Cargando...

Agro > INVERSIONES EN TIERRAS

Estiman que pausa en compraventa de campos no afectará los precios

Durante 2019 se realizaron 959 operaciones de compraventa de tierras –para uso agropecuario– por casi 225 mil hectáreas, 41% más con relación a los registros de 2018

Tiempo de lectura: -'

27 de abril de 2020 a las 18:03

Si bien el cierre de operaciones por compraventa de campos de uso productivo se ha enlentecido, dado el escenario restrictivo que la propagación local del covid-19 (coronavirus) ha impuesto, no hay motivos para que una vez que los negocios se hagan los precios se vean resentidos, destacó Pablo Albano, encargado del Departamento de Campos de la firma Zambrano & Cía.

Albano reconoció que en estos momentos prácticamente no hay negocios. Por un lado, los inversores extranjeros mantienen el interés, no obstante ellos y sus asesores técnicos no tienen la posibilidad de desplazarse a Uruguay para hacer las visitas a las tierras en las que planean invertir.

Por otro, los interesados del medio local, desprovistos de ese obstáculo, prefieren ver cómo se va saliendo de esta situación, priorizando la atención a los emprendimientos empresariales que ya están desarrollando.

Lo bueno, explicó el profesional, es que desde uno y otro lado del mercado “hay interés” por campos, que los acuerdos simplemente se están postergando y que cuando puedan ocurrir “nada indica que los precios van a bajar, porque las actividades siguen y los precios no han tenido cambios”, aludiendo a rubros como producción ganadera o de granos.

Albano, por mencionar algunos ejemplos, aludió a recientes contactos con inversores de Argentina y Estados Unidos, clientes habituales de Zambrano & Cía, que han trasladado su interés por concretar compras no bien la emergencia sanitaria lo permita.

Javier Taró, responsable del Departamento Inmobiliario de MegaAgro, expresó que el mercado de compraventas de tierras se había estabilizado en los últimos tiempos, luego de un acomodamiento de valores que en líneas generales bajaron, lo que ambientó que “las puntas se encontraran”.

Los precios de quienes ofertaban campos se ajustaron y eso generó un renovado interés en inversores, especialmente en lo relacionado con tierras de aptitud forestal.

En ese marco fue que se instaló en Uruguay el 13 de marzo el estado de emergencia sanitario decretado por el gobierno, lo que puso una suerte de freno a las operaciones.

Taró dijo que hay mucha incertidumbre, por lo que la gente ha preferido no avanzar en las comercializaciones y esperar a ver qué es lo que sucede.

Para Fernando Indarte, director de Indarte y Cía, los negocios han quedado en pausa. “Eso resume la realidad”, afirmó.

También se apresuró en señalar que “de ninguna manera” espera que esa actitud de poner en pausa implique un cambio en los valores de los campos. “Los precios no van cambiar, lo que veo que las conversaciones que veníamos teniendo por negocios por campos quedaron en pausa, la gente tiene su atención en otros temas, como es de notoriedad, pero cuando se reactive esto los precios no van a tener cambios”, afirmó.

Dijo, también, que era “una muy buena señal” que se hayan estado teniendo conversaciones por negocios de compraventa de campos antes que se instalará un escenario de medidas precautorias por el coronavirus, lo que, entiende, volverá a pasar no bien se vaya retomando la actividad.

Hubo más operaciones durante 2019

Durante 2019 se realizaron 959 operaciones de compraventa de tierras –para uso agropecuario– que comprendieron una superficie de casi 225 mil hectáreas, lo que significa cifras que son 41% superiores con relación a los registros de 2018.

Con base en los datos de la serie Precio de la tierra, elaborada por técnicos de la Oficina de Estadísticas Agropecuarias (DIEA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), se comprobó que las operaciones se concentraron especialmente durante el segundo semestre (568 operaciones por 162.483 hectáreas de ambos totales señalados).

En tanto, el monto total involucrado en esas operaciones del pasado año superó los US$ 751 millones, resultando en un valor promedio de US$ 3.342/ha, manteniéndose levemente superior a los US$ 3.257/ha alcanzados como promedio en 2018.

Volviendo a la comparación de lo sucedido en cada semestre del año pasado, entre el primero y el segundo se manifestó un aumento en el número de operaciones (45%) así como de superficie vendida y monto total operado, no obstante el valor por hectárea resultó un 15% inferior en la segunda mitad del año (US$ 3.182 contra US$ 3.756).

Salto, Colonia y Río Negro: valores altos

Los departamentos con mayor superficie operada en 2019 fueron Cerro Largo, Tacuarembó y Treinta y Tres, acumulando algo más de 82 mil hectáreas y US$ 231 millones, lo que constituye el 37% y 31% de los totales respectivos del año.

Salto registró el precio promedio por hectárea más alto (US$ 6.124/ha), esencialmente explicado eso por una operación en particular vinculada al sistema productivo de citrus. Por lo tanto, se indicó desde DIEA, con el fin de hacer comparable el dato departamental con años anteriores se calculó el valor promedio de Salto no teniendo en cuenta dicha compraventa y este fue de US$ 3.357/ha. Los departamentos de Colonia y Río Negro lo siguen con promedios por hectárea de US$ 5.581/ha y US$ 5.208/ha, respectivamente, al tratarse de suelos con mayor potencial productivo en especial para la agricultura de secano.

En el otro extremo, el precio medio más bajo correspondió por quinto año consecutivo a Artigas con US$ 1.896/ha.

Por escala de superficie

La comercialización de tierras según su escala de tamaño muestra como es habitual que aquellos inmuebles rurales entre 10 y 100 hectáreas concentran el mayor número de operaciones (71% del total) y el 10% de la superficie total transada.
En el otro extremo, el 2% de las operaciones (las mayores a 2.000 hectáreas) explican el 45% de la superficie vendida y el 42% del monto operado.

Por precio de venta

Los valores observados entre US$ 2.501 y US$ 5.000 por hectárea explican 39% de las operaciones y el 52% de la superficie.

Por índice de productividad

El 42% del área vendida está comprendida entre un índice Coneat de 80 y 120.

Análisis retrospectivo

Con la información de 2019 se completa un lapso de 20 años para la serie Precio de la tierra de DIEA. Durante él se registraron 38.939 operaciones por un total de 8,6 millones de hectáreas.

El valor medio para el período es de US$ 1.652/ha, con extremos que oscilan entre US$ 386/ha para 2002 y US$ 3.934/ha para 2014. El precio medio anual de la hectárea aumentó ininterrumpidamente de 2003 a 2014, para luego generar leves fluctuaciones de precio tanto a la baja como al alza hasta el presente.

Durante el período, el año 2016 y el 2018 son los que presentan el menor número de operaciones (909 y 938 respectivamente), acompañado de la menor superficie comercializada (136 mil y 159 mil hectáreas).

Desde el año 2014 a 2018 se observa el lapso de menor volumen de tierras comercializadas, con un total de 836 mil hectáreas para el quinquenio, representando un área similar a la transada en un solo ejercicio, como lo ocurrido en el año 2005 (846 mil hectáreas) o 2006 (859 mil).

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...