedidos son algunos de los pecados que el actor, uno de los mejores pagos del mundo gracias a su trabajo en el cine chino y receptor de un Oscar honorífico en 2016, revela en el texto. "He sido un imbécil total", llega a asegurar, aunque afirma que al darse cuenta de los horrores cometidos, prometió cambiar su actitud. 

Chan cuenta que aún hoy su tarjeta de crédito sin límite no está firmada porque no sabe escribir su propio nombre. Sus padres lo mandaron a un internado por su flojo desempeño académico, en el que aprendió artes marciales, canto y actuación, pero se pasaba "haciendo bromas", por lo que nunca aprendió ni siquiera aptitudes básicas de matemática, lectura y escritura. Ya desde su época como estudiante trabajaba como extra en películas (su maestro se llevaba todo lo que ganaban), hasta que a lo largo de la década de 1970 comenzó a tener una carrera estable con papeles como doble de riesgo. Pero eso también le acarreó algunos vicios. "Sabíamos que si algo salía mal no veríamos el día siguiente, así que teníamos una mentalidad cortoplacista que implicaba gastar lo que ganábamos de forma imprudente", cuenta el actor en su autobiografía. 

Fiestas, alcohol, apuestas y prostitutas eran los rubros a los que dedicaba más dinero. Manejar borracho era una actividad cotidiana. "Choqué un Porsche un día y esa misma noche un Mercedes", asegura. Se burlaba y hostigaba a las personas que lo despreciaban por venir de un ámbito pobre, y gastaba, por ejemplo, US$ 63.000 en relojes para sus compañeros extras. "Andaba con grandes cantidades de dinero encima  en todo momento. Después que vivís en la pobreza, el dinero te da una sensación de seguridad. Me gustaba tener gente alrededor y cada comida era con mucha gente". 

También cuenta que llegó a gastar US$ 2 millones en comidas para otras personas, y que los regalos extravagantes como camperas de cuero personalizadas, autos y vinos caros eran habituales. Hasta sus mascotas eran extrañas: tuvo un cachorro de tigre hasta que lo lastimó, y un halcón que llevaba en el hombro. 

En el libro, Chan también refleja sus comportamientos violentos y conflictivos con sus parejas, incluyendo a su esposa, Joan Lin. Se casaron en 1981 cuando ella quedó embarazada, pero la relación era secreta hasta entonces. El actor además desconfiaba de ella, creyendo que estaba junto a él interesada solo por su dinero. “Mis amigos decían que ella podría haberse quedado embarazada a propósito para quitarme el dinero. Yo me lo creía y constantemente pensaba en maneras de ocultárselo. Era muy perverso", recuerda. 

El extremo llegó cuando un día, durante una pelea, agarró con una mano a su hijo Jaycee, por entonces un bebé, y lo tiró. El niño cayó en un sillón y no se lastimó, pero fue el momento en el que Chan se dio cuenta que había tocado fondo. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

I’m excited for my book to come out in the U.S. in less than one month! http://jackiechanbook.com/

Una publicación compartida por Jackie Chan (@jackiechan) el

También comenta su infidelidad con la modelo y reina de belleza Elaine Ng, con quien tuvo una hija, Etta, en 1999. Si bien menciona el primer episodio, dejá por fuera del relato a su hija, quien en abril publicó un video en el que explicaba que nunca se había interesado por generar una relación con ella, nunca le había pagado su manutención, y que vivía bajo un puente con su novia porque sus padres la habían rechazado por ser homosexual. 

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...