Cargando...
Eduardo Espina

Eduardo Espina

The Sótano > OPINIÓN

El Oscar actualiza sus injusticias

Por estar incluida en una película de Clint Eastwood, la mejor canción del año en cine fue irradiada de la competencia

Tiempo de lectura: -'

22 de febrero de 2019 a las 05:03

El Oscar es un premio que no tiene a la excelencia como uno de sus requisitos a la hora de recompensar. La película premiada debe pasar ciertos criterios de calidad parecidos a los que pasa la leche que llega a la mesa de los consumidores todos los días: con que sea aceptable y no contenga nada dañino para la salud es suficiente. Si vamos para atrás en la historia del premio camino a ser centenario, veremos que las películas excelentes que marcaron historia y fueron premiadas, forman parte de una reducida elite de excepciones a la regla. Por alguna razón, que a esta altura resulta imposible determinar, y por eso mismo ya no importa, ha habido ocasiones peculiares en que los integrantes de la Academia se equivocaron y premiaron a películas notables.

Hago marcha atrás en el tiempo y a la cabeza me vienen las siguientes, vistas y revisitadas infinidad de veces: El francotirador (1978), Atrapado sin salida (1975), El padrino parte II (1974), El padrino (1972), Perdidos en la noche (1969), Tom Jones (1963), Lawrence de Arabia (1962), El apartamento (1960), El puente sobre el río Kwai (1957), Nido de ratas (1954), De aquí a la eternidad (1953), Los mejores años de nuestra vida (1946), Días sin huella (1945), Casablanca (1943), ¡Qué verde era mi valle! (1941), Lo que el viento se llevó (1939), Motín a bordo (1935), y Sin novedad en el frente (1930). Si tenemos en cuenta la ínfima minoría de obras maestras premiadas por la Academia, llegamos a la conclusión de que en el cine, como en la vida, a veces hay justicia, por lo que el Oscar coincide con la posteridad ganada de antemano por algunas películas que marcaron época e incluso ayudaron a definirla, clásicos cuya grandeza no depende de haber ganado o no el Oscar. En la lista de nominados de este año no hay ninguna perteneciente a este grupo.

Pasa lo mismo en casi todas las categorías (Mejor fotografía es una de las excepciones), en las cuales premiar la excelencia suele ser la gran excepción. Veamos por ejemplo la categoría Best Original Song (Mejor canción original), que se incorporó a la historia del premio en 1935, es decir, siete años después de haber sido este instaurado. Tal cual se ha informado por parte de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas  (Academy of Motion Picture Arts and Sciences o AMPAS), “una canción es nominada al Oscar si recibe los votos necesarios por los compositores miembros de la Academia, mientras que la ganadora será elegida por todos los miembros en general”. Al investigar en la historia del premio en esta categoría, puede constatarse que las grandes canciones son pocas, considerando “grandes” a aquellas que por una razón exclusivamente artística logran pasar de una época a otra sin sufrir la corrosión del tiempo.

Entre las canciones ganadoras del Oscar que hay para destacar con mayúsculas, deben mencionarse algunas inolvidables, varias de las cuales son comodines permanentes en la Noche de la Nostalgia uruguaya: The Windmills of Your Mind (que en nuestro pais se conoció como Los molinos de tu pensamiento), escrita por el recientemente fallecido Michel Legrand; Raindrops Keep Fallin' on My Head, cantada por B. J. Thomas; el Tema de Shaft, de Isaac Hayes;  For All We Know (popularizada en 1971 por los Carpenters); The Morning After, canción de la película La Aventura del Poseidón, cantada por Maureen McGovern, que llegó al número uno del ranking de Billboard; I'm Easy, cantada por Keith Carradine y perteneciente a Nashville, obra maestra; Arthur's Theme (Best That You Can Do), de la película Arthur; Up Where We Belong, cantada por Joe Cocker y Jennifer Warnes, que fue un número uno en los rankings de popularidad, lo mismo que I Just Called to Say I Love You, de Stevie Wonder, canción de la película The Lady in Red (Una chica al rojo vivo); Say You, Say Me, cantada por Lionel Richie; (I've Had) The Time of My Life, cantada por Bill Medley y Jennifer Warnes (única cantante en ganar dos Oscar en la misma década); Beauty and the Beast, cantada por Celine Dion y Peabo Bryson; Streets of Philadelphia, de Bruce Springsteen, y la que me parece la mejor canción en ganar el Oscar, Things Have Changed, de Bob Dylan, y que me perdone Jorge Drexler, único uruguayo en tener en su casa una estatuilla, por su canción de Al otro lado del río.

En esta ocasión, 91ª edición del premio, las nominadas son: All The Stars (Black Panther); When A Cowboy Trades His Spurs For Wings (The Ballad of Buster Scruggs); I’ll Fight (RGB); The Place Where Lost Things Go (Mary Poppins Returns); Shallow (A Star Is Born). Con toda seguridad, la ganadora será la última de las nombradas, convirtiéndose en el único galardón de la noche (predicción) que obtendrá la película Nace una estrella, que comenzó su carrera rumbo al premio dando la impresión de que se iba a comer a los niños crudos, pero sus posibilidades de triunfo se fueron diluyendo.

Lo insólito e injustificable, es que en la escueta lista no aparezca la canción Don’t Let The Old Man In, escrita y cantada por el cantante country Toby Keith, perteneciente a la película La mula. La Academia, vendida al oro falso de la corrección política y de la hipocresía colectiva, tiene marginado a uno de los grandes del cine, al maestro Clint Eastwood, quien, a pesar de haber dirigido y actuado en una película que merecería más de un Oscar, como es La mula, ha sido excluido por sus ideas políticas, por ser percibido como un derechista recalcitrante. Eastwood, del partido republicano, lo mismo que Keith, son dos víctimas de esta época de caza de brujas, en que las ideas solo pueden ir en una dirección. Quienes decidan tomar otro camino, el suyo propio, no salen en la foto.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...