Nacional > ELECCIONES AUF

El mapa que complica a Abulafia y que puede catapultar a Alonso

Al empresario lo complican la distancia con los jugadores y el recelo de Conmebol; el actual neutral mantiene su alianza política pero gana adeptos entre los clubes

Tiempo de lectura: -'

04 de agosto de 2018 a las 05:00

Son 17 días, pero eso en la AUF es una vida". La frase es común entre dirigentes que tienen varios abriles en el fútbol, y resume la cautela con la que miran las negociaciones políticas que se dan por estos días para definir al nuevo presidente en la elección del 21 de agosto. La situación cambió radicalmente en una semana, y parece que fue hace mucho tiempo que Wilmar Valdez era candidato y peleaba palmo a palmo por la reelección.

Pero en las últimas horas el viento volvió a cambiar de dirección y torció la percepción general de que Eduardo Abulafia tenía todo a favor para ser el nuevo presidente. Con Valdez renunciante tras el escándalo de los audios, con Arturo Del Campo seriamente afectado por el mismo escándalo –lo acusan de provocarlo-,Abulafia tenía once votos el lunes a horas de la elección, pero le torcieron el brazo Peñarol, Nacional y el actual Ejecutivo.

Goles errados son goles en contra, se dice en el fútbol. Y lo cierto es que Abulafia no anotó el gol el lunes, y desde ahí, el escenario lo empezó a complicar. Y con su figura empezando a cotizar en baja, empezó a surgir una figura que con las horas cada vez gana más fuerza: Ignacio Alonso.

El actual secretario de Asuntos Económicos de la AUF fue parte clave del equipo de Valdez, en una gestión marcada por la decisión de profundizar el modelo de autogestión económica, alejándose del modelo que rigió desde 1999, donde casi todos los derechos comerciales los tenía la empresa Tenfield.


Tiene el respaldo de un grupo de clubes (Rampla, su institución de origen, pero también la Segunda División Profesional, El Tanque, Fénix) a los cuales les había permitido plantear su nombre en negociaciones, pero solo hasta el cargo de neutral y no de presidente. Pero también tiene buena relación con los clubes más cercanos a Tenfield, algo que Valdez perdió a medida que empezó a endurecer su posición respecto a Tenfield.

De hecho, Alonso tiene vigente un acuerdo político con Abulafia, negociado en las horas previas a la elección. Ese apoyo es el que le había permitido a Abulafia llegar a once votos. Y respetar ese acuerdo es lo que hace que Alonso sostenga que no competirá con Abulafia si este se mantiene en carrera.
Alonso nunca llegó a decidir al 100% presentarse con el empresario, y de hecho aunque no se considera un "anti Tenfield" busca garantías de que lo de Abulafia no sea una gestión pro Tenfield, y para eso pretende un "fiscal" que le dé garantías. Ese nombre, en el escenario actual, sería Eduardo Ache.

Pero la candidatura de Abulafia perdió fuerza en las últimas horas. Y la explicación es más externa que interna, O más bien, el frente externo es el que lo complica en el interno. Abulafia tiene dos grandes contras: una es el conflicto con los jugadores, que han filtrado la posibilidad de un paro si gana, porque entienden que su triunfo favorece a Tenfield.

De hecho, Abulafia intentó acercar posiciones, pero los directivos de la Mutual ni siquiera lo entendieron y respondieron en Twitter: "Informamos que para solicitar una audiencia, reunión o similar con integrantes del directorio de la MUTUAL, se ha de enviar un correo a administracion@mutual.com.uy". Alonso, del otro lado, tiene buena relación con los jugadores locales, con quienes negoció durante el conflicto de 2017.

La otra contra es el examen de idoneidad, una prueba ética que exige Conmebol a sus miembros, (el presidente de la AUF pasa automáticamente a ser miembro del Ejecutivo). El empresario recién esta semana presentó la documentación. Además no lo ayuda tener dos embargos en contra y estar clasificado como "deudor irrecuperable" por el Banco Central, como informó Brecha el viernes.


Pero además, el organismo pasó sobradas señales de que se trata de un tema político. De hecho publicó el lunes un comunicado donde aclaraba que Valdez era el único candidato con el trámite aprobado, y que Del Campo había presentado la documentación pero aún no tenía la confirmación. Conmebol dijo que no reconocía a nadie que no hubiese iniciado el tramite, en clara referencia a Abulafia. Detrás de eso está su asociación como candidato de Casal, y el largo enfrentamiento que tiene Conmebol con el dueño de Tenfield.

Este viernes el neutral Alejandro Balbi pasó un mensaje. "No sé si el 21 se van a hacer las elecciones. Si la asamblea de la AUF por mayoría decidió postergar las elecciones porque ni Del Campo ni Abulafia tenían su examen de idoneidad... Yo di el examen y demora no menos de 30 y 40 días", dijo en Sport 890.

El examen de idoneidad pende como una espada de damocles sobre Abulafia. En la medida que pasen los días y no llegue el ok, su peso polítco disminuirá, y si llega al 21 sin el trámite cumplido, no tendrá los votos necesarios. Puede sonar a una injerencia excesiva de C onmebol, pero lo concreto es que nadie quiere enfrentarse a un escenario donde Uruguay tenga un presidente suspendido. Menos cuando está vigente la amenaza de FIFA que, de no aprobar el nuevo estatuto en diciembre, suspenderá a la AUF.

Y en ese escenario Alonso sí podría lanzarse por su cuenta. Porque hay otro elemento: Peñarol y Nacional están unidos en una alianza que busca preservar sus intereses. No les sirve Del Campo, porque representa a una línea de los equipos medianos que buscar cortar el poder de los grandes en la AUF. Y tampoco quieren a Abulafia, por las debilidades que representa. No puede ser un candidato propio, porque les sería inaceptable políticamente tener un presidente del clásico rival, pero sí quieren negociar. Y en este panorama Alonso apareció como un candidato muy interesante.

De todos modos, faltan 17 días. Y todos los escenarios pueden cambiar de formas aún impensadas.

Alcántara contradice a Del Campo

Walter Alcántara, el empresario que grabó varias conversaciones con Wilmar Valdez que llevaron al expresidente de la AUF a renunciar a la reelección, dijo que Arturo del Campo, candidato a la presidencia, le pidió los audios que desataron la crisis en el fútbol. Así lo aseguró el programa Así nos va de Radio Carve, que habló con Alcántara y transcribió los dichos del empresario en el programa de este martes.

Su versión contradice la primera de Del Campo, quien había afirmado que el audio le había llegado "sin haberlo pedido". "Me sorprendió. Consultando con amigos, dijimos tranquilos: 'Vamos a ver de qué se trata", aseguró el candidato el lunes en el programa A Fondo de 1010 AM.

Según Así nos va, Alcántara dijo que él "no agarró ni un centavo ni tampoco se lo ofrecieron", y aseguró que no trabaja para nadie. Reconoció que está sin trabajo, y en un momento económico complicado, como publicó El Observador, pero dijo que no le ofrecieron dinero.


Reiteró la versión que había dado a los medios el jueves a la salida del juzgado, cuando dijo que grabó las conversaciones con Valdez "por el bien del fútbol uruguayo", ya que estaba en contra de decisiones del entonces presidente de la AUF. "Consideré eso y quizás cometí un error, pero yo quería que todo funcione bien y que no existan estas cosas en la AUF".

Mientras tanto, la abogada de Alcántara, Silvia Etchebarne, insistió en esa hipótesis en declaraciones al Programa Usted qué opina, de Sport 890, y dijo que lo hizo luego que Del Campo se los pidiera. Según la versión de Echebarne, su cliente le dijo a Del Campo que tenía "algo que le podía servir", y que lo quería ayudar porque lo consideraba el dirigente más honesto del fútbol. En ese contexto, Del Campo le dijo que le mandara los audios, según la versión de Echebarne.

Por otro lado, en la mañana del viernes declaró el presidente de Peñarol, Jorge Barrera, aunque lo hizo en su rol de abogado, luego que Del Campo y Ríos expresaran que lo habían consultado antes de llevarle los audios a Valdez. "Querían tener mi opinión profesional para no caer en difamación. Ratifiqué
que de lo que escuché no había ningún ilícito", dijo a la prensa a la salida del juzgado.

¿Elecciones en setiembre?

Con el escenario planteado, a muchos dirigentes les empieza a caer bien un escenario de postergar las elecciones a setiembre. Para el Ejecutivo en funciones, ese escenario con Edgard Welker de presidente sería lógico, y permitiría que el nuevo mandatario asumiera con el nuevo estatuto aprobado.

A Abulafia ese escenario pasó también a ser lógico mientras espera por la probación de examen de idoneidad. También a quienes plantean un candidato nuevo, para ganar tiempo de negociar, y hasta a los defensores de Del Campo, buscando que pasen estos días complicados.

En cuanto a uno de los posibles candidatos de la tercera vía, Fernando Nopitsch, en estos días mantuvo reuniones con clubes que impulsan su candidatura. Según revelaron fuentes dirigenciales a Referí, "antes de postularse quiere saber si hay voluntad para encarar los temas de fondo". Para la asesoría letrada de la AUF no hay impedimentos para postular nuevos candidatos a pesar de que la asamblea del lunes haya terminado en un cuarto intermedio.

El presidente de Danubio, Leonardo Goicoechea, que se sometió al examen de idoneidad de Conmebol, dijo a Referí: "Lo que más demora es el certificado de buena conducta que no te lo dan en mano. Es increíble pero no lo mandan a la AUF sino a la gremial de árbitros. Me pasé tres semanas llamando a ver si había llegado". Pese a ello, Goicoechea entiende que no es impedimento para que se realicen las elecciones. ¿Pero qué pasa si no supera el examen? Goicoechea dijo: "La AUF se queda sin voto en la Conmebol".

Comentarios